Danzamerica
domingo, 10 de noviembre de 2013

Provincias | Córdoba

Danzamérica

Por Agustina Llumá

Danzamérica, el concurso de danza más importante del país, liderado por Cristina Sánchez desde hace diecinueve años, tuvo lugar los primeros 14 días del mes de octubre, en la serrana Villa Carlos Paz

El poblado de Villa Carlos Paz se transforma anualmente en los días del festival, en una ciudad dedicada por entero a la danza, y en esta edición no se fue diferente. Es que los doce mil jóvenes que se acercaron a concursar no viajaban solos; hoteles, bares, restaurantes y las calles todas, se completan con bailarinitas vestidas con sus trajes como si fueran a salir a escena en cualquier momento. Siempre los varones son menores en cantidad por lo que en este aspecto llegan a pasar desapercibidos, sin embargo las hiperkinéticas niñas saltan, giran y bailan por doquier.

Danzamérica 2013 tuvo como sede central, y como es habitual, el escenario del Teatro del Lago, mientras que las clases especiales que dictaron los miembros del jurado fuera del horario de la competición, se desarrollaron en el Hotel Los Sauces y en el Departamento de Folklore.

Los miembros del jurado se alternaron por rubros y categorías (clásico, contemporáneo, jazz, danza libre, street dance y folklore de diversos países) dentro de los quince días de realizado el certamen, ellos fueron: Héctor Barriles, Cecilia Figaredo, Roberto Dimitrievich, Gustavo Lesgart, Gustavo Zajac, Rodolfo Prantte, María Esther Triviño, Caio Nuñez, Maximiliano Chavarría, Fipili Ursao Moura, Claudio Arias, Héctor Aricó, Aaliah y Tarik. También estuvieron presentes, quien escribe, como invitada especial, Marisa Pivetta (representante en Brasil del Youth American Gran Prix de Nueva York) y Alicia Sanguinetti a quien se rindió un cálido homenaje por su trayectoria como fotógrafa especializada en danza.

 

La apertura del evento, ante la presencia de mil espectadores, autoridades municipales y miembros destacados de la comunidad, se desarrolló el martes 1º de octubre con la actuación de Jonathan Spitel y Betsabé Flores (campeones mundiales de Tango Escenario en 2009), Walter Vergara y Silvana Arias, Iván Álvarez y Silvana Torres quienes ofrecieron un show de tango, y de Bianca Vilarinho Teixeira, la imagen principal de Danzamérica 2013 (ganadora de la beca 2012 y 2013 para concursar en Suiza, ver recuadro en este artículo). Posteriormente se realizó la presentación oficial de los miembros del jurado que subieron a escena ante las palabras de bienvenida de Cristina Sánchez.

Cientos de coreografías transitaron el escenario del Teatro del Lago, con disímiles calidades, pero signadas por un increíble talento innato que sigue sorprendiendo a quien escribe a pesar del correr de los años. La primera instancia dedicada a la danza clásica, neoclásica y contemporánea (fecha de esta cobertura) mostró una diferenciación bien marcada entre los postulantes brasileros (con alto nivel técnico e interpretativo) y el resto de los latinoamericanos. Estos participantes, seguidos por los paraguayos, ostentan un importante sentido propioceptivo, reflejo de una formación consciente y bien planificada, de acuerdo a sus diferentes edades. En materia técnica exclusivamente, la diferencia de sus actuaciones se expresó claramente en el dominio de sus port de bras, el trabajo de pies, seguido por las extensiones de piernas elongadas, y además giros y saltos de llamativa perfección, en cantidades y calidades.

La breve extensión de este análisis imposibilita adentrarse en la falta de reflexión que demostraron los maestros argentinos a la hora de preparar a sus candidatos, desde la selección de las variaciones (por los niveles de complejidad técnica que podría sortear cada uno de los niños, el phisique du rôl y sus propios temperamentos) y la preparación física y artística en general. De todas formas hubo excelentes exposiciones, merecedores de premios especiales, a cargo de concursantes de todas las provincias del territorio nacional, que colaboran a que el encuentro ofrezca puntos comparativos para el posterior desarrollo de la enseñanza en cada ciudad.

En cuanto a la danza libre, contemporánea y/o moderna, las coreografías dejaron mucho que desear, por su falta de creatividad, criterio y sentido común. Debería partirse de la base de que su finalidad en un concurso de bailarines, es permitir el lucimiento de los candidatos, que pueda mostrar no solamente lo que son capaces de hacer y expresar, sino también de lo que podrían llegar a lograr de continuar su carrera profesionalmente.

 

Premios

Por la cantidad de postulantes, coreografías, maestros y jornadas, Danzamerica, ofrece tres fechas para la entrega de premios, diferenciadas por las categorías del concurso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Premios especiales

 

 

Primera Jornada. Clásico, Contemporáneo, Neoclásico, Danza de carácter, Danza libre, Street dance y Jazz

 

 

Segunda Jornada. Danzas latinas, folklóricas y tango

 

 

Tercera Jornada. Danzas árabes

 

 

Jorge Tomín. Al mejor bailarín

 

 

Jefferson Ferreira (Escola de Dança Santa Bárbara, Brasil)

 

 

Pablo Sanguinetti (Ballet 9 de Julio, Córdoba)

 

 

Desierto

 

 

Revelación

 

 

Victoria Papa (Escuela Ana Rosenthal, Buenos Aires) y Valentina Claude (Escuela de Ballet Verónica Túrtola, Chaco)

 

 

Carlos Rivero (Fundación Valores Especiales, Tucumán)

 

 

Agustina Chaves (Escuela de Danzas Safia, Córdoba)

 

 

Institución

 

 

Academia Cinderella, Rosa Cáceres Asencio (Perú)

 

 

Instituto de Danza Martha Luz (Paraguay)

 

 

Escuela de Danzas Hana Hayat, Cintia Turco (Buenos Aires)

 

 

Mejor vestuario

 

 

Jeronimo Euzébio (Escola de Dança Nova Iguaçú, Brasil)

 

 

Ballet Amalgama (Paraguay)

 

 

Wings Estudio Integral de Danzas (Gabriela Ceballos, Chaco)

 

 

Creatividad al mejor coreógrafo ($ 1000)

 

 

Pamela Frank (Espacio de Arte Pamela Frank, Buenos Aires) y Ricardo Scheir (Pavilhao, Brasil)

 

 

Diana Bernal (Ballet Amalgama, Paraguay)

 

 

Mariana Alexandra Moreno (Instituto de Danzas Grassi, Ballet Nur, Buenos Aires)

 

 

Dedicación ($ 1000)

 

 

Lorena Bello (Open Ballet, Entre Ríos)

 

 

Lorena Bosio (Ballet 9 de Julio, Alicia, Córdoba)

 

 

Daiana Mocdece (Estudio Arab Dance, San Luis)

 

 

Esfuerzo familiar

 

 

Danza con Alma (Daniela Pucciarelli, Santa Fe)

 

 

Ballet Reflejando Sueños (Jesús María, Córdoba)

 

 

 

 

 

Danzamérica ($ 5000)

 

 

Seminario Provincial de Ballet de Santa Fe. María

 

Elisabeth Sture (81 coreografías)

 

 

 

 

 

 

 

 

Becas para el Youth American Grand Prix (Nueva York)

 

 

Paulina Argaña (Marisol Pecci Danza, Paraguay) y Amparo Vázquez (Estudio de Ballet Sandra Racedo, Villa Carlos Paz)

 

 

 

 

 

 

 

 

Becas para Passo de Arte (Brasil)

 

 

Gabriel Valencia (Estudio de Danza Hugo Zárate, Chile). Nicolás Airoldi (Balletarrj Escola de Dança, Brasil). Braian Dominguez y Lucas Labrador (ambos del Estudio de Ballet Sandra Racedo).

 

Camila Benítez Olmedo (Alma Mater Escuela de Ballet, Paraguay).

 

Camila Bocca (Seminario Provincial de Ballet de Santa Fe)

 

 

 

 

 

 

 

 

Homenaje

La cuarta jornada de Danzamérica, incluyó un sincero homenaje a Alicia Sanguinetti, una de las personalidades más destacadas de la fotografía de ballet en la historia de la Argentina. Un audiovisual preparado para la ocasión fue el puntapié para un coloquio informal centrado en la especialidad, realizado sobre el escenario entre la presidenta de la Organización Danzamérica y Sanguinetti. Luego, a modo de tributo, los talentosos brasileros Leandro Almeyda, David Chagas y María Clara Coelho brillaron en una actuación de nivel profesional (más allá de haber viajado para concursar), al punto de que la propia homenajeada entregó el ramo de flores que acababa de recibir a Coelho, en un acto de admiración.

Alicia Sanguinetti ha fotografiado a los bailarines más destacados de los últimos años, perpetuándolos en el tiempo, fue su carrera previa como bailarina la que permitió encontrar el alma de cada una de las obras que lega a la historia del arte de Terpsícore.

Sus fotografías se encuentran en publicaciones periódicas de ballet de Francia, Alemania, Estados Unidos, Cuba y Argentina, además de haberlas publicado en libros históricos y calendarios especializados. Se expusieron en forma individual y colectiva, en nuestro país y en Alemania, Francia, Italia, Rusia, Venezuela, Cuba y Bélgica, entre otros. Y han sido merecedoras de diversos premios internacionales. Por su trayectoria, Sanguinetti recibió la “Pirámide de Plata” de la Fundación Académica de Artes Visuales (Foto Club Buenos Aires).

Se inició en la fotografía junto a su madre, la reconocida Annemarie Heinrich y desde 1963 se incorporó profesionalmente a su mítico estudio. Cursó la carrera de Historia del Arte en la Universidad de Buenos Aires, y se perfeccionó en la fotografía en Argentina, Alemania y Estados Unidos. De sus obras se destacan -además de las dedicadas al mundo de la danza y del ballet- los retratos y desnudos (éstos últimos se expondrá en diciembre en Buenos Aires), y se incluyen en el patrimonio del Museo Nacional de Arte Moderno.

 


Prix de Lausanne

En forma paralela al evento Danzamérica, se realiza en las mismas sedes y bajo la misma organización, la preselección latinoamericana del Prix de Lausanne de Suiza, que este año celebró su décimo aniversario con una edición especial

Del 28 de septiembre al 4 de octubre, concursantes latinoamericanos de alto nivel compartieron las diferentes instancias que propone esta preselección, cuya finalidad es elegir a los mejores postulantes. Ellos reciben una beca para concursar en Suiza (que cubre todos los gastos: pasaje, alojamiento, inscripción, comida), para enfrentarse en Lausanne con los candidatos del resto del mundo.

Con la presencia de Patricia Leroy, Secretaria General del Prix de Lausanne (quien había viajado hace diez años en ocasión de implantarse la plataforma latinoamericana), el exigente concurso incluyó  clases de entrenamiento y ensayo de variaciones clásicas y “contemporáneas” a cargo de Mario Galizzi y Rodolfo Prantte, acompañados al piano por Aníbal Zorrilla.

Amanda Bennet (directora artística del Prix de Lausanne), Gustavo Lesgart y Lidia Segni, tuvieron a su cargo la tarea de la selección. De los cuarenta y tres participantes, doce llegaron a la instancia final, que se vivió llena de nerviosismo, alegrías y tristezas. Una tarde entera se dedicó a filmarlos en el salón de clase, uno a uno, variación por variación, como segunda opción, para que el jurado en Suiza decida si invita a alguno que no haya sido elegido en Córdoba (como ocurrió en años anteriores).

Los doce finalistas interpretaron sus dos variaciones, compartiendo la noche de Gala con la actuación de Julieta Paul y Bautista Parada (del Teatro Argentino de La Plata, pas de deux de El Pájaro de Fuego) y Agostina Sturla y Pablo Fermani (de la Compañía Nacional de Danza Contemporánea, Grapa Tango), ambos dúos son coreografías de Jorge Amarante que se mostraron en nombre del Surdance Ensamble que él dirige.

Con una sala repleta de entusiastas y desbordando expectativas, Patricia Leroy explicó desde el escenario los objetivos del Prix de Lausanne y su forma de trabajo en Suiza y Argentina. “Hace diez años cuando comenzamos con esta iniciativa, nos pareció casi imposible, pero el tremendo trabajo llevado a cabo por Cristina Sánchez y su equipo ha hecho que esta posibilidad se sostenga en el tiempo, crezca continuamente y así progrese al punto de que muchos niños provenientes de Sudamérica han logrado ganar en Lausanne”.

Fue recién al momento de anunciar a los ganadores del viaje a Lausanne, cuando Leroy explicó que por ser el 10º aniversario de la preselección, se había resuelto beneficiar a cuatro jóvenes (en lugar de tres), que viajarán en febrero próximo a Suiza, ellos son: Bianca Teixeira (de 16 años, y quién ya había obtenido esta misma beca en 2012), María Clara Marinho Coelho (15 años), Vinicius Silva (15 años) y Pedro Maricato de Carvalho Salles (17 años), todos brasileros.