Inicio arrow Mayo 2014 (Año 21 - Nº 231) arrow Bacanal Flamenco
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Bacanal Flamenco Imprimir E-Mail
jueves, 10 de julio de 2014

Flamenco

Bacanal Flamenco

Por Gabriel Vaudagna Arango

Eva Iglesias presentará durante tres meses su nueva creación, Bacanal, una historia de amor basada en el carnaval, que fusiona el arte callejero con el flamenco, en la sala Hasta Trilce de esta ciudad

Hace algunos años que el flamenco de Buenos Aires dejó de ser solamente una representación del tablao, ya sea que se muestre en su propio espacio o en un teatro. Este género está mutando para dejar de ser un baile por soleá y transformarse en el lenguaje dramático con el cual algunos artistas deciden contar una historia. Tal el caso de la bailaora Eva Iglesias quien crea ciertos argumentos para luego contarlos con el flamenco, aprovechando el mundo simbólico que encierra este arte.

Su primer antecedente fue Elena en Primavera, al que le siguió la obra infantil Las Brujitas Flamencas y ahora es el tiempo de Bacanal.

En esta entrevista con Balletin Dance repasa su argumentación escénica y detalla pormenores de su nueva obra.

Hace algunos años junto a Verónica Markovsky hicieron algo diferente en la producción de un espectáculo de flamenco: Las Brujitas Flamencas. Los nuevos desafíos incluían la composición de una obra con este lenguaje, traducida al público infantil, atraer público nuevo y salirse del ambiente del flamenco ¿Cómo fue la experiencia?

“Hace tres años con Vero, empezó la aventura que duró exactamente tres años, que comenzó en el Borges, luego pasamos a Liberarte y luego a La Clac. Fue una experiencia alucinante, con algo que a mí me falta en otros espacios de laburo que tiene que ver con el juego. En la amplitud del proyecto había en juego varias cosas que a mí me gustan, porque me gusta escribir y me gusta interpretar”.

Antes había hecho Elena en Primavera también flamenco pero fuera del ámbito habitual

Hay un recorte que tiene el tablao que deja fuera muchas necesidades de mis búsquedas. Ese es mi lenguaje de expresión, que me permite jugar y armar una narrativa. Tiene una cosa muy teatral, ese dramatismo yo lo utilizo desde el flamenco. Me gusta el ámbito del teatro, con su iluminación. Cuando empiezo a trabajar, primero escribo el guión, en cada momento hay una temática que me atraviesa, en Elena… había algo de mi abuela que había fallecido, este personaje tenía que ver con ella.

¿De qué se trata la nueva propuesta Bacanal flamenco?

La inspiración viene del carnaval. Habrá imágenes visuales, escenografía, videos y toda una producción que hará que la danza esté acompañada de todo lo que transcurre alrededor. En el carnaval lo que sucede es que todo está dado vueltas. La Edad Media fue una época de contrastes. A pesar del rígido sistema de castas, de una economía feudal y de la fuerte ideologización religiosa de todos los espacios, no faltaban momentos de evasión, ceremonias para el desahogo como las que brindaban las noches del Carnaval [del latín carnelevarium “abandonar la carne”]. Tras las máscaras, hombres y mujeres quedaban sumergidos en un éxtasis general, donde las jerarquías sociales se desdibujaban, se invertían los géneros y sobre todo se construía una puesta en escena para el protagonista de la ocasión: el cuerpo. El Carnaval tuvo su origen en las Bacanales que eran las fiestas de adoración a Baco, el dios del vino. Éstas se desarrollaban en la Antigüedad greco-romana, y tenían una doble funcionalidad: como fuente de ocio y divertimento a la vez que como herramienta de confrontación con el poder. Nuestros personajes pertenecen a universos opuestos: él es calle, desprejuicio y extroversión, ella habita sólo en los límites de su cuarto donde reinan lo sacro y lo circunspecto. Sólo el Carnaval, como un puente, hará posible el cruce entre ambos mundos. ¿Conseguirán los amantes atravesar el puente? ¿Habrán de encontrarse? y por último ¿qué pasará con ellos cuando el carnaval apague sus luces y sus sombras?

Bacanal incluye un desafío con un hecho novedoso en este género: habrá afiches en la calle pintados a mano y la aparición de enormes murales por toda la ciudad firmados por Lean Frizzera, reconocido muralista del street-art.

“Sí, vamos a usar todos los lenguajes del street-art: murales, pegatinas y esténcil. Cuando empezamos a pensar cómo contar la historia, y cómo llevarla a cabo con Lean, también comenzamos a ver cómo hacerla circular, para llegar a gente a la que no podés acceder por otros medios. El impacto que tiene Lean al pintar un nuevo mural, es que tiene mucha repercusión. Pensar en la promoción fue una tarea consciente, la historia entre la obra y la manera de difundirla fue crear en paralelo. De todas maneras para que una obra se sostenga en el tiempo importa su consistencia y calidad, no sólo por la difusión”.

La danza y el arte callejero coinciden en lo efímero de su duración, si bien un mural en una pared puede durar unas horas o algunos días, hasta que una campaña publicitaria o política lo tape, o alguien pinte otro mural, también es un arte efímero.

“Para Lean un mural pintado en la calle “dura lo que tiene que durar”, a partir de esa frase pienso que mi propio trabajo, la danza, es también un instante y tiene eso mágico e irrepetible. Esa intangibilidad del objeto artístico, se vive de dos maneras, como una angustia existencial o como un momento especial que dura eso, de una manera muy desprendida. Quizás eso sea lo más sano, liberarlo al universo y que dure lo que sea. Me parece importante que al bajar del escenario no haya nada que agregar”.

Para Leandro Frizzera “Bacanal es la idea perfecta para desarrollar un producto con lenguajes múltiples. Además del diseño y la realización del arte en la obra, trabajo junto a los creadores de las proyecciones que serán una parte importante de la puesta. El motivo, puntualmente, es tener la oportunidad de llevar mi imagen a diferentes soportes, tanto en la calle con la campaña gráfica, como en la estética general de la obra”.

En referencia a la fugacidad de las propuestas, el plástico señaló: “A la hora de realizar un producto o una obra artística no se puede pretender su eternidad. Me gusta pensar en un recorrido permanente de producción constante, y que sea justamente ese recorrido lo que logre un impacto o un sello personal, no una sola obra, sino muchas”.


Bacanal

Se presentará los viernes de agosto, septiembre y octubre en el teatro Hasta Trilce. Con Eva Iglesias y Diego Ferreira en baile, Montse Ruano en cante, Esteban Gonda en guitarra flamenca y dirección musical, Luciana Colombo con canto lírico, Pato Contreras en percusión y Matías Mahmud Ortola en oud. La dirección actoral es de Gustavo Friedenberg, la dirección de arte y escenografía de Leandro Frizzera y la dirección general de Eva Iglesias. La realización audiovisual es de Julieta Boechi y Lucas Bottero, la realización de vestuario de Virginia Gómez, con producción artística de Soledad Gaspari y ejecutiva de La Pagana.

 


 

 

 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)

Hay 1 invitado en línea