Inicio arrow Nadia Muzyca
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Nadia Muzyca Imprimir E-Mail
sábado, 10 de mayo de 2014

Nota de Tapa 

Cumpleaños Soñado en Moscú

Por Agustina Llumá

Nadia Muzyca fue nominada como Mejor Bailarina para los Premios Benois que se entregarán a fines de este mes en el Teatro Bolshoi de Moscú, donde viajará luego de coprotagonizar el ballet El Corsario que se repone este mes en el Teatro Colón 

Mayo es para Nadia Muzyca, un mes de un “repertorio totalmente variado” según señaló en entrevista con Balletin Dance luego de uno de los ensayos “agotada, pero contenta. Quijote, Carmen, Corsario completo y Cenicienta”. Algo infrecuente en los bailarines argentinos. A continuación, a modo de paso a paso, un recorrido por todos sus proyectos. 

“Estoy fascinada por la nominación a los Premios Benois [ver nota a continuación] -expresó Muzyca demostrativamente-, porque ir a Moscú, bailar en el Bolshoi, que es la cuna de la danza y estar nominada con las otras bailarinas que son increíbles... La verdad es que me siento muy alagada, muy feliz. Encima el 27 de mayo que es la gala, es el día de mi cumpleaños”. Lidia Segni (directora del Ballet Estable del Teatro Colón e integrante del jurado de los prestigiosos galardones) la nominó por su actuación en La Cenicienta de Renato Zanella, “un ballet que disfruté desde el principio, me sentí muy a gusto y muy feliz con ese rol. Ya empezamos a ensayar lo que vamos a presentar en la gala, que es un fragmento -no puede pasar los diez minutos-. Cuando me acuerdo que falta poquito, me lleno de ansiedad. Ir allá, ya es un regalo, estoy más que agradecida.”

El Ballet Estable del Teatro Colón, repondrá del 18 al 24 de mayo, El Corsario, con coreografía de Anna-Marie Holmes y música de Adolphe Adam, Cesare Pugni, Leo Delibes y Riccardo Drigo. La misma producción que se estrenó en diciembre de 2011 en nuestro primer coliseo protagonizado por Paloma Herrera y Guillaume Côté (escenografía de Christian Prego, iluminación de Roberto Oswald y vestuario de Aníbal Lápiz) y que el propio American Ballet Theatre usó en Nueva York y en Los Angeles. 

Este año, Nadia Muzyca será Medora por primera vez. “Cuando vino Holms a ponerla y a elegir a la gente, me dieron el rol y llegué a trabajarlo con ella, pero fue cuando se levantó la temporada y no se hizo” recordó la bailarina en esta conversación. “Después quedé embarazada y cuando se repuso yo estaba con licencia por maternidad, así que no lo bailé. Ahora por suerte tengo la oportunidad de bailarlo, porque es un gran espectáculo, con toda esa escenografía, como todos los grandes clásicos”, aseguró contenta 

Poco antes del debut, Leandro Regueiro, maestro del cuerpo de baile, la estaba ayudando “mucho” en la preparación del rol, “y Lidia [Segni] desde ya. Lo bueno es que están separando los ensayos, como hay distintos repartos, unos vamos a la rotonda y otros se quedan en la 9 de Julio, para que cada uno elabore su personaje, como lo siente”. Muzyca bailará una función con Federico Fernández y otra con Juan Pablo Ledo, lo que requiere un poco más de ensayo. “Medora me gusta” dice, a medida que la va conociendo, pero además, “después del estrés de El Lago de los Cisnes, una obra que tenía, y sigo teniendo, como el clásico de los clásicos, con cualquier otra cosa estoy más relajada. Medora es una mujer, me siento más libre, la encuentro interesante”. 

Por otro lado, a comienzos de mes, Nadia Muzyca coordinó una gala de ballet con entrada gratuita que se realizó el sábado 3 en el Teatro Coliseo Podestá de La Plata y el domingo 4 en el Teatro Municipal de Quilmes, localidad donde vive y en la que ya ha bailado anteriormente. Para ello, seleccionó a un grupo de compañeros del Ballet Estable y también el repertorio que mostraron. Se suma así, una nueva propuesta de bailarines de nuestro primer coliseo organizados para mostrar su arte en otros ámbitos. “Tengo un maestro ensayista, porque no se puede estar en todo, es imposible, que es Igor Gopkalo, bailarín del Colón y maestro del Instituto del Colón, que me está ayudando con los ensayos y con la puesta en escena de Carmen que va completo. Es la versión que pone Violeta Janeiro, con algunas adaptaciones. El torero es Vagram Ambartsoumian y Don José Edgardo Trabalón, con ellos ya lo he bailado. Quería ver si podía contactarme con Violeta para ver si nos podía venir a ver esos detalles que ella conoce, porque ella es la Carmen”, señaló con admiración.

“Soy muy inquieta, es mi carácter, me gusta estar a full. Gracias a Dios vengo bailando mucho en el Colón, bailo ahora Medora, enseguida viene lo de Moscú, y al toque la gira nacional con Don Quijote. Tengo miles de proyectos, que algunos puedo concretar, otros por cuestiones de tiempo no puedo, y otros quedan en lista de espera. La vida me va sorprendiendo, de cómo se me van dando las oportunidades. Las cosas fluyen, cuando hay buena predisposición y uno lo hace sin hacerle mal a nadie, todo sucede bien, resulta. Pero además, “estoy haciendo mi estudio de danza, en Quilmes, que si bien no voy a poder estar full time porque obviamente mi prioridad ahora es bailar, voy a estar igual. Me siento muy motivada con muchas cosas”.


Roles

Me gustan los personajes que sufren. Romeo y Julieta me fascina, que va este año, me apasiona. Manon fue un rol que disfruté muchísimo y me dio mucho, creo que hubo un click en mi carrera y en mi, después haberlo hecho, fue un trabajo muy interesante. Amo la locura de Giselle, cuando lo he bailado, cuando venía la escena de la locura me sentía en mi salsa, me sentía que podía hacer catarsis en el escenario. Margarita y Armando fue un ballet que disfruté. Amaría hacer alguna vez El Joven y la Muerte y Onegin. Me gustan ese tipo de roles, oscuros, que terminan mal al fin y al cabo, mi abuela dice: ‘nena, siempre terminás muerta’.

Referentes

Siempre amé y me encanta Alessandra Ferri, inclusive el repertorio que ella hace es el que a mi me gusta. Ella me encanta artísticamente, porque las bailarinas, además de tener técnica (si levantas la pierna alto mejor y si haces muchos giros mejor), pero es arte, sino somos gimnastas.

Embarazo

Siempre tuve el deseo, siempre fui medio Susanita, aunque pensaba que la maternidad iba a ser un impedimento para mi carrera. Con mi pareja sentíamos que era el momento, así que quedé embarazada y lo disfruté. Disfruté mi pansa a full, no hice nada durante los nueve meses, me quedé en casa, me lo tomé como año sabático. A los tres meses de haber tenido a Valentino (que encima lo tuve por cesárea) empecé a hacer clases y tres meses después estaba bailando Carmen en el Colon, así que evidentemente no influyó en nada. El cuerpo volvió a su normalidad y me siento mucho mejor, al ser mamá me siento más completa, más plena, y a la hora de bailar siento que estoy plantada de otra manera. Ese mismo año me dieron el contrato de primera bailarina. Ser madre y primera bailarina y todos estos proyectos, no es fácil de coordinar, pero en mi familia somos todos un equipo, tengo el apoyo fundamental de mi marido y de mi mamá. Se puede, una cosa no quita la otra, porque hay un mito que dice que si sos mamá no podes bailar”.

Experiencias

“Por algo dicen que cuando uno es muy chiquito hay roles que es mejor no hacerlos. Ahora que soy más grande entiendo el por qué, porque a la ahora de encarar un personaje complicado las experiencias de vida, de los amores, te vienen bien. Haber sufrido alguna vez por algún amor. Al haber tenido esas vivencias las podes desarrollar de otra manera, si no, tenés que imaginártelas”. 

Docencia

“Es muy gratificante. Me gusta y me sirve para mí. Tal vez veo en las chicas que están en mi clase las correcciones que me dan a mí, desde afuera, que de otra manera no las veía”.


 
< Anterior   Siguiente >