Inicio arrow 20 AÑOS: 1998
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
20 AÑOS: 1998 Imprimir E-Mail
sábado, 10 de mayo de 2014

20 años

2014 marca un hito en la historia de la danza de la Argentina. Es que es la primera vez que una revista especializada celebra 20 años de vida. Desde abril de 1994, Balletin Dance ha realizado una persistida labor de difusión, que pregona la comunicación horizontal entre quienes se han dejado seducir por Terpsícore.

En esta revisión histórica que iniciamos el mes pasado, quisimos sintetizar aleatoriamente, aquellos acontecimientos que pasaron por nuestras páginas en las últimas dos décadas, como así también agradecer a quienes nos acompañaron en este emprendimiento desde las variadas áreas que componen a Balletin Dance: colaboradores, profesionales y por supuesto a los auspiciantes, porque ha sido su apoyo incondicional el que ha permitido esta extensa continuidad.

1998

Balletin Dance, continuaba creciendo y a partir de la edición de abril de 1998 -que marcó el 4º aniversario- las tapas de la revista comenzaron a imprimirse a todo color. Se iniciaba una nueva etapa en la editorial a la que llamamos “segunda época” y renovamos el logo de la revista. Ese mes Julio Bocca aparecía en la portada con La Consagración del Tango de Ana María Stekelman, fotografiado por Claudio Esses. Esta publicación se había convertido de hecho en el órgano de comunicación de la comunidad de la danza nacional y en su vidriera hacia el exterior.

En el sendero recorrido en los primeros años, no faltaron obstáculos, pero el “fenómeno” Balletin Dance estaba basado (en 1998 tanto como hoy) en la convicción de que valía la pena seguir invirtiendo cada energía, toda vez que muchos de aquel entonces y del mañana, recogerían el esfuerzo. Se mantuvieron varias secciones originales y añadimos las “Fotos del Recuerdo” un aporte de Enrique Honorio Destaville, además de poesías vinculadas con la danza.

En ese vertiginoso crecimiento inicial, subimos el primer sitio de Balletin Dance a internet (http://usuarios.arnet.com.ar/Balletin), a partir de entones el sumario de cada edición y la nota de tapa se encontraba accesible para todos los interesados, de manera gratuita, igual que la revista impresa.

Merced a una comprometida gestión de Rodolfo Lastra Belgrano, La Revista Argentina de Danza llegaba en 1998 a nuevos puntos de distribución gratuita en todo el país. Desde julio, un aporte oficial confirmado por la Secretaria de Cultura de la Nación Beatriz Gutiérrez Walker permitió incrementar el número de ejemplares como forma de dar respuesta en parte, a una demanda que venía creciendo sustancialmente mes a mes.

Llegaron a la Argentina en ese año por primera vez, el Ballet de Tokio con Bolero de Maurice Béjart protagonizado por el argentino Octavio Stanley en el Teatro Colón y el New York City Ballet de la mano de Paloma Herrera, hacía presentaciones en el Luna Park en el año de su 50º aniversario (entrevistamos a Demian Woetzel). Mikhail Baryshnikov dialogaba con esta revista por  la obra Hearthbeat: mb que mostró en el Teatro Colón y Balletin Dance aparecía en el Granma, el mítico diario cubano levantaba el artículo que publicamos en ocasión de la visita del Ballet Nacional de Cuba a Buenos Aires.

Los homenajes continuaron a lo largo de la historia de Balletin Dance, ese año Angel Fumagalli ofrecía la nota “Memorias de Gratitud” por el Día de la Danza (10 de octubre). Otto Werberg recibía su quinto homenaje en vida a poco de cumplir 89 años y Norma Viola ganaba dos importantes premios.

Entrevistamos en 1998 a numerosos coreógrafos, bailarines y directores, nacionales y extranjeros entre los que se mencionan a Ana María Stekelman que deslumbraba con Tangokinesis, encabezados por Nora Robles, Pedro Calveyra y Cristina Cortés; Ricardo Bustamante, Iñaki Urlezaga, Susana Tambutti, Alejandro Zucchi “De Sudáfrica al Radio City”, Maximiliano Guerra, Julio Bocca, Amir Thaleb, las Twins Tap al cumplir una década con el Tap, Angel Pericet, Mabel Silvera, Gustavo Plis y a José María Barrera “La Luz de la Danza”.

Jack Carter dialogaba con Balletin Dance en su última visita a la Argentina para reponer El Niño Brujo en el Teatro Colón, mientras que Ruth Andrien (repositora de Airs de Paul Taylor) decía que “La danza es más importante que el dinero”, conversamos también con Rosemary Neri Calheiros, Michel Assaf, Gil Stroming y Tamalyn Dallal, entre tantos otros.

Fue un año en que ofrecimos varios informes: “Danza y Políticas Culturales en la Argentina del siglo XXI”, con reportajes a Beatriz Gutierrez Walker (Nación), Darío Lopérfido (Ciudad de Buenos Aires) y a Marta Bonetto (Provincia de Buenos Aires). Una sorprendente sugerencia en Inglaterra para que los bailarines mantengan relaciones sexuales para mejorar su performance en escena llevó a Balletin Dance a realizar “El sexo como partenaire” un amplio relevamiento nacional. “Muñecas Bravas” incluía entrevistas con Eleonora Cassano y Carlos Rivarola en Tango y Fuga, María Nieves, Milena Plebs, Saverio Perré “cuando los hombres bailaban con hombres”, Roxana Grinstein por Cenizas de Tango, Fernanda Ghi y Guillermo Merlo.

La crisis en la ciudad de Buenos Aires no daba tregua, se producía en 1998 un “Ajedrez Cultural” con cambios en las direcciones de los teatros oficiales. En el Teatro Colón las noticias de ese año no fueron agradables, luego de un fallido El Cascanueces (en versión de Rudolf Nureyev) que imposibilitó la actuación de Aurelie Dupont -que ya estaba en Buenos Aires- junto a Maximiliano Guerra -que se esguinzó un tobillo- cuya primera fecha además tuvo que cancelarse por el duelo correspondiente a la muerte del director del coliseo, Miguel Angel Veltri. No faltaron entrevistas a la etoile francesa y a Aleth Francillon y la repositora. Nuevas autoridades fueron anunciadas y conversaron con esta revista sobre sus planificaciones en pos del Teatro: Kive Staiff era director general, Gerardo Gardelín director musical, Ricardo Bustamante director del ballet, junto a una Comisión Asesora integrada por Pola Suárez Urtubey, Enzo Valenti Ferro, Horacio Sanguinetti y Maximiliano Guerra. Sergio Renán dirigió por segunda vez el Teatro Colón, pero renunció a fines de julio, esta gestión “duró lo que un suspiro”. Resultaron maravillosas las puestas de Giselle a mediados de año y de Don Quijote con diferentes repartos (Urlezaga, Herrera, Olmedo, Perillo), El Casacanueces de Nureyev y La Lección por Maricel De Mitri y Contreras.

El Ballet del Teatro San Martín continuaba acéfalo, a cargo de Andrea Chinetti a pedido de Ernesto Schoo, los bailarines denunciaban modificaciones en sus contratos, con extrañas cláusulas abusivas para el empleado y en julio asumiría la dirección Mauricio Wainrot, gestión que continúa hasta el día de hoy. Alejandro Cervera trabajaba a toda máquina en el Colón, en el Argentino y en el Ballet del Sur, mientras que Liliana Toccacceli ofrecía una nueva propuesta en nuestro primer coliseo para la ópera Macbeth con dieciocho bailarinas y acróbatas

Por otro lado, el Ballet Estable del Teatro Argentino de La Plata celebraba su 50º aniversario, Esmeralda Agoglia como directora relataba su trascendencia, y las autoridades reconocían a las bailarinas que integraron la primera formación en una conmemorativa ceremonia. Poco después Raquel Rossetti asumía allí la dirección del ballet.

El mismo año en que moría en la ciudad de Buenos Aires Renate Schottelius, Diana Avellaneda organizaba una “Conspiración entre la moda y la danza” con producción de Lino Patalano y coreografía de Margarita Fernández: más de doscientos bailarines desfilaron trajes diseñados por Gino Bogani en el Centro Cultural Borges. Se estrenaba la película Tango de Carlos Saura, mientras Ricardo Ale y Nizolás Zorich al frente del grupo Los Ranz estrenaban Tanga Catanga en el Centro Cultural Recoleta, mostrábamos “Bailarines al Desnudo” una iniciativa del fotógrafo Jorge Fama para el calendario de una marca automotriz e Informábamos sobre las becas que otorgaba el Centro de Investigación, Experimentación y Estudio de la Danza (CIEEDA) y la Fundación Antorchas, que tanto colaboró con el desarrollo de incontables carreras durante varios años. Se abría el tablao Reina Mora, la Fundación Andreani exponía obras de fútbol y danza, mientras que casi setenta bailarines y acróbatas presentaban la película Mulan en el Luna Park con coreografía de Andrea Lefevre y Margarita Fernández, y dirección de Aníbal Pachano que además encaraba una nueva etapa en su carrera con la producción y dirección de los espectáculos de Soledad Pastoruti.

“Maldito abril” fue la nota publicada en mayo para relatar que Bocca no bailó en el Colón, Alicia Alonso no llegó a la Argentina y el Kirov suspendió su visita a nuestro país anunciada meses atrás. Mientras la fotógrafa Andrea López se vinculaba más y más al mundo de la danza nacional, se otorgaban las Becas Presidencia de la Nación a la Excelencia, que ese año correspondieron a Marianela Nuñez, Benjamín Parada, Franco Cadelago, Eliana Figueroa y María Florencia Chinelato, seguíamos recordando a Cabezas, el Uballet dirigido por Beatriz Durante celebraba una década de existencia, Julio Bocca estrenaba Desde Lejos de Mauricio Wainrot con su Ballet Argentino, con el que cumplía cien funciones anuales y se estrenaba La Bella y la Bestia en el remozado Teatro Opera de Buenos Aires.

El Consejo Argentino de la Danza (CAD) celebraba sus 20 años de vida, con el inicio de las galas en el Teatro Presidente Alvear por el Día Internacional de la Danza, organizadas por varios años por Ricardo Rivas, en 1998 contó con disertación de Angel Fumagalli e incluyó la presencia de los ganadores del Premio Ruanova que otorga anualmente esa institución.

La danza contemporánea se organizaba y por primera vez se realizaba en Argentina una preselección de artistas argentinos para participar del Vª Reconres Choreógraphiques Internationales de Seine-Saint-Denis de Bagnolet, ocasión que permitió dialogar con su directora Lorrina Niclas. Mientras tanto, Mabel Dai Chee Chang estrenaba Suerte Humana y María José Goldín Kali Yuga a la vez que una coproducción entre la Asociación de Coreógrafos Contemporáneos (CoCoa) y el Teatro San Martín, permitiría una serie de representaciones con curaduría de Ana Kamien, Marcelo Isse Moyano, Marta Pérez Catán, Paulina Ossona y Eduardo Vincent [Giorello] y se creaban nuevos ciclos en el Centro Cultural Recoleta, en el Borges y en Cemento. También a instancias de CoCoa se organizó el primer Festival Buenos Aires de Danza Contemporánea, y el Instituto Nacional del Teatro (INT) la Fiesta Nacional de la Danza de Buenos Aires. Este movimiento nos alentó para preparar el informe “Avanzada Contemporánea” con testimonio de cantidad de hacedores esta disciplina.

No faltó espacio en las atiborradas páginas de entonces, para las provincias de nuestro país. Balletin Dance viajó al estreno de la temporada 1998 del Ballet del Sur de Bahía Blanca, donde conversamos con Violeta Janeiro que dirigía el elenco y meses más tarde ofrecíamos un informe especial desde la ciudad sureña con fotografías de Alicia Sanguinetti, que cubría al Ballet, la Escuela, los talleres y entrevistas a Oscar Araiz, María Inés Bavio y Ricardo Alfonso. El Ballet Oficial de Córdoba celebraba sus cuatro décadas y Cristina Gómez Comini asumía la dirección del ballet y del seminario (que dejaría poco después). “Locas Margaritas florecen en el sur” a los cinco años de haberse fundado organizaron el Segundo Festival Nacional de Danza Contemporánea. Cubríamos la 12º edición de Danza Libre en la ciudad de Corrientes y ofrecimos un informe especial desde la ciudad de Córdoba.

Paralelamente, seguíamos a los argentinos que habían partido de nuestra tierra, Cinthia Labaronne, Paloma Herrera, Maximiliano Guerra y Octavio Nahuel Stanley, entre otros, pero los más jóvenes talentos continuaban yéndose del país, entre ellos recordamos hoy a Solange Caramés a Bordeaux con Mónica Panader, María Victoria Ignomiriello era contratada por Charles Jude en la Opera de Bordeaux, Jorgelina Marien Ferreri se iba a estudiar a la Bat Dor Dance Company de Israel, Ana Clara Gossweiler becada a Austria, Marianela Nuñez era contratada por el Royal Ballet, Mariela Carabelli, Celia Millán en la Opera de Chemnitz de Alemania, Adriana Nazareno agradecía a Balletin Dance por haberse informado a través de nuestras páginas de la beca DanceWeb que ganó, Cinthia Labaronne bailaba en el Bolshoi de Moscú invitada por Vladimir Vassiliev, Carolina Agüero y Darío Franconi en Santiago de Chile, María Jimena Paz era free lance en Nueva York y Mónica Povoli viajaba a Ecuador.

Mientras Forever Tango y Tango x 2 deslumbran en Broadway, Iñaki Urlezaga se consolidaba a los 22 años como único argentino en bailar roles principales en la Royal Opera House de Londres junto a Sylvie Guillem. Roxana Grinstein montaba entonces Verano de Siesta al Ballet Nacional de Paraguay dirigido por Graciela Meza Mezgolits y Raúl Candal viajaba a Manaus (Brasil) para integrar el jurado de selección de los integrantes del Nuevo Ballet del Teatro Amazonas.

Seguíamos uniendo a Latinoamérica en estas páginas. Thiago Soares ganaba sus primeros premios en concursos brasileros y el Municipal de Santiago de Chile tenía una extensa programación en materia de ballet, cuando Balletin Dance recibía la invitación de las autoridades de la República de Cuba para asistir al histórico 50º aniversario de su Ballet Nacional dirigido por Alicia Alonso, que permitió presenciar un Festival Internacional inolvidable, con la primera edición del Concurso Iberoamericano de Coreografía. También viajamos al 1º Encuentro y Certamen Ciudad de Montevideo, organizado por la Asociación Amigos del Ballet de Uruguay, y al Festival Bento em Dança de Bento Gonçalves en Brasil que convocaba a cantidades de argentinos por esos años.

En Europa Angelin Preljocaj estrenaba Casanovas en la Opera de París, el Ballet de Hamburgo dirigido por John Neumeier celebraba sus bodas de plata, Nacho Duato creaba Romeo y Julieta su primera obra de noche completa, para la Compañía Nacional de Danza de España que dirigía. Desde los Países Bajos, Balletin Dance daba cuenta de la gala en honor de Hans Van Manen en La Haya, al cumplir 65 años, mientras que aparecía por primera vez el Holand Dance festival en el que brilló Sylvie Guillem y el anfitrión: el Netherlands Dance Theatre (NDT) de Kylián.

El mismo año en que morían Galina Ulanova, Jerome Robbins y André-Philippe Hersin (fundador de la pronto desaparecida revista francesa Les Saissons de la Danse), John Neumeier estrenaba Bernstein Dances con el Ballet de Hamburgo y vestuario de Giorgio Armani. Broadway atravesaba el boom del musical latino con el estreno de The Capeman protagonizado por Rubén Blades, que marcó el más estruendoso fracaso de los últimos años y debió levantarse de cartel al poco tiempo. Por otro lado se estrenaba Fosse, Life in Song and Dance en Canadá, luego de cambio de director, Chet Walker (y todo su equipo) fue reemplazado por Ann Reinking para el estreno en Estados Unidos.

Cuando Jirí Kylián anunciaba su retiro de la dirección del NDT para dedicarse exclusivamente a coreografiar, Joke Zijlstra dejaba el escenario en Holanda; Thierry Malandain se trasladaba a Biarritz para dirigir el recientemente creado Centro Nacional Coreográfico (el Nº 18 de Francia), Pietragalla era la nueva directora en Marsella, Pina Bausch dirigía la ópera El Castillo de Barbazul en Aix-en-Provence (con ovaciones y abucheos) y entrevistábamos en Cataluña a Catherine Alland, directora de IT Danza.

AUSPICIANTES

Desde el primer número de esta revista, allá por abril de 1994, varios maestros, escuelas y empresas vinculadas a la danza, nos permitían desarrollar esta labor informativa, por un lado porque la publicidad les permitía exponerse en una vidriera impensada hasta entonces, y por otro porque confiaban en nuestra misión. Hemos mencionado, cronológicamente, a quienes se iban sumando como auspiciantes de Balletin Dance, conformando entre todos una gran filiación. En 1998 se agregaban a la extensa lista, Mónica Galli, Ana María Aris Rojas, Marioano Percusión, Italcar Concesionario Oficial, Instituto Danzave de Lía Furiasse, Omar Urraspuru, Ballet Estudio de Buenos Aires, Verónica Pugliese, M & J Zapatillas de Danza, Silvia Vladimivsky, Perla Banchs, Claudia Chucair, Estela Arcos, Miguel Gómez, El Gajo Grupo de arte Joven, El Estudio Escuela de Arte, Nouveau Festival International de Danse de Paris, Celina Goldín Lapacó, Ruth Guelman, Patricia Desinano, Nuevo Estudio de Nélida Carmona, Escuela de Teatro y Danza de Buenos Aires de Viviana López y Julia Doynel, Edith Paez y Demian García, Adriana Kreimer, Centro Cultural El Negro, Taller de Arte Contemporáneo de Cristina Pinto, Estudio Siglo XX, Municipalidad de San Isidro, Estudio Silvana Cardell Danza, Alicia Grinblatt y Liliana Benedetto, Pepe Gallinato, Miss Anderson Gimnasio, Estudio Alas, Martín Schwutke, Producciones Coreográficas Argentinas, Helena Wroblewski, Escuela de Danzas Ortolani, Maderera La Moderna, Torneo Argentino Taad, Lázara Ballet Infantil, Martin Wullich, Candy Ballet Estudio, Gran Latinoamericano de la Danza de Patricia Piva y Raquel Pérez, Festival y Certamen de Danza Ciudad de Montevideo, Estudio Mora Godoy, Diana Theocharidis, Escuela de Ballet La Duncan de Adriana González, Compañía de Artes Comedia Musical, Enrique Gutiérrez Firpo, Gobierno de la Provincia de Buenos Aires Festival Internacional de Danza de Mar del Plata, Teresa Duggan y Gerardo Hochman, Ensamble de Aldo Antognazzi, Agustina Navarro, Secretaría de Cultura de la Nación, Buenos Aires Todo Jazz, Telecom, Alberto Catellano Herrera, Danzas Universales de Yuyo Russi, Susana Dell’Aquila, Guantanamera Turismo, Congreso Internacional de Danza, María Castro, Prix de Lausanne (Suiza), Escuela Regional de Danzas Ethel Lynch, La Fábrica de Aldo y Chimbela, Atelier de Movimiento, Alianza Francesa, Pilar Megías, Kristina Marques, Escuela Municipal de Danzas Clásics de Avellaneda, Centro Tai de Rubén Arana, Calle Abajo Estudio de Danzas, Jazz Time de Carlos Fernández Pacín, Danlet de Leticia Epelua, El Suburbano, Valeria Galán, Centro Cultural y Artístico Ana Pavlova, Notorius y Escuela Municipal de Danzas de Lanús.

COLABORADORES

En 1998 incorporamos al staff de periodistas y fotógrafos de La Revista Argentina de Danza a Eduardo Giorello, Clara Voulliat, Débora Rosenfeld y Gustavo Rizzi, mientras que desde el exterior Mercedes Borges Bartutis comenzaba a enviar noticias desde La Habana y años más tarde sería la encargada de dirigir la colección de libros Súlkary Cuba de Balletin Dance.

 

FRAGMENTOS DE ENTREVISTAS 

“Mi mejor souvenir es la danza contemporánea (...) no es sencilla para el cuerpo pero te obliga a ser vos misma"

Aurélie Dupont

“Nureyev tenía concepciones psicoanalíticas acerca de cada producción, para la historia, los personajes, especialmente para El Cascanueces”

Aleth Francillon

“El Ballet del Teatro Argentino de La Plata tiene su público, a pesar de que el lugar donde actúa es una cueva (...) El Teatro existe por sus cuerpos artísticos y por todo el personal que pone el hombro para que se levante el telón (...) Mario Perusso [director del teatro] no vio una sola función del Ballet en todo el ´97”

Esmeralda Agoglia

“La necesidad es la madre de la invención”

Kevin McKenzie

“La primera cosa que le voy a pedir a un bailarín es la urgencia, su necesidad por trabajar con nosotros”

Claude Brumachon

“El tango tiene algo mucho más profundo que lo sexual, algo muy fuerte en la relación de dos cuerpos que justamente no es sexual (...) La heterosexualidad de la danza tango es una clave de su éxito actual: en un mundo completamente unisex, estandarizado, en el que el sexo está tan globalizado, lo masculino y lo femenino desaparece”

Ana María Stekelman

“El desgaste que tengo con el cuerpo estable [del Ballet Oficial de Córdoba] a nivel extra artístico es excesivo (...) el esfuerzo personal es tal, que hay que dejar la vida ahí dentro”

Cristina Gómez Comini

Consejo: “Nunca deben ir a un maestro mediano; cuando ya se sabe, se puede ir a un maestro regular, pero los inicios tienen que ser fijados con un gran maestro, porque sino estamos perdidos. Hasta la anatomía del cuerpo se pierde si empieza uno a trabajar los principios con un mal maestro”

Angel Pericet

“Va a ser difícil dejar el aplauso de la gente, el escenario. Pero creo que haber conseguido lo que uno quiso en la vida y aparte estar bien espiritualmente, en mi vida privada, me da la posibilidad de decir, bueno, tengo que dejar todo eso, si deja de ser un placer (...) No hace falta estar siempre arriba del escenario para estar vivo”

Julio Bocca

“La diversidad libera a la gente”

Lorrina Niclas

“Serán los bailarines los que decidan si están dispuestos a ser bailarines o si prefieren manejar el teatro desde lo gremial”

Ricardo Bustamante

“Con el Royal hacemos unas 120 funciones al año, más las particulares mías, bailé el año pasado alrededor de 150. Trato de bailar mucho pero no quiero reventarme el cuerpo a los 22 años. Ojalá llegue a los 40 (...) Trabajás con el físico y una vez que el físico se agota: adiós, no tenés otro”

Iñaki Urlezaga

“Mantendremos la posición de lo que estamos pidiendo que no es un disparate sino que son derechos que nos corresponden, por el trabajo que hacemos y la relación de dependencia íntima que tenemos con el teatro”

Miguel Angel Elías

El Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín: El riesgo mayor de tanto devaneo es que se pierdan las obras de su repertorio “somos dieciocho bailarines trabajando para sostener creaciones que llegan a tener más de veinte años”

Bruno Van Assche

“La danza es libertad. Me costó años durante mi carrera poderlo adoptar pero lo sentí (...) Es mucho más que magia, es una comunicación de energías, que se puede dar en todos los espectáculos que sean en vivo (...) Si uno tiene la suerte de hacer lo que le gusta y sobrevivir de esa manera, es una gloria”

Violeta Janeiro

“En Francia tenemos el clásico, que es puro y estricto, y el contemporáneo que tiene una sola interpretación -como si hubiera una sola verdad-, lo que por supuesto es ridículo. Por eso la danza acá no ha evolucionado en lo absoluto”

Angelin Preljocaj

En octubre, en la carrera de danza del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón: “Nadie ha cobrado desde principios de año. La gente contratada ha empezado a trabajar la última semana de febrero y hasta hoy no han cobrado ni un sueldo”

Mabel Silvera

“Debo tener paciencia. Pero seguramente cuando se abra la nueva sala del Teatro Argentino de La Plata el ballet va a tener un presupuesto acorde a lo que se aspira que ese teatro sea”

Raquel Rossetti

Desde la cátedra de Teoría General de la Danza de la carrera de Licenciatura de Artes de la Universidad de Buenos Aires, que dura tan solo un cuatrimestre “…la danza no tiene un marco teórico que convenza a las mentes académicas de que es un arte con el mismo status que cualquier otra (…) Estamos en una especie de era picapiedra (…) Sólo se puede decir que después de cursar estas materias los alumnos saben que la danza existe”

Susana Tambutti

Consejo: “Que estudien. Que se dediquen, si no tienen trabajo aprovechen el momento para enriquecerse tomando clases. Que apuesten a sí mismos. Si uno se cree su lugar, la gente le va a creer a uno”

Alejandro Zucchi

“Poder abrir el camino en un lugar donde no había nada fue muy gratificante. Neuquén me atrae por ese motivo y estoy agradecida porque a la vez me dimensionó a mí como persona y estoy haciendo crecer a otra gente que de no ser así emigraría o haría otra cosa”

Mariana Sirote

“Eso de crear yo no me lo creo. El trabajo que uno hace es un laboratorio, es como un constructor: tenés elementos, los combinás, trabajás con ellos (…) Con todos los acontecimientos últimos la verdad es que preferiría no estar demasiado mezclado con el oficialismo por un tiempo”

Oscar Araiz

“El coreógrafo tiene que ser fundamentalmente un artista. Y el artista tiene que ser impredecible”

Ricardo Alfonso

“Hoy se están olvidando que el ballet es para el teatro y no para una sala de estudio. La moda es la falta de expresión, las caras que no dicen nada, la preocupación exagerada de los bailarines por lograr una técnica superlativa no acompañada paralelamente de la expresión interpretativa”

Jack Carter

“El belly dance es una rama totalmente aparte, no es folklórica y además no es netamente árabe. Está nutrida por el período faraónico -todavía ni existían los árabes como raza-, tiene influencia turca, persa, india y por el lado de África de los bereberes, y también incorpora la parte mitológica griega”

Amir Thaleb

“El modelo que debería aplicarse es el de bailar, enseñar y coreografiar al mismo tiempo. Esa es la forma en que se transmitía el conocimiento en las sociedades ancestrales. Deberían enseñar tan pronto como aprenden algo, así se transmite la cultura”

Ruth Andrien

“Mi generación salía de una dictadura militar, donde la co- (1) municación estaba muy condicionada y ahí aparecemos Julio Bocca y yo. Los artistas son comunicación”

Maximiliano Guerra

Trabajar Tema y Variaciones con Alicia Alonso “Fue un ejercicio muy interesante, porque no había intermediarios: la primera que lo interpretó, me decía cómo lo hacía ella y los pequeños secretos”

Paloma Herrera

“Aspiro a hacer algo que comunique y tenga algún tipo de interés, no se si eso es comercial. Pero entonces qué hacer: ¿Ponerse en cuatro patas y entregar el rosquete para intentar vender algo? Ese es el dilema de los artistas contemporáneos, que estamos más relegados”

Gustavo Lesgart

“Ni siquiera otra gente de danza va a los espectáculos. Hay falta de interés. Los bailarines y estudiantes no tienen idea más que de la clase de técnica. Se toma lo que está de moda, pero no hay un desarrollo integral de educación”

Celina Goldín Lapacó

“La danza contemporánea es para elite, no para el gran público, hay que resignarse a eso”

Vivian Luz

“Me conecto con el entusiasmo y no con el obstáculo. El obstáculo siempre está. Me parece más importante el trabajo y cuando el trabajo está, las puertas se van abriendo. Para mi la danza es una forma de vivir, desde mi interior, no una forma de ganar dinero”

Teresa Duggan

“Me llevé un sorpresa mayúscula con el elenco (...) el ochenta por ciento son mayores de 32 años (...) una compañía de esta índole necesita más juventud”

Mauricio Wainrot

“...¿Vamos a hacer una universidad solamente para gente inteligente o le vamos a dar capacidad a todos para desarrollar su inteligencia? En el arte ocurre lo mismo. (...) buscamos hacer una política del alto nivel cultural: especialmente apoyar a la gente joven y a todas las expresiones de nuestra cultura, no solamente circunscribirse a lo tradicional, sino a lo moderno, no solamente a los consagrados sino a los que empiezan. Ser lo más ecuánime posible”

Beatriz Gutiérrez Walker

“Para progresar tiene que haber exigencia, alguien que te empuje y que te enseñe a auto-empujarte. Eso te abre el apetito para hacer progresos. (…) Mi sueño es bailar, bailar mucho, crecer técnica y artísticamente. Lograr más serenidad espiritual e interior. Llegar a un dominio real de mi cuerpo, algo que se que puedo lograr fortaleciéndolo, con la experiencia, practicando, jugando. Como decía Salvador Dalí: “Si juegas a que eres un genio terminas siéndolo”. Entonces jugás. Jugar es un secreto”

Octavio Stanley de La Rosa

“Qué felices éramos. Si me muriera y me dieran otra oportunidad, si vuelvo a nacer me gustaría hacer lo mismo: pertenecer a la misma humilde familia y que el tango tenga el auge que tuvo por los años ´50 y volver a ser María Nieves, la milonguera del tango. Y viajar por el mundo. Nosotros, que viajábamos con la valija llena de ilusiones, hemos hecho quedar a la Argentina mejor que muchos diplomáticos”

María Nieves

“Jugar ese rol de que el hombre lleva a la mujer, la oposición activo-pasivo, masculino-femenino, es maravilloso. En estos tiempos en que la mujer se tiene que poner tan “masculina” en algunos aspectos para salir a la calle y ganar espacios, estar en los brazos de un hombre, que te lleve y dejarse llevar, es maravilloso”

Milena Plebs

“Inventar, nadie inventa nada (…) cada uno combina como le sale mejor”

Saverio Perré

“Mi política de danza tiene un doble eje: por un lado ayudar económicamente y por el otro ver si esto genera un crecimiento de público. Habría que crear algún mecanismo de apoyo, no es que sea un fanático de los subsidios, pero en el caso de la danza el Estado debería preocuparse más porque tiene un nivel de desprotección mucho más alto. La otra iniciativa es para crear público, porque en los últimos años hubo una pérdida brutal de público en danza, y sin público por más que haya subsidios, la actividad se muere”

Darío Lopérfido

“No tenemos muchas oportunidades en nuestra vida, por eso hay que saber aprovecharlas. Hay que estar muy atentos. La vida es muy corta, no tienes mucho tiempo. Las cosas buenas que se presentan tienes que hacerlas lo mejor”

Rosnery Neri Calheiros

“El film Tango, de Carlos Saura va a quedar para la historia, porque no hay una película donde se muestre la danza del tango de esa manera”

Carlos Rivarola

 
< Anterior   Siguiente >