Inicio arrow Abril 2014 (Año 21 - Nº 230) arrow 20 AÑOS: 1996
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
20 AÑOS: 1996 Imprimir E-Mail
jueves, 10 de abril de 2014

20 años

1996

Las entrevistas se hacían más importantes en el tercer año de vida de Balletin Dance, sin descuidar las secciones fijas con las que había nacido. Así, este año conversamos con Sara Nieto, Marcia Haydée y Richard Cragun con motivo de la visita del Ballet Municipal de Santiago de Chile que mostró La Viuda Alegre en el Teatro Colón, el mismo año en que poco después Iván Nagy asumía su segunda dirección al frente del elenco junto a Marilyn Burr como maestra.

1996 fue sin lugar a dudas un año lleno de visitas trascendentes para la historia de la danza local. John Neumeier era entrevistado por primera vez para esta revista y el Royal Ballet de Londres llegaba completo junto a las más destacadas figuras, que permitió múltiples entrevistas exclusivas: Anthony Dowell, Sylvie Guillem y Viviana Durante.

También el Kirov Ballet (San Petersburgo) aterrizaba completo en la Argentina junto al destacado director Makhar Vasiev y el argentino Gustavo Plis Sterenberg (que en aquellos años pertenecía a la planta estable del Kirov) dirigía la Orquesta. Balletin Dance pudo asistir a ensayos y entrevistó a Oleg Vinogradov, director general de “La Compañía Clásica más Perfecta del Mundo”, como se tituló la nota.

Aquel mismo año en que Sara Nieto y Nacho Duato se retiraban del escenario, la genial Alessandra Ferri nos brindaba su primera entrevista, como Eugenio Barba y los directivos de La Fura del Baus.

Para la edición de abril, que marcó el segundo aniversario, la tapa de Balletin Dance comenzó a imprimirse en papel ilustración de un mayor gramaje y la redacción se mudaba nuevamente, ahora a la calle Amenabar del barrio de Belgrano. La tecnología recién llegaba a estas tierras y La Revista Argentina de Danza tenía su primera casilla de e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Maximiliano Guerra debutaba en el cine de la mano de Jorge Coscia (actual Secretario de Cultura de la Nación) y junto al Ballet de Novosivirsk hacía Espartaco en el Luna Park. Madonna llegaba a Buenos Aires para filmar Evita, Constantino Juri montaba Helo Dolly!, Angel Pericet y Mariemma narraban la actualidad de la danza española cuando Joaquín Cortés debutaba en la Argentina, y Mónica Panader llevaba jóvenes cada vez más pequeños becados a Francia.

En 1996, las páginas de esta revista daban cuenta -entre la enorme cantidad de información allí vertida-, de que la Escuela María Ruanova (actual IUNA) volvía a manifestarse en la calle en reclamo de una sede, Guido de Benedetti creaba el Ballet Neoclásico de Buenos Aires, mientras Tango x 2 de Miguel Angel Zotto y Milena Plebs estrenaba Perfumes de Tango una de las composiciones más interesantes en su género y Gotán se despedía de los escenarios. Inés Sanguinetti y Gustavo Lesgart creaban Toros, Oscar Araiz estrenaba El Mar y se iniciaban nuevos ciclos de danza contemporánea en el Teatro San Martín.

Pacho O’Donell dialogaba con Balletin Dance acerca de las políticas públicas destinadas a la danza desde la Secretaría de Cultura de la Nación, con jerarquía de Ministerio, Raquel Rossetti dirigía el Ballet del Colón (al que llevó de gira a Portugal), Alexander Prokofiev dictaba clases en el primer coliseo y Ernesto Schoo era el nuevo director del Teatro General San Martin. Mientras que desde las provincias argentinas plasmamos el Encuentro organizado en Mar del Plata, el 50º Aniversario de Manuel de Falla celebrado en Capilla del Monte, Alejandro Cervera se refería a su labor como director del Ballet del Sur de Bahía Blanca, Gutiérrez Firpo relataba su experiencia al frente del Ballet de Córdoba y Balletin Dance integraba el jurado de selección de los Carnavales de la ciudad de Corrientes.

La entonces Secretaría de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, otorgaba su auspicio institucional a La Revista Argentina de Danza, en 1996, y emprendíamos la coordinación de un programa televisivo que se emitió por Video Cable Comunicación (VCC). Ese año también entrevistamos a Rodolfo Olguin por sus clases en el Conservatorio de Dijon, a Oscar Araiz entonces director del Ballet Contemporáneo del Teatro General San Martín, a Héctor Hernández que narraba su experiencia al bailar en cruceros y a Raúl Candal, Rubén Celiberti, José Zartmann, Karina Olmedo, Marcela Goicoechea y Luis Ortigoza, Hugo Delavalle, Roxana Grinstein, La China y Jorge Luis, Silvia Vladimivsky y Salo Pasik, Douglas Rosenberg, Paloma Herrera, Iñaki Urlezaga, entre tantos otros.

Yuri Klevtsov aterrizaba en el Colón mientras Ana María Stekelman mostraba Concierto para Bongó, La Trup de Gerardo Hochman se presentaba en Buenos Aires, Villa Villa debutaba en el Centro Cultural Recoleta, en cuya Capilla Miguel Robles estrenaba Miserere. Ricky Pashkus y Rob Ashford revitalizaban al musical en la Argentina y Mauricio Wainrot estrenaba El Mesías en Europa.

En el marco de los homenajes, publicamos una carta de Harold Kreutzberg dirigida a Otto Werberg, el italiano Marco Pierin dialogaba con esta revista por las funciones en homenaje a Jorge Donn que organizó la Fundación Carlos Menem hijo en el Teatro Colón y Norma Viola recordaba a Santiago Ayala “El Chúcaro”. No faltó espacio para otros grandes de la historia nacional, entre los que mencionamos a María Ruanova, Ricardo Novich y La Argentina, e hicimos un racconto de la actividad de la danza en nuestro país, en el siglo XIX.

Zhandra Rodríguez relataba la situación de la danza en Venezuela y Brasil se hizo cada vez más cercana: entrevistamos a Gisèle Santoro, Roseli Rodrigues, Hulda Bittencourt y Mario Nascimento (con motivo de la gira de la compañía Cisne Negro a Argentina).


AUSPICIANTES

En el tercer año de la historia de Balletin Dance, se sumaban más maestros, escuelas, institutos y empresas vinculadas a la danza, todos ellos junto a los que permanecían de los años anteriores contribuían al sustento y permanencia de la revista. Ellos fueron: Movicom, Video Club Clásico y Moderno, Cristina Gesualdi, Gym on Stage, Fouette de Carola Tateossian, Estudio Otto Werberg, Librería El Banquete, Topdance, Museo de la Fundación Rómulo Raggio, Lidia de Rosa, Fiamma, Gimnasia Artística CPO, Vivian Jara, Nora Costantino, Brecha Enría Movimiento Cambio, Perfumería Titi, Instituto de Danzas Ana María, Fundación Estela Erman, Liliana Belfiore, Estela Agüero, Hugo Salvatierra, María Elena Castillo, IPSADA de Silvia Amse, Paula Jadlli, Open Gallo, Jesús Romeu, Esttudio de Danza Creativa Carola T. Montes, Guillermo Paterno, Kristhel de Marcela Avila, Fabián Callay, Ortabe Producciones, Mayra Pierini, Escuela de Arte Español Carlos Vilán, Freed, Sansha, Bailarina local de indumentaria, Victoria Rodríguez Faves, Manuel Vallejos, Valerina’s indumentaria, Jorge Coscia Videodanza, Diamar, Cetan Turismo, Silfides indumentaria, Marcela Sotelo, Raúl Candal y Katty Gallo, Instituto Superior de Danza y Ballet de Yudith y Ruth Lofiergo, Mousiké, Instituto de Ballet Lilian Giovine, Ballet Estable del Teatro Colón, Mónica Hidalgo, Rubén Celiberti, Antoinette San Martín, Estudio Reneé Nouche, Nelly Pucci, Yuyo Rossi, Centro Cultural de la Biblioteca Popular de Olivos, Nora Devin, Pavlowa indumentaria, Prix de Lausanne, VipShow Producciones Internacionales, Stella Saladino, Marta Gómez Ramos, Rolando Alvar Video Filmaciones, Librería de Mujeres, Esteban Finkielsztein, Beatriz Schraiber, Escuela de Danza Jazz del Liceo de Silvia Raitzin, Estudio de Arte, Mónica Guerrero, Bufonearte, Estudio Epuyen, Festival de Danza Rosario’96, Mercedes Díaz Pernas, Estudio de Danza Ana Deutsch, Richard Pintos, Farah, Carina Livingston, Artestudio, Icomusa de Franco Guili e Irina Esquivel, Sylvia Gulizia, Consejo Argentino de la Danza, Paseo 24 indumentaria, Susana Zimmermann, Estudio Talcahuano y Arabian Dance School de Amir Thaleb.


COLABORADORES

Los nuevos profesionales del año 1996 fueron: Jorge García, Fabiana Quattrini, Carlos Caué, Teresita Campana, Maritza Lizet Gueler, Piera Oria, César Aníbal Melis, Viviana Kohn, Luisa Heredia, Patricia Merkin, María Gabriela La Palma, Gustavo Glombovsky, Antonio Fresco, Victoria Németh, Alicia Sanguinetti y Elena Moret. Desde el exterior se sumaban las notas de Hernán Justo.

 


 

FRAGMENTOS DE ENTREVISTAS

“Lo importante es encontrar la vocación. El que la tiene que se largue de cabeza a trabajar, porque es muy importante en la vida estar haciendo lo que te gusta. Es realmente importante el trabajo, la disciplina y el corazón”

Sara Nieto

“Si en Buenos Aires se pudiera formar una compañía con todos los argentinos que están bailando por ahí, tendría la mejor compañía del mundo”

Marcia Haydée

“Si la persona pregunta si debería bailar, entonces es que no debería”

Richard Cragun

“Cuando uno lee un libro hermoso, ese libro se convierte en parte de uno (…) La extremadamente placentera experiencia de estar hoy aquí es que he tomado un nuevo libro que se llama Sara (Nieto). Al mismo tiempo vuelvo a uno de los teatros más más hermosos del mundo [el Colón]. Entonces es una combinación de nostalgia por volver a un lugar que conozco y amo y por ser parte de esta inolvidable visita del Ballet de Santiago”

Richard Cragun

“Cuando sales a la escena y tiene  algo que decir, va a quedar, va a transformar en algo el inconsciente del espectador. De eso se trata el aporte del arte a la cultura universal, a la sociedad mundial”

Zhandra Rodriguez

“Merece lo que quieres, el mundo es tuyo”

Zhandra Rodriguez

“La danza es un placer y debe hacerse con devoción. Hay que dedicarle la vida entera, porque cuando ya está la técnica, se aporta el caudal de sensibilidad que uno tiene y aflora el arte para emocionar al público”

Angel Pericet

“Tienes que saber mucho para preparar a un alumno para concursar, con una finalidad de trabajo y no como una rápida satisfacción del ego. Es difícil tratar con el ego de las madres, de las profesoras y de los alumnos. Para que un alumno progrese tienes que hacer exactamente lo contrario a lo que el ego quiere”

Gisèle Santoro

“De lo que no deben olvidarse los bailarines es que la danza es una disciplina artística que tiene que ver con la sensibilidad, la emoción, la intensión, y que además tiene que ver con comunicar. Los bailarines tienen que ser seres mágicos, especiales y raros también. Los artistas somos distintos que el resto de la gente”

Alejandro Cervera

“La danza es muy mágica. En el arte descargás tu vida, pero al mismo tiempo proyectás sobre el arte y este se proyecta a otra persona, es como el reflejo que produce un haz de luz sobre un espejo”

Rodolfo Olguín

“Los dos grandes reinos que son el tiempo y el espacio se funden en la coreografía y crean armonías. El coreógrafo es el responsable de dosificar esas armonías”

Oscar Araiz

“La técnica del arte moderno en el mundo está en un muy alto nivel. Si pueden alcanzar ese nivel, luego deben darse cuenta que tienen que ser individuales. No sólo estamos interesados en su habilidad técnica, sino en cuánto pueden ellos proyectarnos desde su individualidad. Esto es muy importante en la gente joven: tener el coraje de ser ellos mismos y entregarse así a la danza y no sólo a la técnica”

John Neumeier

“Hay un problema cultural serio: ya no se trata de que hay más o menos plata, sino que no hay nada. Si no hay conciencia por parte de la gente que gobierna que da la dirección cultural al país, hay muchas cosas que corren riesgo de perderse”

Ana María Stekelman

“Esta es una de las profesiones más bellas, más crueles, pero más hermosas”

Constantino Juri

“Hay una cosa que no cambia con el paso del tiempo: La clase diaria. Hay un dicho que repetía Rudolf Nureyev: un día que no hago clase, no me doy cuenta. Dos días que no hago clase, yo me doy cuenta. Tres días que no hago clase, se da cuenta el público”

Mario Galizzi

“Lo peor que le puede ocurrir al artista es caer en la rutina”

Marco Pierin

“Es necesario pensar y buscar lo que más les interese, no sólo en el ballet, sino en la vida; si crece el intelecto de la persona, se pueden valorar las cosas de manera diferente”

Yuri Klevtzov

“Un buen bailarín tiene que tener personalidad. La dedicación es lo principal, junto con la pasión y el amor al arte. Procurar una buena escuela y buenos maestros”

Hulda Bittencourt

“Estar bien como persona es la plataforma de despegue para que uno pueda proyectarse como artista”

Raúl Candal

“Esta es la primera vez en la historia del Royal Ballet que estamos sin un genio mayor como coreógrafo. Crecimos con Ashton, luego tuvimos a MacMillan. Toda persona creativa tiene que ser innovadora también”

Anthony Dowell

“Es agradable ser reconocida, por supuesto. Pero cuando sos una celebridad, siempre lo sos para otros. Nunca para vos misma. Hacés una actuación y después te sentís un poco orgullosa o un poco desencantada, pero sos vos misma. Estás sola. La celebridad viene de los otros”

Sylvie Guillem

“Somos unos clásicos de nosotros mismos. Somos inventores de un género y hemos provocado un movimiento cultural más de los que hay: hay teatro clásico, convencional, ópera, danza y hay Fura”

Hansel (Francisco Javier Cerezo, La Fura del Baus)

“Una siempre progresa mientras trabaje conscientemente, pero el bailarín crece en el escenario”

Karina Olmedo

“El objetivo fundamental de todo bailarín es bailar. Cuantas más funciones y más variados sean los estilos que aborda el repertorio, más ganas hay de trabajar”

Raquel Rossetti

“Profesionalmente me conviene estar allá porque hay muchas cosas en las que se trabaja mejor. Me gustaría volver en algún momento pero todavía no se cuándo, recién tengo 20 años”

Cynthia Labaronne

“El teatro funciona solo, si bien es cierto que necesita una conducción. La gente que trabaja aquí tiene muy buena disposición, le gusta lo que hace, tiene tanto amor por el teatro, que el teatro, funciona…”

Ernesto Schoo

“Hay que pensar en el pueblo, la danza va dirigida a un público al que tiene que emocionar. No es sólo para el artista, no tiene que ser egocéntrica, porque además es un arte perecedero, se muere con uno”

Norma Viola

“Para expresar en video la esencia de la danza, la cámara tiene que bailar también

Douglas Rosenberg

“Siempre tuve la convicción de que mi destino era la danza, y desde el principio supe que requería mucho trabajo, si bien no bailé nunca por el éxito en sí mismo. Un artista debe tener una formación completa, conocer otras disciplinas, y por sobre todas las cosas, vivir”

Alessandra Ferri

“Si bien hay muy poco material filmado de danza argentina de la década del ’60, encontré varias coreografías que integran el documental Danza Argentina en los ’60 realizado con una beca del Fondo Nacional de las Artes”

Silvina Szperling

“La música es una forma de vida, como lo es la danza y como son las artes. En Rusia eso es una cosa seria. La cultura de un país es su memoria histórica, sus tradiciones culturales. Ahora me siento un poquito parte de la vida cultural de ese país, al menos de San Petersburgo”

Gustavo Plis Sterenberg

“En el Royal Ballet me pulieron, refinaron, en cada obra, en cada personaje. La cantidad de trabajo que tenemos allá, la cantidad de funciones, logra afinar y estilizar a los bailarines. Hacemos entre cuatro y seis funciones por semana”

Iñaki Urlezaga

“La Argentina está pasando por momentos difíciles. Cuando yo tenía 20 años, había más tiempo para ensayar y bailábamos mucho más seguido. Hoy aconsejaría que traten de sacar el mayor provecho de ese poco tiempo que les puede dedicar el profesor”

Mario Sideris

“Sigan sus sueños, trabajen duro, no esperen que las cosas sucedan, háganlas suceder, busquen al maestro que consideren mejor para su estilo personal”

Patricia Mc Bride

“Si están enamorado de este arte, por todos los medios, sigan adelante. Si tienen laguna duda, no lo hagan, porque es muy duro. Si tienen amor por esto, es una forma fantástica de expresarse”

Viviana Durante

“Para un bailarín joven, siempre la clase es importante. Para crecer en la carrea: funciones, bailar la mayor cantidad de ballets que se pueda (…) a mi edad tengo que hacer dos clases por día, para seguir en forma”

Irek Mukhamedov

“La dirección del Ballet de Santiago vino a la Argentina hace ocho años, y aunque no me presenté a la audición me vieron en una clase de Mario Galizzi, y me ofrecieron un contrato como cuerpo de baile. Tenía 19 años. Me fui porque acá me dijeron “no”, de haber ingresado al Colón, no sé si me hubiera ido”

Luis Ortigoza

“No deben estar condicionados si no tienen el tipo ideal. He visto gente con graves problemas pero con una enorme voluntad, que han hecho una buena carrera con inteligencia y perseverancia. No así, gente con muchísimas condiciones sin inteligencia y sin perseverancia o demasiados seguros de las dotes que el buen Dios les ha dado”

Enrique Gutiérrez Firpo

“Creo que los folklores son más sensuales que la danza clásica, que proviene de una época de triunfo de la espiritualidad que busca la liviandad. Esa mujer vestida de blanco y en puntas es una metáfora”

Ana María Stekelman

“Mi carrera profesional está plagada de circunstancias no ideales. Para mi era claro que estaba apostando al futuro, porque yo quería dirigir, decidir y hacer mi trabajo”

Ricky Pashkus

“La visión del arte y por lo que existe es para que todos lo gocen, tanto el que lo interpreta como el que lo ve”

José Zartmann

“Llegué a esta Argentina que está habitada por una violencia económica, de lucha, paros generales, frustración y dolor, y sin embargo he visto espectáculos para pocas personas que me dieron la sensación de catacumba. Donde la ida espiritual, lo sagrado, todavía puede ser realizado”

Eugenio Barba

“Ser un bailarín no es un trabajo, es una vocación. Es muy duro y es muy corto. Tenés que hacer cada día con el cien por ciento de tu esfuerzo. Nunca debes desperdiciar ni un minuto”

Marilyn Burr

“No existe profesión más maravillosa que el ballet”

Oleg Vinogradov

“Si tuviera que elegir una escuela, elegiría la mía. Después viajaría por todo el mundo y recibiría las otras enseñanzas. En la Vaganova trabajamos mucho los brazos, piernas, saltos y el interior del artista”

Diana Vishnieva

“Es muy importante que las instituciones noten que cuando ayudan económicamente, la danza argentina tiene buena representatividad en el exterior. A veces sólo necesitamos un pequeño apoyo para poder hacerlo”

Roxana Grinstein

“Los gitanos podrán bailar mejor, pero eso no quiere decir que hayan traído el flamenco a España”

Mariemma

“Probablemente para la gente este tipo de vida es muy dura. Para mi es un placer. Estamos todo el día en el teatro durante la temporada de funciones”

Paloma Herrera

 


 

 

 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)