Inicio arrow Noviembre 2013 (Año 20 - Nº 226) arrow Robert Battle
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Robert Battle Imprimir E-Mail
domingo, 10 de noviembre de 2013

Comentario

¿Qué Dice tu Mirada?

Por Agustina Llumá

Una vez más llegó el Alvin Ailey American Dance Theatre a Buenos Aires, y causó sensación, sobre todo en las jóvenes generaciones, que -preciso es decirlo- no sabían siquiera de su existencia

 

Como se señaló en la nota publicada en Balletin Dance Nº 224 (septiembre de 2013) la compañía es sólo uno de los engranajes que hacen a la gigantesca Organización Ailey, que puede describirse con la siguiente frase de su fundador: “La danza es un acto de progreso, un acto de crecimiento, un acto de música, un acto de enseñanza, un acto de celebración, un acto de alegría”. Eso es lo que se refleja en cada acción que emprende la institución.

Balletin Dance dialogó con Robert Battle, en su segundo año al frente de la dirección del Alvin Ailey American Dance Theatre, con respecto a las particularidades del elenco, del legado del genial coreógrafo y del equilibrio encontrado entre la tradición de su repertorio y las nuevas creaciones.

El Congreso de Estados Unidos ha declarado al elenco Embajador Cultural del país, sin embargo para Battle este dictamen no modificó en nada aquello que venían haciendo desde hace muchísimos años, “Hemos estado haciendo esto por muchos años, desde que la compañía empezó. Sobre todo se trataba de viajar a lugares donde nunca habían visto performances afro-americanas. Con una obra como Revelations, creada por Alvin Ailey en los años 1960s, que posiblemente sea la mejor representación de aquel momento importante para la historia de nuestro país, acerca de gente triunfando sobre el mal”.

En nuestra ciudad, diferentes integrantes del elenco dictaron seminarios en estudios privados, pero también se acercaron a los centros de formación en danza estatales. Al respecto el director aseguró que “amamos viajar a otros países y tener audiencias [charlas y talleres] como las que tuvimos aquí en Buenos Aires, en las que podés escuchar a los estudiantes en sus procesos de experimentación. Es maravilloso, es intercambio de verdad”.

 

Equilibrio

Cuánto hay que conservar y cuánto hay que innovar en una agrupación de este tipo, que según el propio Battle fue la primera compañía de danza moderna de repertorio, algo rarísimo en aquellos años. “Pero Alvin Ailey no quería que fueran solamente sus coreografías, así que convocó a otros creadores. Como Garth Fagan, de quien mostramos en Buenos Aires su trabajo From Before de 1978, que solamente lo había bailado su elenco, o como tener a Ron Brown con Grace este año. Siempre mirando al pasado, al presente y al futuro”.

 

¿Cómo se decide qué obras se deben incorporar al repertorio del AAADT?

“Me interesa particularmente que la obra conecte con el público. E incluso aunque la pieza ya haya sido bailada por otras compañías muchas veces, si puedo formar una imagen de mis bailarines aportando algo especial a esa coreografía, si creo que podemos agregarle otra dimensión, y conectar con la audiencia, para mi eso es lo que vale”.

Y efectivamente eso se vio en Petite Mort de Jirí Kylián. “Esa es la cuestión. Yo he visto Petite Mort durante muchos años, es un trabajo hermoso efectivamente, pero sabía que nosotros podíamos agregar más todavía, si fuese posible, en términos de la forma en que nosotros bailamos ¿sabes? En la calidad emocional”.

La compañía hoy está integrada por bailarines de diferentes etnias, “Oh si, desde japoneses hasta… no puedo ni pensar, hay muchos orígenes -Battle, intentó revisar en su mente la nómina de bailarines y sonrió-. Eso también era importante para Alvin”. Actualmente se realiza una audición abierta cada año para incorporar bailarines al elenco, sin embargo “muchos de ellos, fueron parte de la escuela Ailey, se graduaron, muchos bailaron con Ailey 2, nuestra compañía junior, que tiene doce bailarines. Mr. Ailey la creó en 1974 porque quería un camino intermedio entre ser estudiante y comenzar a actuar profesionalmente”.

 

¿Qué debe tener un bailarín para integrar el elenco?

“Busco un buen entrenamiento, eso es importante. Tenés que tener técnica y una habilidad técnica especial. Cuando pienso en movimiento, es acerca de la comunicación. La razón por la que movemos la boca, las manos, nuestros gestos… es para comunicar algo acerca de nosotros mismos a alguien más: miedo, deseo, goce, alegría. Entonces, busco un bailarín que no se haya olvidado de eso. Un bailarín que sea capaz de tomar todos esos movimientos complicados para decir algo. Porque yo quiero que el público se vaya del espectáculo sintiendo que se conectó con la compañía a través de los bailarines. Eso es lo más importante que tenemos y es eso lo que mantendrá a las artes como importante. No significa que nos transformemos en una postura ufanada de Oh!! Soy un Artista. Me refiero a tener claro ¿por qué? ¿Por qué bailás? Bailar es tan difícil, así que ¿por qué bailás? Siempre busco en los ojos del bailarín, en su mirada, si todavía se acuerda de eso”.

 

Consejo para jóvenes

“Mi consejo es siempre el mismo: empieza donde estás. Donde sea que estés, ya sos un bailarín si lo crees en tu corazón. Así te paguen o no por hacerlo. Yo no empecé a bailar porque creí que algún día fueran a pagarme por ello, sino porque no podía evitarlo. Por ejemplo, Takademe, uno de los solos que coreografié y que presentamos aquí, de 3 minutos, lo creé cuando ya estaba bailando; pero en New York a veces es muy caro conseguir un estudio. Entonces lo hicimos en la casa de un amigo en Queens, en un lugar muy pequeñito, empecé donde estaba, no esperé a tener un gran estudio con el piso perfecto y todo eso. Estaba interesado en hacer algo. A veces la gente espera el momento perfecto, y el momento perfecto es ahora, donde estás. Así que si tenés que hacer lo que sea, como ir a youtube e imitar lo que ves porque no podes pagar una clase... ¡hacelo!. Cuando las oportunidades lleguen tenés que estar preparado. Creo que esa es la clave, y vas a encontrar muchas historias parecidas de mucha gente exitosa, que simplemente empezaron, no esperaron. Ellos dijeron voy a empezar a descubrir cómo puedo hacerlo”.


 
< Anterior


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)