Inicio arrow Con Santaolalla
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Lo nuevo

Manual de ayudas en gimnasia
Manual de ayudas en gimnasia
$ 595,00
Comprar

Ciencia que Baila
Ciencia que Baila
$ 160,00
Comprar

Cantos y danzas del Atlas + CD
Cantos y danzas del Atlas + CD
$ 420,00
Comprar

Rosario
Rosario
$ 620,00
Comprar

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Twitter

Twitter
Formulario Nº 960/NM
Con Santaolalla Imprimir E-Mail
jueves, 10 de octubre de 2013

Entrevista

“La Danza es Nuestra Vida”

Por Fernanda Natalia Gómez

Analía Morales y Gabriel Ponce son pareja de vida y bailan juntos desde hace 14 años. Son asistentes coreográficos del Ballet Folklórico Nacional, trabajan en la compañía de Tango x Dos y realizan la asistencia coreográfica y del show del local Señor Tango. Su próxima parada: Canadá, junto al reconocido Santaolalla donde presentarán Arrabal, un espectáculo de danza acompañado de la música de Bajofondo, dirigidos por Serio Trujillo

 

Integraban el Ballet Folklórico Nacional bajo la dirección de Norma Viola, cuando se conocieron. Gabriel Ponce debía aprender a bailar tango y Analía Morales comenzó a ayudarlo. “A los seis meses nos pusimos de novios” recuerda ella. “Hace 10 años hubo una audición para ingresar a la compañía Tango x Dos de Miguel Ángel Zotto, en la cual quedamos y nos fuimos del Ballet. Ese fue nuestro comienzo como pareja de tango y el momento en el cual dedicamos nuestras vidas por completo a la danza”.

En escena tienen un estilo propio, en el que priorizan las líneas y la elegancia. “Para lograrlo, estamos todos los días de 10 de la mañana a las 2 de la mañana fuera de casa. Tomamos clases de clásico con Alejandro Totto que es nuestro maestro y ensayista. Para nosotros es muy importante la preparación y el ensayo”, detalló Morales.

“Solamente hacemos tango salón en milongas y entre amigos” explicó Ponce. “En lo profesional, nos dedicamos exclusivamente al tango escenario. Intentamos exaltarlo y darle categoría mediante una limpieza y una postura que venga de la danza clásica, sin perder lo que es la esencia del tango”.

La idea de hacer un espectáculo propio, quedará para el futuro. “Hoy en día, si bien no somos muy jóvenes (Morales 36 y Ponce 37 años), tratamos de hacer lo que más nos gusta: bailar, bailar y bailar” aseguró ella llena de entusiasmo.

 

¿Qué es la danza para ustedes?

Analía Morales: Mi vida. No sabría vivir de otra forma (risas), este es mi trabajo. Me dio la posibilidad de conocer lugares y gente hermosa, de tener amigos. De contar hoy con los bailarines del Ballet Folklórico Nacional que todos los días me dan tanto cariño (mientras lo relata, sus ojos se llenan de lágrimas). Lo que más rescato es el cariño que ganamos de las personas con las cuales trabajamos. Para mí un abrazo de un compañero, de un alumno o mismo de alguien que viene a ver un espectáculo es lo mejor que tiene esto”.

 

¿Qué sacrificios debieron pasar por dedicarse a la danza?

“Hace 10 años que no tomamos vacaciones. A veces te agota mucho porque no hay descanso y como la carrera del bailarín es muy corta, uno quiere explotar al máximo el tiempo que nos queda. El cuerpo empieza a tener sus limitaciones, empieza a pasar pequeñas facturas o grandes (enfatiza con risas). En lo personal -confiesa Morales- está postergado el tema de la maternidad. Tengo muchas ganas de ser mamá, de hecho perdí dos embarazos, quizás después del proyecto en Canadá lo intentemos.

¿Y cuáles son sus gratificaciones?

Al unísono ambos concuerdan: “El aplauso”. Para Gabriel Ponce lo más gratificante de su carrera como bailarín, es “que después de horas de ensayo las cosas salgan bien. En el escenario se vive un doble desafío: el disfrutarlo uno y que lo disfrute el público, y cuando eso pasa siento que gané”.

¿Cómo fue trabajar con Julio Bocca?

GP: “Entramos en el Ballet Argentino mediante una audición. Cuando Julio fue nombrado embajador del vino de Wines of Argentina, nos dijo que le gustaba lo que hacíamos y que quería que lo acompañáramos por el exterior. Estuvimos en New York, Canadá y Londres, entre otros. Trabajar con él fue un placer, es una persona súper humilde”.

¿Qué esperan del proyecto que van a realizar con Santaolalla?

AM: Para nosotros es un proyecto muy importante. Es una obra muy fuerte, muy exigida. En noviembre comenzamos con los ensayos de lunes a sábado de 10 de la mañana a 6 de la tarde. A mediados de enero se va a estar estrenando en Toronto, Canadá, y permanecerá en cartel durante cuatro meses. Es una obra de tango con música de Bajo Fondo. Está dirigido por Sergio Trujillo, quien tiene cinco obras en Broadway y coreografiado por Julio Zurita.


 
< Anterior   Siguiente >