Inicio arrow Flamenco
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Bailaora de lo Incierto Imprimir E-Mail
jueves, 10 de octubre de 2013

Flamenco

La Bailaora de lo Incierto

Por Guillermo Chulak

 

“Con mi baile y la música encontré la alegría y la belleza de la vida”, dice la apasionada andaluza, Carmen La Talegona, en su segunda visita a Buenos Aires

 

La cordobesa perteneciente a la estirpe flamenca de “Los Talegotes” se presentó dos veces en agosto de este año en el Centro Cultural Borges, junto a los artistas de esta ciudad: Maximiliano Serral, Eugenio Romero y José Pájaro Auxina en cante, Carito Echegaray y Laura Manzella como bailaoras, Mariano Manzella y Rodrigo González en guitarra flamenca, y Alejo Alessandro y Juan Romero Cádiz en caja.

 

¿Qué es lo más difícil que intenta trasmitir en Argentina?

El flamenco auténtico que siento en mis carnes, porque es lo único que puedo intentar transmitir. No es muy difícil al final, porque es lo que hago independientemente si la gente me entiende o no. Es lo que sé hacer y punto.

Hay muchos estilos y gustos en el flamenco, entonces no trato de demostrar que un estilo es mejor que otro, sino cómo es el mío. Entonces, lo que busco es compartir mi autenticidad y pureza.

Creo que pureza y autenticidad van en caminos paralelos. Cuando digo “mi pureza,” es lo que llevo dentro que sale cuando bailo flamenco. La pureza está en uno mismo y si uno está en contacto con su pureza, con su verdad, pues salen cosas más auténticas porque lo hace suyo, a su manera, que es la única forma verdadera. Se puede aprender de alguien, porque nadie nace sabiendo, pero lo interesante es hacerlo tuyo. Todo vale si tiene autenticidad. Después, te puede gustar, más o menos, pero por lo menos lo ves bien hecho. Eso es lo que siempre intento a compartir con mi público: flamenco auténtico y puro que sale de dentro. Por eso, mis movimientos siempre son inciertos. Me encanta improvisar.

 

¿Cómo es la propuesta que trajo a Buenos Aires?

Talegonear… Lo pensé como forma de homenajear a mi familia por diferentes palos del flamenco. El espectáculo es todo un sentimiento, homenaje y tributo a mi saga, familia, pasión y vida entera.

 

¿Qué recuerdos se lleva de Argentina?

“Amor, cariño y respeto de todas las personas maravillosas de este país que adoro”, dice Carmen apasionada en el decir, pero serena en las formas. Muy lejos de la intensidad que demuestra sobre los tablaos. “Cuando subo al escenario ya no soy la misma. Me transformo, me salen cosas que no parecen mías... Me libero. Si bien ya no soy tan tímida como cuando era niña, soy más normalita en la vida que en escena”, reconoce a horas de continuar su gira por Brasil. Más adelante también visitará Uruguay y México. Antes de arribar a nuestras tierras participó en el Festival Flamenco de Japón Cinco Bailaores y Cinco Bailaoras junto a Farruquito, Farruco, La Moneta, Juan de Juan y Karime Amaya, entre otros. En la actualidad además compagina su trabajo de docencia con diferentes colaboraciones y actuaciones en compañías y en distintos tablaos de España y otros países. Hoy está instalada en Madrid desde hace 18 años, aunque eso de instalada pareciera una forma de decir: la bailaora gitana, sobrina de la reconocida saetera María “La Talegona” y del célebre cantaor Talegón de Córdoba, lleva sus andaduras en su sangre ancestral.

 

¿Qué ciudades o países tienen más afición al flamenco?

Si una afición flamenca foránea salta a la vista, esa es la japonesa. Los quince mil kilómetros que separan al país nipón de tierras andaluzas, no suponen impedimento alguno para los miles de japoneses enamorados del arte jondo. Pasito a pasito, el flamenco en Japón forjó su propia historia. Lo cierto es que muy pocos artistas flamencos no conocieron Japón. En estos últimos quince años hubo decenas de actuaciones de artistas españoles: Paco de Lucía, Ballet Nacional de España, Cristina Hoyos, Joaquín Cortés, Sara Baras, María Pagés, Manuela Carrasco, Vicente Amigo... son algunas de las primeras figuras que van constantemente. Hay ciudades donde el flamenco es tan popular que hay academias e incluso mucho, pero muchísmo trabajo en el flamenco. También es muy popular en todo California, Nuevo México y Nueva York. Después, hay sitios donde el flamenco no existe, por ejemplo, Alabama. Los japoneses, estadounidenses y brasileños, son los turistas más aficionados al flamenco. El flamenco, como parte de la cultura española, es un atractivo indiscutible del país de cara al turismo exterior. Los turistas que llegan a Madrid no restan de su presupuesto del viaje la asistencia a un tablao flamenco, a pesar de la crisis que afecta a todo el mundo. Japón también un refugio... os vais temporadas largas. Yo no estoy demasiado tiempo, pero sí que van muchos a trabajar allí. Se trabaja muy bien y muchísimo… sobre todo con las clases, son muy exigentes. No esta Japón como hace 20 años, pero hay mucha afición y un núcleo muy importante donde cada vez hay más españoles. Y es importante que te conozcan, hacerse un nombre ahí.

 

¿Se siente una abanderada del flamenco?

Pues, no se si tanto, pero mi objetivo es incentivar la experimentación y producción desde el arte flamenco hacia nuevos posibles formatos por fuera del tablado tradicional andaluz. Me gusta dar relevancia a la reflexión, proceso creativo, intercambio con los espectadores y con el propio medio, y a su vez a la integración del flamenco en el campo actual de la danza contemporánea y, si se quiere, teatro independiente.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)