Inicio arrow Septiembre 2013 (Año 20 - Nº 224) arrow Alvin Ailey
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Alvin Ailey Imprimir E-Mail
martes, 10 de septiembre de 2013

Nota de Tapa

Tributo a la Herencia

Por Eliana Gissara

La compañía de danza moderna Alvin Ailey American Dance Theater regresa a la Argentina, del 26 al 29 de septiembre en el Teatro Coliseo, con dos programas que condensan el espíritu afroamericano a través de los sonidos y el movimiento

En su segunda temporada como director artístico, Robert Battle apuesta a la mixtura del repertorio clásico de la Alvin Aley American Dance Theater (AAADT) y las nuevas dinámicas coreográficas que actualizan su tradición afroamericana. La compañía presentará en el programa A las obras Revelations y Night Creature del fundador, Takademe de Robert Battle y Grace de Ronald K. Brown. El programa B estará compuesto por From Before de Garth Fagan, Strange Humors de Battle, Minus 16 de Ohad Naharin y nuevamente Revelations de Alvin Ailey.

“Estoy muy contento de seguir ampliando el repertorio de AAADT en esta temporada, incorporando nuevas voces y talentosos coreógrafos contemporáneos que muestran la profundidad y la versatilidad del talento de los bailarines”, señaló el director artístico, que en esta oportunidad exhibirá dos coreografías, Strage Humors y Takademe.

La primera, muy aclamada por el público, muestra el enfrentamiento entre dos hombres con secuencias que van desde la agresión a la picardía, alternadas en sonidos de cuerdas y tambores africanos. Con influencia de danza kathak, la segunda obra navega en la mística hindú haciendo gala de movimientos depurados y saltos, bajo un ritmo acelerado y percusivo.

Por otra parte, el ballet AAADT presentará From Before del innovador maestro de la danza moderna Garth Fagan, ganador del premio Tony en 1998 por la mejor coreografía El Rey León. Será la primera vez que una compañía distinta a su homónima lleve al escenario esta puesta, que combina ritmos de la danza africana e influencias caribeñas. También interpretará Grace, una obra originalmente creada por Brown para la compañía en 1999 y que ha vuelto al repertorio en una nueva versión, entre la danza moderna y la gestualidad del África occidental.

“El público tendrá la oportunidad de experimentar estos nuevos tesoros, junto con reposiciones de obras notables presentadas en la temporada pasada y un programa en el que se destaca especialmente la virtud de nuestro fundador, el legendario Alvin Ailey", resume Battle, previo a la gira que los llevará a Brasil y Argentina.

La AAADT está compuesta hoy por más de 30 consagrados bailarines, que sostienen desde el escenario la distinción “Embajadores Culturales en el Mundo” concedida por el Parlamento de Estados Unidos. No es poco para una compañía de su envergadura, que se ha presentado ante 23 millones de personas, en 71 países de los 6 continentes.

Revelations, la obra maestra de Ailey

El público argentino también podrá disfrutar de Revelations, la obra más representativa del estilo Ailey. Se trata de un clásico, un tributo a su herencia y a su genio. La pieza, originada en 1960, remite a las crónicas de la niñez de su autor, en la ciudad norteamericana de Texas. A través de una danza variada, el coreógrafo indagó en la condición humana y se fundió en los rituales de la tradición gospel. Exploró con fervor el espectro emocional del ser que va de la más profunda pena a la más santa alegría.

Ailey, quien tenía 29 años al crear esta pieza, se inspiró no sólo en la gestión simbólica del cuerpo afroamericano sino que también hizo propia su música, de carácter religiosa. Sobre su creación, el artista reflexionó: “Sentimientos profundos, fe, esperanza, alegría y tristeza que se expresan a través de los coros, los predicadores, los diáconos… la espiritualidad de la religión bautista y los cantos evangélicos. De niño recuerdo que ellos cantaban y tocaban la música con tal fervor que no sólo los oía sino que también los veía. Traté de poner todo ese sentimiento en Revelations”.

El ballet es, por otra parte, un ícono que representa los mecanismos de supervivencia que permitieron a los esclavos africanos mantener su mente en libertad aún en cautiverio. Además de destacarse por las dinámicas coreográficas, Revelations se sostiene argumentalmente desde los sonidos, mediante los denominados ritmos negros. “Las canciones son poéticas y representan un conjunto de ideas que vienen a mi cabeza; la energía juvenil y el entusiasmo son el reflejo de mis propios sentimientos acerca de la opresión que sufrieron los afroamericanos en Texas. Se trata de recrear la música que se escuchaba mientras las mujeres vendían manzanas y cantaban canciones espirituales; todo eso, sumado a los recuerdos más íntimos de mi madre dando vueltas alrededor de la casa”, rememoraba el artista, que falleció de una grave enfermedad en 1989.

 

El legado

Una de las características más distintivas de la AAADT es su carácter multirracial. La integración de las etnias es el pilar primero que supo transmitir Alvin Ailey no sólo a través de sus coreografías sino también en la composición de los grupos de trabajo. Este atributo es en gran parte el legado de su maestro Lester Horton, fundador del primer ballet que incluía afroamericanos entre sus miembros. Tras la muerte de su mentor, Ailey se convirtió en director de su compañía y empezó a diseñar sus propias creaciones.

En 1958 erigió la AAADT para llevar a la realidad sus ideas: un grupo de personas dedicado a enriquecer el patrimonio de la danza moderna estadounidense y preservar la singularidad de la experiencia cultural afroamericana, en una sociedad que había sufrido los peores pecados de la guerra civil. Con el correr de los años, Ailey se consolidó como uno de los principales exponentes de la danza que fomentó los programas de promoción de las artes en la educación, con particular atención en el desarrollo de las comunidades marginadas.

Hoy, la AAADT es un engranaje más de la denominada “organización Ailey” que incluye, además del cuerpo de baile principal, un establecimiento educativo donde se preparan más de 3500 bailarines por año (una de las docentes es nuestra compatriota Graciela Kozak), una compañía complementaria Ailey II, para entrenar a nuevos talentos en una especie de semillero de artistas y un programa de extensión especialmente diseñado para el aprendizaje de amateurs de danza moderna.

“La danza es un acto de progreso, un acto de crecimiento, un acto de música, un acto de enseñanza, un acto de celebración, un acto de alegría”. Esta frase de Alvin Ailey se replica hoy en cada emprendimiento que llevan a cabo desde su escuela.

Con sede en New York, el objetivo que guía a sus directores, tal como ayer, es utilizar la danza para educar, inspirar y entretener. Bajo esta perspectiva, pusieron en marcha un programa de acercamiento interdisciplinario llamado Revelations, que se implementa en escuelas públicas de distintas ciudades de Estados Unidos. Utilizando la obra más trascendente de Ailey, el programa busca ser un marco para el estudio exhaustivo del lenguaje, los estudios sociales y la danza.

“Hay una especie de un acontecimiento ritual para transmitir toda la sabiduría y la experiencia de los bailarines veteranos a los más jóvenes”, señaló Battle. Y agregó: “Eso está en la tradición africana también. Y hay algo que sucede durante la actuación, cada vez que sube Revelations al escenario, que supera toda sensación de aburrimiento o cansancio de hacer la misma obra. Definitivamente es una pieza que te atraviesa y se apodera de tu cuerpo, en el más amplio de los sentidos”.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)