Inicio arrow Roxana Grinstein
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Roxana Grinstein Imprimir E-Mail
lunes, 10 de junio de 2013

Entrevista

Entre la Creación y la Gestión

Por Agustina Llumá

 

Roxana Grinstein estrena Lub-Dub, que se presentará los sábados de julio en su propia sala El Portón de Sánchez, a la vez de dirigir la Compañía de Danza del Instituto Universitario Nacional del Arte. En esta entrevista habla de las dos obras y las características de su gestión

 

Corazón Vulnerado

Por cada latido que realiza el corazón, emite dos sonidos, separados uno del otro por un silencio. Estos ruidos suelen describirse fonéticamente como “lub dub”, de allí el título del próximo estreno de Roxana Grinstein. El uso de las zapatillas de punta sumado a las tablas de multiplicación de las matemáticas, servirán de herramienta para esta metáfora, que se centra en los cotidianos ultrajes a los que nos vemos sometidos a diario los seres humanos citadinos.

Carla Rimola y Julia Gomez serán las encargadas de relatar en cincuenta minutos, aquellas miserias cotidianas, desde hacer una cola para realizar un trámite, la visita al médico o estudiar. “Las puntas y las tablas de matemáticas son dos metáforas por las cuales deambula el trabajo que tienen que ver con estos sometimientos cotidianos, pequeños, nada terrible, pero donde uno se va perdiendo un poquito” detalló Grinstein.

Para esta creación, la coreógrafa convocó a estas bailarinas “que fueron parte de la Compañía del IUNA años atrás. Es un proyecto que tenía en mente hace unos años, que tiene un subsidio de Prodanza”. Lub-Dub cuenta con asistencia coreográfica de Maite Salzs, música de Martín Ferres y Juan Pestaña, escenografía de Ariel Vaccaro e iIluminación de Alfonsina Stivelman.

 

Clásico, neoclásico, contemporáneo

En esta necesidad generalizada de definiciones, o etiquetas, en reglas generales, cuando se habla de danza contemporánea con el uso de puntas, inmediatamente se piensa en un estilo neoclásico. Sin embargo este no será el caso de Lub-Dub. “No, esto no es así”, afirma la coreógrafa. “Tomando algunas ideas para hablar de esto que es meter el cuerpo dentro de algo, tomé la idea de las puntas y la manera de estudiar las tablas de multiplicar repetidamente, como lugares en el cual el ser humano se siente de alguna manera sometido, es una metáfora para hablar de este universo”.

 

Las puntas

Grinstein asegura haberse divertido creando esta pieza, sobre todo al descubrir en el uso de las zapatillas de punta, tan propias de las bailarinas de ballet, recursos externos a la danza contemporánea. “Sinceramente, encontramos un recurso muy generoso, curioso y diferente. Por supuesto, en materia del cuerpo, nos lleva a otro lugar, que no es el cuerpo que estamos habituados a transitar desde el contemporáneo”.


La Compañía del IUNA

Hace casi ocho años, Roxana Grinstein tomó la dirección de la compañía de Danza del IUNA (ver Nota de Tapa de esta edición). Desde entonces, “más que dirigirla, fue armar una estrategia con una estructura de compañía, una programación. Allí se trabaja de lunes a sábado, cuatro horas, y los alumnos tienen equivalencias” expresó la coreógrafa en su rol directivo. Así, el elenco, “tiene un diseño absolutamente personal que tiene que ver con estas estrategias, que priorizan el entrenamiento, fundamentalmente, para que vaya acercándose a la profesionalización y a la enseñanza de la profesionalización”.

Grinstein convoca a diferentes maestros y coreógrafos “para que los alumnos puedan ir descubriendo distintos materiales todo el tiempo, que estén estimulados” -y agregó- “he decidido básicamente que no sea una compañía de autor, que no sea una compañía personal mía, a tal nivel que cuando quiero armar una coreografía lo hago afuera”. Con la cristalización de convenios con diferentes organismos nacionales y extranjeros, maestros de variadas nacionalidades se han acercado a impartir sus métodos de trabajo, a la vez de haber viajado la compañía a otros países.

El grupo se ofrece en una doble vía de profesionalización y experimentación. “Por un lado está la idea de los alumnos tomando estas clases, trabajando en la idea de una compañía con repertorio, con reposiciones y con repartos, y por el otro lado está la posibilidad para coreógrafos de acceder a un grupo humano de veintipico bailarines, en un espacio propio, que se consiguió últimamente”.

Por otro lado, el recambio de bailarines se produce en diferentes momentos, permaneciendo cada bailarín alrededor de dos años en el elenco. Esto brinda “la posibilidad de que más estudiantes puedan transitar este espacio, que cada dos años o tres a lo sumo, va cambiando su población”. En este período “unos bailarines les pasan el repertorio a otros”, formando también a las futuras generaciones “en los distintos rubros que el hacer de la danza nos invita a tener, desde ya sea por un lado intérprete, muchas veces reponiendo las obras (incluso cuando ya se han ido de la compañía), asistiendo a la compañía y también hemos hecho algunas experiencias de montajes para experimentar en términos de autoría”.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)

Hay 2 invitados en línea