Inicio arrow Diciembre 2013 (Año 20 - Nº 227) arrow Andrea Servera
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Andrea Servera Imprimir E-Mail
viernes, 10 de mayo de 2013

Entrevista

Una Propuesta Todo Terreno

Por Paloma Portnoy

 

Andrea Servera crea a partir del cruce entre distintos mundos de movimiento y, desde su rol de directora de la compañía Combinado Argentina de Danza, fusiona hip hop, folklore y danza contemporánea para investigar otras maneras de bailar

           

Autodefinida como “artista de danza”, esta bailarina y coreógrafa egresada del Taller de Danza Contemporánea del Teatro General San Martín no se queda quieta sino que continúa relacionando múltiples lenguajes corporales con diferentes contextos sociales. Esta búsqueda que comenzó en el año 2000 cuando trabajó en el Gran Buenos Aires con jóvenes artistas en situación de pobreza en la fundación Crear Vale la Pena, pasó por un taller de danza en la cárcel de mujeres de Ezeiza y llegó hasta las pasarelas del Buenos Aires Fashion Week.

 

En 2005 Servera sufrió un accidente automovilístico que la dejó inmovilizada por un año, tomó esta experiencia y la incorporó a su proceso creativo a través de la obra Como una Niebla. A partir de estas vivencias siguió indagando hasta que en 2011, producto de un video realizado para el primer Mercado de Industrias Culturales Argentinas (MICA), surgió el Combinado Argentino de Danza, un grupo de bailarines de hip hop, folklore y danza contemporánea que realiza performances en todo tipo de escenarios, desde la Ciudad Cultural Konex, la villa 21-24 de Barracas, las giras por las provincias en los PreMICA, o la Plaza Garay de la Estación de Tren de Constitución, entre otros.

 

¿Cómo surge la idea del Combinado Argentino de Danza?

Apareció a partir de algo que venía trabajando y pensando hacía mucho en mis obras: incorporaba chicos que bailaban hip hop o que venían de otro lugar de aprendizaje y también de otro lugar social. Siempre me interesó indagar en la danza en otros contextos y en otro tipo de personas, no sólo trabajar con lo que estoy acostumbrada, sino curiosear en otros mundos, porque me gusta cómo se nutren entre sí.

 

¿Cuál es la propuesta de este grupo?

Es un equipo de bailarines que está muy entusiasmado en probar diferentes movimientos y locaciones porque el eje está puesto en la improvisación. Tenemos un  formato móvil y flexible que siempre está abierto a que se sume gente cuando vamos a dar un taller o seminario. Intentamos trabajar con exigencias mínimas, buscamos generar una danza que se atreva a bailar donde sea. Nuestro requerimiento básico es que haya sonido para que el dj Villa Diamante pueda poner la música y micrófono para que Milo (n.d.r: uno de los integrantes del Combinado) pueda hacer su set de beatbox. Después cada uno se cubre y se pone lo que necesita para bancarse el espacio.

 

¿Cómo sigue el año para ustedes?

En junio presentamos en Rituales de Pasaje del Teatro San Martín algo que, por ahora, se llama Tu Casa. Vamos a hacer cuatro funciones, los viernes y sábados de mitad y fin de mes. Se trata de una idea nueva, estamos experimentando y probando para ver a dónde nos lleva. Para nosotros esto es importante y fuerte porque no es cualquier escenario. Tengo otros planes que no son del equipo propiamente dicho pero en los que todo el elenco es del Combinado. No se me ocurre llamar a otros porque ya son como mi familia, me cuesta correrme de ese cruce de lenguajes que armé.

 

¿De qué se tratan estos proyectos?

Reestreno Como una Niebla, una obra que reflexiona sobre los días después del accidente, dirigida por mí y en la que bailo junto a cuatro chicos del equipo. La calidad de las luces, los videos y los cuerpos de los bailarines intentan recrear la atmósfera de sensaciones de ese momento. Con esta propuesta nos vamos a Cipoletti la primera semana de junio y a Rosario a fines de agosto. Además durante las vacaciones de invierno presento un espectáculo para chicos, Cielo Stravinski, en el Centro de Experimentación del Teatro Colón con cinco integrantes del Combinado. Los nenes van a tener que recorrer y circular a través de situaciones muy visuales. Es una relectura del compositor ruso basada en lo que él nos inspira. Mi idea es se queden con la curiosidad y tengan ganas de preguntar quién fue y qué proponía.

 

¿Qué distingue al Combinado y sus derivados de otros trabajos que hizo?

Para mí sirve para pensar las relaciones de jerarquía al interior de la danza y esto se refleja en nuestras presentaciones. Intentamos construir algo horizontal, las clases las damos entre todos y el proceso creativo es conjunto. Resulta muy interesante ver dónde queda la división entre el que puede y el que no, el que dice cómo se hace y el que tiene que aceptar. Durante este experimento yo estoy con ellos tratando de crecer y madurar como artista. Intento vivirlo como un aprendizaje enorme para mí. 


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)