Inicio arrow Noviembre 2013 (Año 20 - Nº 226) arrow Danza española
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Danza española Imprimir E-Mail
lunes, 11 de marzo de 2013

Danza española

Arias y Mazzini, Señores Artistas

Por Guillermo Chulak

Claudio Arias y Jorge Mazzini participan en ¡Viva la Copla!, espectáculo que repasa el repertorio de la música popular española, en el Teatro Astral

 

“Ese barco velero cargado de sueños, cruzó la bahía, me dejó aquella tarde agitando el pañuelo, sentada en la orilla. Marinero de luces, con alma de fuego y espalda morena, se quedó tu velero perdido en los mares, varado en la arena. Olvidaste que yo gaviota de luna te estaba esperando”. Cintia Reina, cantante argentina de copla y flamenco, entona con vibrantes acentos Ese Barco Velero, de la más grande de la copla española Isabel Pantoja, en ¡Viva La Copla!. El nuevo espectáculo dirigido por Jorge Mazzini, es interpretado por la compañía Cantares de España, con las actuaciones especiales de Maricruz Utrera, Liliana Benard y Juan Carlos Puppo y la participación del primer bailarín Claudio Arias junto al Ballet Clásico Español, integrado además por Marysol Calvo, Emilio Conte, Dante De La Barrera, Mónica Luque, Jessica Rosillo y Mariana Vergara.

Buenos Aires siempre ofrece la posibilidad de escuchar y encontrar en vivo a intérpretes de gran expresividad y dotes artísticas mayúsculas que se manejan con soltura y maestría en caminos que en algunos casos son reconocibles, pero bajo la mirada de un buen director, se transforman en paisajes novedosos para, en este caso, vivir ese espíritu andaluz, que se respira en cada copla. Jorge Mazzini, su creador y director, explica a Balletin Dance que “en mi casa, ya de pequeño, se escuchaba copla y zarzuela. Me interesa mucho el género del melodrama y la copla es un melodrama en cuatro minutos. Entonces, aprovechando este resurgir y replanteo de la copla, a partir de Miguel Poveda, Concha Buika, Estrella Morente, La Shica o Martirio, por ejemplo, me pareció que era un buen momento para ofrecerla a Buenos Aires como alternativa dentro del bagaje español”, argumenta sobre el espectáculo que empezó el 11 de febrero y se extenderá por siete semanas, antes de partir de gira (aunque podrían agregar más fechas).

Mazzini es un viejo y querido conocido de Claudio Arias, quien junto a su pareja Jessica Rosillo, danzan en esta obra con enorme fuerza emotiva La Leyenda del Beso: “Con Jorge nos conocemos hace años, veníamos de hacer ¡Flamenco! donde se transitó por varias obras de Federico García Lorca y, como ahora, también formé parte del trabajo coreográfico. Es muy interesante para mí, porque es una de las pocas personas que puede unir el teatro con la danza, sabiendo además mucho de flamenco, lo que genera que en escena haya una dinámica diferente...”, expresó la bailarina en el bar escuela de Arias, donde transcurrió esta entrevista.

Mazzini ya realizó varias puestas relacionadas con García Lorca y con el flamenco, tanto en Argentina como en Estados Unidos y España, entre otros países. “Mi vinculación con el flamenco viene de los ‘90, ya van veinte y pico de años, la mitad de mi carrera. En Buenos Aires existe una corriente del género a través de muchos tablaos, pero en esta ocasión con la copla pensé en un público que tal vez no se siente tan atraído por el flamenco y por eso incluí más baile clásico español”, dice. La respuesta de la audiencia es muy buena, recuerda el director, “aunque no estemos en días centrales (lunes, martes y miércoles), en varias funciones la gente aplaudió de pie, les gustó y nos esperaron a la salida para decirnos cosas lindas”. Sobre la copla, continúa, no “hay un espectáculo integral” en la ciudad, si existen “artistas que suman el género a su repertorio. Pero la copla tiene una historia que la atraviesa, una historia teatral, digamos. Por eso, este show es diferente”, remarca.

 

Copla Bailada

Claudio Arias irradia esa energía especial, tiene esa luz en la mirada que distingue a la gente que baila flamenco. Nació en Berisso (La Plata) y poco a poco fue destacándose como bailaor flamenco con un perfil propio, aunque su formación se integra en todo el espectro de la danza española. Participó en Carmen, La Zapatera Prodigiosa, Por las Calles de Madrid, entre otros títulos, mientras simultáneamente integraba la compañía estable del Teatro Avenida. Ha recibido el Diploma de Honor como Mejor Bailaor Flamenco de la Argentina (otorgado por la UNESCO, CIAD en el Día Internacional de la Danza) y fue distinguido por "su destacado aporte al Arte Flamenco en la Argentina y Sudamérica" (por el flamencólogo Pedro El Tío Rato de Almería).

“En cierta forma, los bailarines tenemos una faceta de teatro por la puesta en escena... Mi abuelo es español y cuando yo era chiquito me cantaba en gallego, de ahí me quedó su cante. Luego mi mamá me llevó a una academia española donde comencé y a los 15 años vine a Capital a estudiar, donde tuve una audición con Jorge Luis “El Chino” y Conchita España, al mismo tiempo que conocí a Jorge Mazzini como director. Después vendrían los viajes a España”.

Tanta pasión por el baile tiene una explicación en la historia del director: “Como provengo del teatro de prosa, de texto, es muy importante que el bailador comprenda la dramaturgia, sepa qué está pasando”, confiesa. “Este me lleva a trabajar desde lo actoral, por eso desarrollé un curso para bailarines para que lleguen a los mismos puntos que un actor porque, en realidad, la interpretación es la misma”, puntualiza. Y también encuentra explicación a por qué inició ese camino experimental: “Los que danzan tienen que también saber proyectar en imágenes, emocionar y no asustarse en la emoción, saber manejar intenciones, conectarse con el otro y vivenciar. Conocer la técnica en profundidad es básico, pero si sólo te quedas ahí llegás a una apreciación intelectiva. Pero a mí no me interesa el público que solo aprecia desde la cabeza, a mí me interesa que el espectador se emocione”, finalizó Mazzini.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)