Inicio arrow Enero 2012 arrow Danza árabe
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Danza árabe Imprimir E-Mail
viernes, 10 de agosto de 2012

Comentarios

Letras en Movimiento

Por Eliana Gissara

Relatos de Juan Gelman, Eduardo Galeano y otros escritores en el ciclo Letras en Movimiento: La literatura como puntapié inicial para la creación de la danza

 

Myrna, a través de su colectivo de ideas Espíritu Nómade, presentó la primera edición del ciclo Letras en Movimiento en el Teatro Bauen, que recrea desde distintos estilos de danza, memorias, textos, cuentos y novelas de todos los tiempos. La audaz apuesta, por su temática y conjunción, fue bien recibida por el auditorio. No es sencillo, el público de la danza oriental, en su sentido más amplio, no está acostumbrado a los espectáculos argumentales o temáticos. Sin embargo asistieron con entusiasmo a cada relato, entregándose aunque sea por unos instantes al mundo imaginario de las letras.

¿Por qué elegir la literatura como disparador para la creación en la danza? “Creo que la pregunta que me estoy haciendo en este momento es por qué no la elegí antes”, reflexiona Myrna, bailarina formada en danza tribal. “Soy una apasionada de la literatura desde chiquita, amo los libros desde que tengo memoria y creo que era natural que en algún momento mis dos pasiones se fusionaran en un solo proyecto creativo”.

La obra está diagramada en un número de cuadros que aluden por su interpretación a distintos textos literarios. El hilo conductor que oficia como presentador de cada relato es la locución de Teresa Focaraccio Marcón, en el papel de geisha oriental. A continuación de sus introducciones se suceden las performances de los bailarines, de estilos heterogéneos, que recrean los universos narrativos con sonidos musicales de fondo o el mismo recitado del autor.

Flavia Portillo se sumergió en el mundo de los elfos, hadas y duendes de John Tolkien, con una fantasía bucólica muy bien lograda, movimientos orgánicos y continuos, con la música de Enya como telón de fondo. La troupe de danza tribal Generación T, acompañada por el grupo de percusión en vivo de Lucía Ferreccio, tallaron los conceptos de Simone Paseyro en Mujeres Alrededor del Fuego con danzas femeninas, circulares y de comunión.

Otro de los destaques tuvo como protagonista al trío SekTa, en un ensamble de yoga-dance, mantras y posiciones, utilizando como eje el viaje narrativo de Comer, Rezar, Amar de Elizabeth Gilbert. Este cuadro mostró una interesante variación de las tres bailarinas, con dinámicas de equilibrio y trabajo de piso. Más cercano al estilo tribal, Daiana Fazio interpretó a una guerrera tolteca de Carlos Castaneda y deslumbró con sus variantes de cambré.

También hubo lugar para la imaginación con un bloque dedicado al teatro ciego. El libro elegido aquí fue El Perfume de Patrick Suskind, con la historia de un asesino que percibe el mundo a través del olfato. En este tramo no hubo danza sino olores que circundaron el ambiente a medida que avanzaba la locución del relato puro. Sobre el final, Myrna y Oscar Flores recrearon la novela del vampiro humano más famoso, Drácula. La interpretación y el movimiento continuado marcaron al dúo, que mostró en todo momento química y complicidad. También formaron parte del show Joaquín y Adelina (tango), Macarena Biorda (bollywood), Andrea Kesserman (danza hawaiana), Satya Sen y Bjarka Devi (tribal), Iman Najla (tribal gótico). Completó el ciclo la muestra fotográfica para ciegos Sobre Héroes y Tumbas montada en los pasillos del teatro.

“Algo que descubrí con el feedback de quienes fueron a este show es que hubo mucha gente que lloró o se conmovió; no se llevó sólo el ‘ver algo lindo’. Incluso yo como artista me sentí más movilizada y tuve que replantearme varias cosas a la hora de crear... Siento que por medio de los textos podemos llegar a emociones más intensas, la danza adquiere otro sentido, otra profundidad, y es ahí a donde me interesa que apunte mi obra”, añade Myrna, quien promete otra edición del ciclo en octubre e invita a todos los bailarines a que se sumen a este proyecto.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)