Inicio arrow Póquer de Reinas
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Póquer de Reinas Imprimir E-Mail
martes, 10 de enero de 2012


Póquer de Reinas

 

Por Daniel Sousa

Fotos: Alicia Sanguinetti

 

Ya instaladas en el género del teatro musical, las artistas dicen que no compiten entre ellas sino consigo mismas

   

El teatro musical en la Argentina vive un momento de expansión con la llegada de títulos de probado éxito en el exterior y el pujante crecimiento de un interesantísimo circuito off Corrientes. Cuatro de las más jóvenes artistas del género repasan su carrera y anticipan lo que vendrá

 

Si usted las viera mimarse y divertirse mientras preparan las fotos que ilustrarán esta nota, no creería que cada tanto compiten codo a codo por quedarse con el rol protagónico de algún musical soñado. Ellas dicen que, junto con otras tantas jóvenes exponentes femeninas del teatro musical argentino, ya se sienten “instaladas” en el medio y que la pelea por quedarse con un lugar dentro de una obra se da entonces consigo mismas. “No tendría que existir la competencia con el otro porque siempre van a elegir a la que calce mejor en el personaje, más allá del talento, de la preparación, del estudio. Yo audicioné para La Novicia Rebelde y no quedé. Estuve entre las tres últimas pero al final apareció Laura (Conforte), que estaba para otro personaje, y quedó ella. Y me alegré de corazón”, cuenta Marisol Otero, una de las chicas con más horas de vuelo en el exigente mundo de los musicales.

 

“La competencia es la misma que en cualquier otra rama artística”, opina Magalí Sánchez Alleno, “aunque es cierto que no hay tanta oferta de trabajo en musicales como en el teatro tradicional. Si el musical es un género competitivo, en parte es porque hay mucha gente muy talentosa”.

 

No todas empezaron de chicas, como Ivanna Rossi, que arrancó a los cuatro años en Festilindo, ni llegaron a la escena comercial desde la televisión, como le ocurrió a Vanesa Butera, la ganadora del reality de Canal 13 Yo Quiero ser la Protagonista de Hairspray. Sin embargo, las cuatro coinciden en la necesidad de formarse en canto, danza y actuación de manera constante; y en el entusiasmo que les despierta encarar proyectos personales, quizá más chicos, a la espera de que un director de los grandes pose sus ojos en ellas para instalarlas en lo alto de alguna marquesina.

 

A tono con la trayectoria de estas cuatro referentes del teatro musical, su historia se cuenta en cuatro actos.

 

Primer acto: Magalí

 

“Amaba esa obra y quería estar sí o sí, aunque más no fuera como tenedor”, responde Magalí Sánchez Alleno cuando se le pregunta si siempre soñó con protagonizar La Bella y la Bestia. “Venía de estar en El Fantasma de la Opera y me presenté a la audición para elenco y para el personaje de Babette, la mucama convertida en plumero, pero me anotaron también para Bella, que era una condición que imponía la producción. Yo no quería porque a veces te encasillan y no te miran para otro personaje. Pero al final quedé para el protagónico”, se sorprende aún hoy, casi dos años después de aquella temporada en el teatro Opera.

 

Su carrera artística formal suma ya una década. Se inició con El Duende, sobre la obra de Manuel de Falla y Federico García Lorca, en Buenos Aires y Mar del Plata. Y siguió luego con Club Casino, La Callas, La Metamorfosis. Lo último que hizo fue Narciso, la ópera rock de Mariano Taccagni y Damián Mahler, en la sala El Cubo, que promete volver a reponerse este año. Además, obtuvo el Premio Hugo como mejor intérprete femenina en ensamble por su labor en La Novicia Rebelde.

 

“Uno siempre cree que podría haber más obras de teatro musical, pero la verdad es que la oferta es increíble -admite-. En Broadway o Londres, donde hay mucho más turismo, es más fácil pensar en un público dispuesto a ver esos espectáculos. Acá, en cambio, no hay tantos extranjeros y nosotros somos nuestro propio público. Si lo analizamos así, lo que ocurre en Buenos Aires es un verdadero fenómeno”.

 

De las cuatro convocadas por Balletin Dance es la única que se tomará vacaciones este verano. Jujuy y sus escenarios naturales plenos de colores la esperan para ofrecerle un descanso reparador. Ella, que aprendió canto con Juan Rodó, tap con Alberto Agüero, danza clásica con Mónica Souto, jazz con Manuel Vallejos y teatro con Cristina Banegas y Luis Agustoni, acaba de recibirse de musicoterapeuta. Y tiene motivos para estar contenta.

           

Segundo acto: Ivanna

 

La Rossi es dinamita pura. Tan jovencita se la ve y, sin embargo, acusa 28 años de carrera artística. La afición por lo musical le viene desde la cuna. “Era muy de actuar, cantaba las canciones de las novelas. Mi mamá me tuvo que llevar diez veces a ver Annie, donde estaban Raúl Lavié, Rodolfo Valss, gente con la que después pude compartir escenarios”, evoca sobre aquel musical que protagonizara Noelia Noto en 1982.

 

Audicionó para Festilindo y la aceptaron. Durante diez años esa fue su escuela (aunque no abandonó la educación formal). Hizo teatro y televisión. “Aprendí a los golpes”, admite, aunque no con tono crítico. Cuando el sueño de la fama a lo Erreway se diluyó, a sus trece, vino la incertidumbre. Se metió a estudiar música y a la par se presentaba en castings de publicidades. La llamaron para Los Más Más, en el viejo Canal 9, donde después condujo también Bananas en Pijama.

 

En 2001, de lanzada que es, se presentó a una prueba para Los Miserables. “Recién ahí encontré mi camino”, se emociona. Le dieron el primer reemplazo de Eponine, papel que interpretó durante diez funciones. Le siguieron La Tiendita del Horror, Smoke y Dominó (estas últimas con la compañía de Aníbal Pachano). Siempre inquieta, estudió canto con Liliana Parafioriti, Laura Silva y Mirta Arrúa Lichi, y danza con Gustavo Carrizo y Débora Turza. Fue Wendy en Peter Pan, actuó en El Hombre de La Mancha, Caravan, Sweet Charity y Mina, Che Cossa Sei? en Italia, junto a Dan Breitman. Ahí conoció a la directora Valeria Ambrosio, que la acercó a la obra de Raffaella Carrá en Ella y de Rita Pavone en Boccato di Cardinale, trabajo por el que mereció el Premio Hugo 2011 a la mejor actuación femenina en music hall, y por el que está nominada a los Premios Florencio Sánchez.

 

“No dicto clases de nada porque todavía no me la creo, pero me gusta ir a las escuelas de comedia musical y darles una devolución a los chicos”, señala la actriz a la que le hubiese gustado trabajar con Hugo Midón. Después de un año en el que tuvo tres espectáculos en cartel al mismo tiempo (Boccato…, El pasajero y Desconcierto de Musicales), se prepara para un 2012 no menos agitado. Será una de las figuras de Forever Young, musical que, con dirección de Daniel Casablanca y coreografía de Elizabeth de Chapeaurouge, reabrirá en mayo el mítico Teatro del Picadero. “Me llena de orgullo poder ser protagonista de ese momento histórico”, sostiene. Y ahí nomás se calza de nuevo la máscara de comediante, que tan bien le sienta, y vuelve a recordarnos a la entrañable Niní Marshall.

 

Tercer acto: Marisol

 

Aunque ella aún se niegue a confirmarlo, la segunda en la lista de ocho hermanos de la familia Otero Ramos será la protagonista de Mamma Mía! en 2012. Lejos quedó aquel primer casting al que asistió Marisol en 1998, para la obra Nine, en el que -por desconocer cómo operan los mecanismos de una selección- creyó que había quedado, festejó y todo, pero no.

 

La Bella y la Bestia fue el segundo intento, exitoso por cierto. Su personificación de la tierna jovencita que cae en las garras del monstruo sigue viva entre los amantes del género (también su interpretación de la Señora Potts en la versión 2010). Pero la carrera de Marisol había comenzado mucho antes, a los quince, con la obra Socorro, Mi Abuela Tiene Novio, un unipersonal en el que era productora, actriz, vestuarista y musicalizadora. Todo en una.

 

No había antecedentes artísticos en el clan familiar hasta que ella hizo punta. Le abrió camino a Santiago, pianista y director de orquesta; Analía, que toca el saxo; Juan, futuro profesor de teatro; y Florencia, la más chica, que también juega en las grandes ligas del teatro musical (Rent, Despertar de Primavera).

 

“Siempre he tratado de hacer creíble lo que cuento -confía-. Las cosas malas de la vida me ayudaron a poner los pies sobre la tierra y a hacer que lo que transmito sea más real”. Nacida en el seno de una familia humilde de San Justo, Marisol valora mucho el hecho de que en sus inicios la becara la Fundación Bernardo Houssay. Gracias a eso se recibió de profesora de canto y empezó a soñar con crear una escuela para apoyar a los futuros artistas. El año pasado abrió la primera filial en Almagro y este año estrenará otra en Ramos Mejía.

 

Entretanto, no ha dejado de actuar. Aquí no Podemos Hacerlo, Grease, Drácula, El Violinista en el Tejado, El Mago de Oz y, más recientemente, Borges para Niños son algunas de las obras en las que lució su encanto. “Uno a veces trabaja en los megamusicales para sostener sus propios proyectos”, dice a cuento del thriller musical que escribió junto a Martín Repetto, Código de Silencio, que planea estrenar este año.

 

“Bailo poco pero me encanta”, reconoce Marisol, que se formó en la danza con Juan Virasoro, Moira Chapman y Mechi Bove. “Siempre la critico a mi mamá por no haberme mandado a estudiar de chiquita. Empecé de grande y me sentí muy atrasada, por lo que valoro y respeto mucho todo lo que tiene que ver con el baile”.

 

Cuarto acto: Vanesa

 

Pasaron tres años desde que ganó el reality que tuvo como jurado a Elizabeth de Chapeaurouge y Ricky Pashkus, entre otros, y Vanesa Butera todavía no sale de su asombro. “Me tocó vivir el sueño de todos los que nos dedicamos a esto”, se entusiasma. “Más que como un reality, traté de tomarlo como una audición televisada. Viví muchos nervios y creo que eso me curtió para todo lo que pueda llegar a atravesar de acá en adelante. Si superé esa prueba puedo pasar cualquiera otra”, subraya. Había comenzado a formarse estando en el colegio secundario y cuando terminó decidió que sería ese su único objetivo. “Me considero una actriz que a través del canto y el baile transmite cosas”, se describe. Para eso estudió danza con Verónica Péccolo, Romina y Yanina Groppo, y Laura Conforte.

 

Sobre su experiencia en Hairspray dice que los compañeros no le hicieron sentir “en nada el hecho de que venía de la tele. El elenco fue algo soñado, partiendo de la cabeza, que era Enrique Pinti. Cuando una obra tiene al frente a una persona con la energía de Enrique, las cosas no pueden ser de otra manera. Fuimos todos muy amigos, el grupo ideal. Además, para muchos Hairspray fue su primer musical, entonces…”

 

Tan entusiasmada estaba con lo que le tocaba vivir que dice no haberse preguntado nunca cómo seguiría su carrera tras la exitosa temporada en el teatro Astral. “Disfruté hasta el último minuto y después siguió todo muy bien”. Pashkus volvió a dirigirla dos temporadas en Musicool, obra por la que la nominaron al ACE y ganó el Premio Hugo como mejor actriz de musical off. Y en 2011 recuperó un proyecto que tenía guardado hace tiempo: la presentación de Un Desahogo, su primer disco, con una puesta que dirigió Mecha Fernández en el Maipo Kabaret.

 

Gran espectadora de musicales, dice haber visto siete veces la versión local de Avenida Q, además de los grandes sucesos del off:  La Carnicería, Cuando Callan los Patos, El Espejo. “Está bueno que en el circuito alternativo se muevan obras más chicas y que no dependamos tanto de las súper producciones”, opina Vanesa, que se sale de la vaina por contar su próximo proyecto, que empieza a ensayar en breve. Pero aún no la dejan.

 

***

Agradecimientos:

Claudia Arce, Leticia Bernaus, Vinska (vestuario); Guillermina Fernández, Gisella García (maquillaje); Luciano Mazzei, para Marcelo Cuggini (peinado); Daniel Veiga (make up y peinado).


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)

Hay 1 invitado en línea