Inicio arrow Mayo 2011 arrow Día del tap
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Día del tap Imprimir E-Mail
martes, 10 de mayo de 2011

Día Internacional del Tap

 

Desde 1989 en diversos países se celebra el 25 de mayo como El día del tap, fecha de nacimiento del gran tap dancer Bill “Bojangles” Robinson (1878, Richmond, Estados Unidos)

 

Los 25 de mayo se conmemoran en la Argentina varias fechas notables, la más destacada es el inicio de la revolución de 1810 que condujo en seis años a la independencia de España.

 

Paralelamente, la comunidad de la danza de la Argentina adoptó como propia esta fecha para celebrar el Día del Tap o del Zapateo Americano en 1995, cuando Liber Scal -representante local de la Internacional Tap Association (ITA)- logró convencer al resto de sus colegas y así, un grupo de zapateadores convocó a Diana Avellaneda para organizar el primer encuentro.

 

La fecha fue consagrada el 7 de noviembre de 1989 por el parlamento de Estados Unidos, cuna de esta danza en la que confluyen nítidamente influencias africanas e irlandesas. Y desde entonces la comunidad del tap se vio legitimada y corporizada en la figura de Gregory Hines, primer presidente de ITA fallecido en agosto de 2003.

 

Esta percusiva forma de danza nació en Estados Unidos integrada a la música, en particular el jazz, e influyó a otros géneros del arte como el vaudeville, el teatro de Broadway, el cine así como otras formas de danza. El tap recaló en la Argentina de la mano de los films de la era de oro de los musicales de Hollywood y llevó la firma de Fred Astaire y de Gene Kelly.

 

El auge de este zapateo en la Argentina está ligado al teatro musical. Sobre la brecha abierta en los sesenta por una precoz expansión de musicales norteamericanos y por el género del café concert en el que confluyeron tanto el cabaret de estilo francés como la revista porteña en versión de cámara, el fin de los setenta asistió al éxito de los primeros musicales de Pepe Cibrián Campoy.

 

Los grandes títulos de Broadway y Londres importados y adaptados a la escena argentina, fueron viables gracias a que una generación de bailarines se preparó meticulosamente y experimentó por su propia cuenta durante las últimas décadas.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)