Inicio arrow Septiembre 2011 arrow Julio Bocca
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Julio Bocca Imprimir E-Mail
martes, 18 de enero de 2011

Internacionales /Uruguay

 

Su Lugar en el Mundo

Por Agustina Llumá

Fotos de Alicia Sanguinetti

 

Julio Bocca asistió al Festival Internacional de Ballet de La Habana como director del Ballet Nacional Sodre de Montevideo que presentó Nuestros Valses de Vicente Nebrada en el Teatro Mella. En esta entrevista, el futuro de los vecinos del Uruguay

 

A Julio Bocca se lo ve feliz, y él mismo no se cansa de repetirlo. Desde que dejó de expresarse con el cuerpo en los escenarios comenzó a hablar distendidamente, “estoy muy relajado, muy feliz, y muy seguro, que eso cuenta mucho”, confesó en esta conversación.

 

Nuestro compatriota es muy querido en Cuba, allí lo sienten como a uno más del Ballet Nacional. Es que desde que debutó en los escenarios del Festival en 1986, cuando acababa de alzarse con la medalla de oro del Concurso de Moscú, ha asistido regularmente. Allí realizó su primer El Lago de los Cisnes y también su último. En palabras de Miguel Cabrera, historiador del BNC, “Siempre está él cuando se habla de la gente que ha puesto polvo de oro a la historia del Festival. Y hoy regresa con una responsabilidad tan grande como la de revitalizar a una de las compañías más antiguas que tiene Latinoamérica, pues el Ballet del Sodre se fundó en 1935”.

 

Julio Bocca comenzó a dirigir el ballet uruguayo el 1º de junio de 2010, realizando cambios inmediatamente, entre ellos incluir la palabra Nacional a su nombre. Esta propuesta que llegó de manos del presidente de la República Oriental del Uruguay, fue para él “una grata sorpresa”. El Ballet que acaba de cumplir 75 años, estuvo cuatro décadas sin sede tras el incendio del teatro, pero también junto a la asunción del argentino, se re-inauguró la sala principal y la compañía se trasladó al nuevo edificio.

 

“He hecho muchos cambios -señaló el director- dentro de la compañía solamente trabajaban tres horas y ahora están trabajando siete. Al asumir hice una audición para incorporar a treinta y cinco bailarines con contratos anuales. Se está haciendo un cambio necesario para que el elenco recupere el nivel que supo tener y la única forma de tener una compañía de alto nivel y poder competir (en el buen sentido de la palabra) es trabajando” aseguró.

 

En sus primeros meses el elenco estuvo integrado por ocho bailarines argentinos, sobre un total de cincuenta. “Quince de la plantilla estable -es una compañía con una estructura de estabilidad- que aceptaron trabajar en este nuevo reglamento y que estaban en forma para bailar, el resto son de Venezuela, Paraguay, Brasil y la mayoría son uruguayos”.

 

Para Bocca el sacrificio, el amor y la responsabilidad, hacen a la carrera que realizó y eso es “lo que uno está transmitiendo a la juventud”

 

La temporada a su cargo comenzó con Giselle de Sara Nieto, con once funciones a sala llena para un total de veintidós mil personas y en diciembre se montó El Lago de los Cisnes de Raúl Candal, ambas con producciones del Teatro Colón de Buenos Aires, y con bailarines invitados del Royal Ballet de Londres, del American Ballet de Estados Unidos y del Royal Ballet de Suecia.

 

Insiste Bocca en su tarea de recuperar un público de ballet que se había perdido en Uruguay con una gira de tres semanas por el interior del país y sobre fin de año una función en el Teatro de Verano, donde los uruguayos suelen celebrar el carnaval. También en 2010 se realizaron los festejos por el aniversario con una gala el 23 de noviembre.

 

2011

“Ya tengo la programación hasta el 2013 -aseguró Bocca enorgullecido-. Con El Corsario completo, La Bayadera de Makarova, Un Tranvía Llamado Deseo de Mauricio Wainrot, La Viuda Alegre, obras de George Balanchine, coreografías de Nacho Duato, de Antony Tudor, de Alvin Ailey.

 

Mi idea es llegar a hacer una unión, por lo menos latinoamericana, con los otros teatros para hacer coproducciones, pues sería mucho más fácil poder unirnos y hacer un gran poll de teatros. También haremos una gira a España e Italia para los festivales de verano el año que viene.”

 

Retiro

“Hace dos años que vivo en Uruguay que es mucho más tranquilo que Buenos Aires. Me retiré en 2007 y me tomé un año sin hacer nada. Tomando cerveza, tomando mate, yendo a la playa, engordé como unos diez kilos [que ya perdió], comencé a sentirme incómodo con mi cuerpo y empecé -de vez en cuando- a hacer una clase de ballet. Es la única forma en que me puedo mantener en forma. Es la única forma en que mi cuerpo conoce el ejercicio. Intenté con los gimnasios pero me parece muy aburrido.”

 

Transmitir

En este momento, Julio Bocca asegura no extrañar subir a un escenario. “Estoy muy feliz de poder llevar los contactos que tengo, de poder transmitirle a los jóvenes mis experiencias, mis charlas con Alicia [Alonso], con Misha [Mikhail Baryshnikov], con [Rudolf] Nureyev, por esa suerte que tuve de juntarme y de mezclarme con una época muy linda del ballet”.

 

Docencia

“Es para mi una felicidad enorme haber encontrado otro camino dentro de la danza. Empecé a dar clases -que siempre dije que nunca iba hacer, por suerte uno va cambiando, va aprendiendo, va creciendo- y la verdad es que me gusta. La cosa cotidiana de estar todos los días y de corregir muchas veces lo mismo, para envolver a los jóvenes en lo que es la maravilla de este arte, el conocimiento de cada personaje, de lo que se está interpretando, de lo que se está haciendo.”

 

Prestigiar al ballet latino

“Anoche hablaba con Alicia y le decía que -separando las distancias- el camino que ella hizo y sigue haciendo de formar una escuela y defender lo latino, es un poco lo que yo hice en Argentina, llevar la danza para que todo el mundo conociera el ballet, que todo el mundo supiera qué es un bailarín y que sea respetado. Lo conseguí, se hizo. A mi última función en la avenida 9 de Julio fueron trescientas mil personas y eso para mi fue y es muy importante. Ahora ya todos miran con diferentes ojos a los bailarines latinos, fue un trabajo difícil pero es lindo, y es lo que voy a seguir haciendo ahora en Uruguay, en un teatro que tiene su historia y de devolverle a ese Ballet su lugar en el mundo. Hay buenos elementos, buenos bailarines, hay buenos maestros. Creo que se puede lograr, por supuesto no es un trabajo a corto plazo, es un trabajo de constancia, de tiempo.

 

Alicia Alonso nos ha dejado esa fuerza, toda esa constancia, de seguir bailando, de seguir dirigiendo, de seguir luchando. Verla ayer de pie, y salir al escenario, y saludar, y seguir, y seguir. Creo que esas cosas son las que la gente joven tiene que ver y absorber, no solamente las maravillas que hizo en su época sobre el escenario -que eran y siguen siendo ahora increíbles-.”

 

Nuestros Valses

“Es una obra de Vicente Nebrada un gran coreógrafo venezolano, con el cual tuve la suerte de trabajar y tener su experiencia y la musicalidad en cada paso que pone. Es una obra maravillosa, muy difícil para que el bailarín la incorpore, y que el Sodre está haciendo con su corazón, puesto que quiero ver personalidades arriba del escenario y no técnicos.

 

Nuestros Valses es una obra antigua maravillosa que sigue estando vigente, en un estilo neoclásico. Una de las cosas admirables de Vicente es que nunca un movimiento termina, siempre es una continuidad, estás para un lado y de golpe tenés que terminar abajo, entonces mirar arriba y de golpe es atrás y volver adelante, nunca tiene un final, ni un corte. Su musicalidad es increíble, en cada detalle, sus movimientos de cabeza que usa hasta el último pelo que tengas en la cabeza.”

 

Ballet Argentino

Eleonora Cassano es quien se encarga ahora del Ballet Argentino, ya a fines de 2010 Julio Bocca se desvinculaba por completo del elenco, en lo que significa un nuevo retiro. “Me quiero dedicar plenamente al Ballet Nacional del Uruguay. Esa etapa de mi vida también se cierra, después de veinte años en los que ha dado muchos frutos y muchos bailarines”.

 

Audiciones

En noviembre de 2010 hubo una nueva audición a la que se presentaron casi 150 bailarines desde México, Venezuela, Paraguay, Costa Rica, Ecuador, Perú, Brasil, Argentina, Chile, España y Uruguay. Las próximas audiciones serán en noviembre de 2011, en Montevideo.”


 
< Anterior


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)

Hay 1 invitado en línea