Inicio arrow Diciembre 2010 arrow Octavio de la Roza
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Octavio de la Roza Imprimir E-Mail
viernes, 10 de diciembre de 2010

Los Mejores Momentos de mi Vida

Por Federico Llumá

Octavio de la Roza Stanley presentó en Lausanne su nuevo ballet ¿Quieres bailar Gainsbourg?

El joven bailarín y coreógrafo argentino estrenó su nuevo ballet en Lausanne, Suiza, basado en las canciones del genial músico francés Serge Gainsbourg. El bailarín estrella de Maurice Béjart abre su corazón y cuenta una historia, la de su propia vida y también la de Gainsbourg

 

¿Por qué Gainsbourg?

“Porque estoy loco por su música. Cuando llegué a Suiza hace quince años, no hablaba ni una palabra de francés. Una de mis amigas tenía el disco Poinçonneur des Lilas y me aprendí las letras de memoria”, señaló Octavio de la Roza a Balletin Dance. “Me gusta el desafío de sus textos, admiro a Gainsbourg  porque se atrevió a decir todo”.

¿Quieres bailar Gainsbourg? habla del amor y la fusión de tres jóvenes -dos mujeres (Erika Pirl y Aina Clostermann Climent) y un hombre (de la Roza). “Ellos viven de principio a fin una historia de amor torturado, fusionado y sufrido. Este triángulo amoroso pasa por todos los estados”. Es un espectáculo dramático, profundo, “pero el mensaje final sigue siendo el juego, el amor”.

 “¿Si Gainsbourg hubiese podido ver este espectáculo? Yo pienso que diría `Este tipo sí que tiene pelotas`, es la frase que me acompañó durante toda la creación”, dice Octavio.

 

Más de tres años a cargo de su propio Ballet

“Esta es mi tercera gran producción, pero hay en total unas nueve creaciones contando las chicas desde que dejé el Béjart Ballet en 2008”.

“En Lausanne hice cuatro funciones en noviembre, y anteriormente catorce en otras ciudades. La sala estuvo llena y tuvimos standing ovation (cuando la gente aplaude de pie) lo que me llenó de satisfacción, porque es un reconocimiento muy gratificante y aquí, raro. Tuve mucho placer al crear esta obra porque el equipo que hizo la escenografía, la banda musical y las luces son excelentes profesionales, lograron algo realmente moderno e interesante que enriqueció la coreografía”, comenta a esta revista de la Roza.

“La obra sobrepasó mis esperanzas. Es lo que me gusta de la creación. Es como un viaje, donde uno tiene una idea de a dónde quiere llegar pero las circunstancias, las sorpresas, los imprevistos hacen que uno mismo sea espectador y descubre la obra en el estreno. Ahora comienza la segunda etapa para hacer girar el espectáculo y confieso que me gustaría mucho llevarlo a Buenos Aires”.

 

Sin Béjart

“El día 22 de noviembre se cumplieron tres años desde que Maurice Béjart nos dejó. Siempre tengo en mente la última y la más linda conversación que tuvimos juntos: le dije que no iba a seguir en su compañía, que deseaba dejar todo, sus ballets, renunciar a su herencia y a todas las ventajas de pertenecer al elenco, de tener buenos roles y el confort económico, para comenzar mi propia compañía y hacer mis propias obras. Al mismo me decía a mi mismo que eso era una locura, pero confiaba en mi decisión. Y él me dijo `eso es lo que hay que hacer. Hay que hacer locuras en la vida. Yo las he hecho. El dinero no importa. ¡Hay que hacer lo que uno sueña!´. Sentí cómo él me apoyaba espiritualmente en mis sueños, que podía volar sólo, sin tener que mirar atrás y sin penas”.  

“Creo que hoy estaría muy contento de ver lo que hago, y que en la danza busco mi propio lenguaje y no me conformo con imitarlo. En realidad estoy viviendo los mejores momentos de mi vida”.

“El triunfo de este último ballet me llena de confianza y fuerza para seguir adelante con más obras nuevas. Ya estoy preparando las próximas creaciones con mi compañía, una se estrenará en junio y la otra en noviembre de 2011”.

 

Para finalizar su charla con Balletin Dance Octavio envió un mensaje hacia Buenos Aires: “aprovecho para darle las gracias a todas las personas y maestros que me ayudaron y me formaron en la danza para llegar hoy a este punto, y también a Balletin Dance que, como una paloma mensajera fiel, me llega aquí a Suiza”.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)