Inicio arrow Julio 2010 arrow Entrevista
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Entrevista Imprimir E-Mail
sábado, 10 de julio de 2010

Un Nuevo Espacio para la Enseñanza Artística

Por Agustina Llumá

La Municipalidad de Avellaneda encabezada por el intendente Jorge Ferraresi inaugurará un nuevo Centro Cultural en el antiguo Mercado del Abasto de la localidad bonaerense

A no más de diez cuadras al sur de la ciudad de Buenos Aires, cruzando el Riachuelo, se emplaza el antiguo Mercado de Abasto y Frigorífico de Avellaneda. Allí y con el mismo nombre del Secretario de Educación, Cultura y Promoción de las Artes Alfredo Caruso se acaba de inaugurar un nuevo Centro Cultural, con una infraestructura de avanzada.

En El Centro Cultural Prof. Hugo Caruso funcionarán a partir de fines de agosto, tres institutos de formación artística, los institutos de Música y Fotografía y La Escuela de Danzas dirigida por Elena de la Serna. Los institutos harán sus inauguraciones a fines de agosto para que la gente pueda recorrer las instalaciones.

El proyecto que estuvo a cargo de la arquitecta Magdalena Sierra, directora de arquitectura y obras particulares de la comuna, incorpora además de las espaciosas aulas para cada instituto, una sala para representaciones, biblioteca, sala de computación, áreas administrativas, vestuarios, baños, patio interno y externo, decorado con esculturas de artistas locales.

En diálogo con Balletin Dance Elena de la Serna destacó los cambios que la Escuela de Danza tendrá en el futuro cercano y a largo plazo.

“Las expectativas son muchas -aseguró la directora-, en lo inmediato vamos a poder desdoblar los turnos porque nuestros superiores nos han otorgado la posibilidad de contratar más profesores. Tenemos cursos de 35 nenas y es imposible enseñar danza de esa manera, sabiendo que ya nos íbamos a mudar tomamos más alumnos, aunque todavía hay muchos interesados en lista de espera”.

El edificio

“El espacio que nos han dado es una maravilla, tenemos tres aulas, una muy grande que es como la sala 9 de Julio del Colón, ya están los espejos, tienen piso flotante, aulas para la parte teórica, instalaciones de baños y vestuarios enormes, con duchas, para hombres y mujeres, sala de maestros, secretaría, depósito de escenografía y vestuario.

Hace 25 años, de la Serna comenzó en la localidad con el proyecto de un curso piloto de danzas clásicas, abalado por el entonces Secretario de Cultura. “Soy la primera asombrada de lo que ha pasado en Avellaneda, nunca imaginé que este objetivo de desmitificación de la danza se iba a realizar de manera tan efectiva. Los chicos se acercan, las madres se acercan a la Escuela ávidas de que sus hijos aprendan, que se cultiven dentro del arte clásico, a veces con posibilidades y otras sin ninguna posibilidad monetaria, muchas nunca asistieron a ver un ballet”. Es que la carrera de danza, que ofrece al finalizar un certificado de estudio es totalmente gratuita.

Ballets integrales

Los alumnos de la escuela han realizado cada año una puesta integral de ballet, con coreografías adaptadas para ellos y protagonizados por primeras figuras invitadas del Teatro Colón o del Teatro Argentino de La Plata. “Respetando la estructura del ballet, el argumento, la música y la época, explica de la Serna. “Siempre fui criticada por estos ballets, pero tengo dos objetivos puntuales, por un lado mostrar que la danza clásica no es para una elite solamente, con las puestas los alumnos pueden aprender un poquito más que la técnica de la danza que se adquiere en las clases, y que sabemos es muy dura y el montaje los incentiva y les da la voluntad necesaria para seguir con las clases”. En las puestas participa todo el alumnado, incluso quienes recién empiezan “logran interpretarlo a su manera, que lo hacen muy bien porque las criaturas son muy dúctiles”.

Por otro lado estas producciones permiten “mostrarle a la comunidad de Avellaneda un ballet completo, que muchísima gente nunca había visto y eso para mi es una satisfacción enorme. Los alumnos y la gente me mantuvo tantos años en este esfuerzo, porque he venido luchando contra los molinos de viento”.

Pero además de estudiar ballet con Claudia Smiguel Walter Aon y Laura Aquino, en la escuela existen talleres abiertos a la comunidad, que no requieren necesariamente estudiar durante diez años. Técnicas varias de danza y complementos, junto a la Asociación Cooperadora la escuela organiza además clases abiertas, clases magistrales y conferencias, con invitados reconocidos del medio, homenajes, viajes a Buenos Aires y a La Plata para asistir a las funciones de ballet, para ampliar su formación.

Queda entonces, para los próximos pasos, que la Municipalidad de Avellaneda, cree la escuela con validez oficial, esto implica mayor cantidad de materias teóricas y prácticas, lo que implica superar el número de profesores. Los interesados son cientos y ya están enlistados, la infraestructura no podría ser mejor y contempla las clases prácticas y teóricas, la directora todavía tiene mucho por lo que seguir batallando para que los avellanedenses obtengan la mejor formación en danza.

“Ahora comienzo otro camino, más intenso que el anterior, para darle a Avellaneda lo mejor. Más allá de algunas no coincidencias, tengo que agradecer este nuevo centro cultural, porque es muy difícil que un intendente de una comuna del lado Sur de tanta trascendencia al arte de la danza clásica”.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)