Inicio arrow Octubre 2010 arrow Folklore
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Folklore Imprimir E-Mail
lunes, 10 de mayo de 2010

La Identidad De Nuestro Pueblo

Por Juan Cruz Guillén

 

Artista de nivel nacional e internacional, Miguel Ángel Tapia, director del Gran Ballet Argentino de la provincia de Córdoba, rememora en esta conversación su carrera abocada a preservar la identidad de nuestro pueblo apoyado en la utilización de nuevos recursos

 

Miguel Ángel Tapia comenzó a bailar danzas típicas argentinas siendo muy joven y “con la atrevida irresponsabilidad adolescente dirigí algún que otro pequeño grupo” recordó entusiasmado junto a este cronista. En 1966 “con mayor preparación y madurez, y con largas horas de ensayo logré el preciado título en una competencia que ese año se estrenaba: Primer Campeón Nacional de Malambo” de la cordobesa localidad de Laborde.

 

Desde 1963 Tapia dirige el Gran Ballet Argentino, rol que paulatinamente fue absorbiendo todo su interés. Esta formación coreográfica es la de más larga trayectoria en el país. “Desde sus inicios trabaja con músicos en vivo y gracias a un trabajo responsable y claros objetivos, ha logrado una excelente reputación nacional e internacional”. En aquel entonces el bailarín estudiaba Ingeniería, “pero el afán por lograr niveles de excelencia al recrear las manifestaciones tradicionales, me orientó a otros rumbos en la Escuela de Artes de la Universidad Nacional de Córdoba”.

 

Desde siempre el elenco se integró con jóvenes bailarines y músicos de todo el país. “Hacemos esfuerzos para que se puedan sumar a lo que hacemos, para que se superen artísticamente, adaptándose al rigor de un entrenamiento en el que no sólo se trabaja el cuerpo con la apoyatura de diversas disciplinas, sino que se hace lo mismo con la energía interior, con la comunicación, con la expresividad. De manera tal que todo movimiento, hasta el más pequeño, tenga una auténtica razón de ser”.

 

En Cosquín

En la década del ’70 Miguel Ángel Tapia fue Director Artístico del Festival Nacional de Folklore de Cosquín y coreógrafo del Ballet Oficial del encuentro. “Fue una sugerencia de Santiago Ayala “El Chúcaro” y Norma Viola –reconoce- . Durante el período de mis gestiones  (1973 y desde 1975 a 1980), a la par de mi tarea específica, secundaba a mis muy admirados y queridos maestros en sus grandes montajes, él ha sido el gran creador dentro de nuestra disciplina y no creo que pueda ser superado. Fue una experiencia invalorable, a pesar de que la línea estética que sigo es diferente a aquella.

 

Centenares de artistas

A la hora de crear una nueva obra, Tapia se ve seducido por los espectáculos integrales, con gran cantidad de actuantes (bailarines, músicos, cantores, actores). Así lo ha plasmado con La Retreta del Desierto montada en los estadios mundialistas de Córdoba y Mar del Plata con 400 y 200 artistas respectivamente, Raíces en la que participaron 90 intérpretes, Soy Latinoamérica con 150, presentada en el Festival Nacional de Folklore de Cosquín y La Pampa en Llamas en la que intervinieron 300 artistas en el Festival de Doma y Folklore de Jesús María.

 

Sus experiencias creadoras llegaron pronto hasta Canadá, donde fue contratado para montar un espectáculo de danzas argentinas con bailarines del Centro Universitario St. Louis Maillet-Edmundston “una experiencia interesantísima que disfruté mucho”, o cuando en Puerto Rico dirigió la puesta en escena de El Nacimiento de la Plena Puertorriqueña “un desafío mayor” señaló Tapia.

 

En el exterior

Con su propia compañía ha realizado giras por todo el mundo. El año pasado se cumplió su tournée número 28. Diferentes aspectos de la cultura argentina fueron vistos a través de sus espectáculos en reiteradas oportunidades en Francia, Suiza, Polonia, Perú, Brasil, Canadá, U.S.A., Portugal, España, Bélgica, Holanda, Alemania, Eslovenia, Paraguay, Panamá, Puerto Rico, Italia, Malasia y Chile.

 

La crítica internacional lo reconoció cuando en 2000 realizó los diseños coreográficos para la ópera El Matrero presentada en el Teatro del Libertador de Córdoba con solistas del Teatro Colón (Opera, Londres, Inglaterra. Octubre de ese año). También fue muy bien recibido por la prensa extranjera su trabajo de apertura y cierre del Festival de Martigues en Francia en 2008, una puesta con todos los bailarines y músicos participantes que fueron alrededor de 300.

 

Premios

A lo largo de todos estos años el coreógrafo y director fue adjudicándose reconocimientos importantes, entre ellos -señala puntualmente en esta conversación- el premio Consagración Cosquín del Festival de Cosquín (1992), el trofeo Estampas y Memorias-Cóndor en La Plata (1996), el Diploma de Honor del Consejo Argentino de la Danza-Unesco (2002) y el Reconocimiento al Mérito Artístico que otorgó el Gobierno de la Provincia de Córdoba a los artistas que “aportaron y enriquecieron la vida cultural del pueblo cordobés” (2009).

 

Este año, en las Bodas de Oro del Festival de Cosquín, la compañía de Miguel Ángel Tapia, presentó el cuadro Raíces “una pintura del altiplano, con diferentes carnavalitos ensamblados en vivo por los músicos de la compañía y con 120 bailarines en escena, con un colorido y un despliegue muy importante, y lo que más ovacionó al público, fue que los bailarines terminaron la actuación mezclados con el público, por eso digo que el público nos aplaudió de pie”.

 

Campo vs. Ciudad

“Las danzas rurales y el tango integran nuestro repertorio. En los dos, damos importancia relevante al gesto, a la expresión, al mensaje. La búsqueda permanente en las prácticas es ir descartando lo superficial y lo meramente marcado, reemplazándolo por la emoción a flor de piel.

 

En esto maneja los hilos Carmen Estellés, mi compañera, y asistente de Dirección del Ballet. Ella es egresada del Seminario de Arte Dramático del Teatro del Libertador de Córdoba, se ha especializado en trabajar el aspecto teatral en los bailarines y logra muy buenos resultados. Cuando algo sale bien, parodiando, digo a los cuatro vientos: Carmen tiene el 55% de las acciones!! Pero si ella se empecina en imponer una idea que no comparto, vocifero: El director soy yo!!”.

 

Familia

Desde pequeño su hijo Alejandro los ha acompañado en las giras integrando el grupo musical como quenista y percusionista. Y ya hace unos cuantos años, aporta sus conocimientos actualizados de tecnología en materia de sonido e iluminación, “se ocupa de los contactos internacionales y, por supuesto, discute las puestas en escena”.

 


¿A qué se refiere con disciplinas de apoyo?

“Cuando hago referencia a las disciplinas de apoyo para la proyección, la recreación o la estilización de las danzas tradicionales argentinas (danza académica, jazz, danza contemporánea, entre otras), queda sobreentendido que solo nos valemos de ellas en tanto puedan brindar a los cuerpos elasticidad, ductilidad, exactitud en los desplantes”.

 
 

“Cientos de bailarines se han nutrido de mis conceptos y me enorgullece ver a muchos de ellos ocupando lugares importantes en el ambiente de la danza, tanto en Argentina como en el exterior.

Los años van pasando pero el objetivo sigue siendo el mismo: aunque con el apoyo de recursos nuevos, seguir preservando la identidad de nuestro pueblo”.


 
< Anterior   Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)