Inicio arrow Folklore 5
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Folklore 5 Imprimir E-Mail
lunes, 10 de agosto de 2009

Compañía de Danza de las Trincheras

Director: Rubén Suares. Asistente: Candelaria Torres

Debut con Bailecitos de la Tierra en el año 2005

 

Característica

RS. Como coreógrafo, como maestro, estoy transitando una etapa diferente del folklore. No como el folklore histórico, si bien hemos estudiado, me he formado en la Escuela Nacional de Danzas con grandes hacedores y constructores de nuestra danza folklórica. Nosotros somos de alguna manera aquellos que vivimos un folklore vigente. En la música hay bastantes ejemplos de fusión, como el Chango Farías Gómez. Partimos de la base folklórica, de nuestro saber popular, de nuestra idiosincrasia e identidad.

Si uno va a una peña se da cuenta que el bailarín ya tiene otra información, no solamente nuestra impronta folklórica, que es trabajar con su torso, con su eje, con sus brazos. En líneas generales la fusión se da naturalmente, no es un trabajo impuesto. Nosotros rescatamos esa mirada para ponerla en obras. Entendemos que necesitamos de otras técnicas, que de hecho no es un invento del momento. Si partimos desde la base, la idea del Ballet Folklórico Nacional, o el mismo Santiago Ayala trabajaba con bailarines versados en la danza clásica, entrenaba a sus varones -que eran muy folklóricos- también en la técnica. Pero ahora la estética es diferente, va tomando los sabores más actuales, urbanos. Lo mismo sucede con la música, si uno escucha a Raly Barrionuevo no es el sonido de los Chalchaleros, sino que tiene que ver con una juventud que está buscando, fusionando, que ofrece otros contenidos. Un ejemplo clásico es Piazzolla con el tango.

 

Requisitos para una compañía

CT. Primero: la formación de los bailarines, poder utilizar distintas técnicas, que puedan sumarle al bailarín para después poder investigar sobre ellos y poder crear con ellos. Después, el objetivo principal del folklore es no salirse tanto de esa esencia que tiene que ver con el hombre y la mujer, sino crear desde allí para poder ir a los puntos más lejanos. Y fundamentalmente poder trabajar con gente con condiciones humanas.

RS. Es importante el profesionalismo, el entrenamiento del bailarín, pero no obstante ello, trabajamos con gente que se pueda relacionar con el otro desde un lugar afectivo. Si uno se lleva bien con el otro, si se quiere con el otro, es también un motivo estético que se ve desde el público, que puede captar la energía del bailarín. Es uno de los pilares fundamentales de nuestra compañía (por otro lado entendemos que no hay muchos espacios para la danza folklórica), para poder perdurar sin que los bailarines dejen de motivarse. No tenemos dinero, entonces ensayamos por el gusto de la estética, de estar con el otro y de sostener un proyecto. Desde lo humano, el querer, el profesionalismo, creer en el proyecto y fundamentalmente el trabajo.

 

Actividades

RS. Candelaria Torres, es coreógrafa de esta última etapa de la compañía y está montando una nueva coreografía, su opera prima, Taconeos. Ella es una excelente bailarina de folklore y muy educada en la danza clásica, en la danza contemporánea y además ha hecho la carrera de flamenco con Sibila. Su idea es trabajar los motes folklóricos nuestros con el flamenco dándole un sentido de raíz y de algunas cuestiones que tienen que ver con aquel legado en la danza que aparece en nuestro zapateado folklórico.

 

Investigación

CT. Investigar es la base del trabajo de este grupo. Rubén trabaja con los bailarines desde el intercambio de información, para poder explotar lo mejor que tiene cada uno y sumarle a esta referencia montón de otras cosas.

RS. La investigación hacia adentro, como laboratorio, para que cada obra tenga su identidad. Y por otro lado también la observación. Como dijo Oscar Araiz, un coreógrafo se nutre constantemente de todo lo que ve y yo voy mucho a las peñas para observar. El cuerpo de la gente, que es diferente, el código corporal que hoy ha cambiado. Ver qué nos esta pasando con una mirada profunda y poder llevarlo a las obras también forma parte de una investigación.

Resulta fundamental reconocer que la música folklórica ha podido transitar el camino del arte sin tener tanto prejuicio, mientras que los bailarines folklóricos cuando jugamos con otras estéticas tenemos una mirada crítica. Creo en la búsqueda del laboratorio y en el arte -respetando las esencias-, porque nos libera y nos hace creativos. Encontrar el equilibrio es complicado.

 

En el Teatro El Cubo hicieron un desnudo en una zamba.

RS. Esa fue una jugada. Es una escena teatral -eso no podría ponerse en un festival, por ejemplo-. La Espera es una zamba que habla de la intimidad, una mujer sentada de espaldas, acudiendo al cuadro El Despertar de la Criada. Si la pintura y la escultura pueden trabajar con los cuerpos porqué no la danza folklórica.

 

Actividades

El Ballet actuó en julio en la Casa de la Cultura de Pergamino, estuvieron en Ecos de mi Tierra el programa televisivo de Canal 7, La Televisión Pública, en el teatro Julio Martinelli de San Fernando donde actuarán a comienzos de este mes, y “tenemos un proyecto de llevar nuestras obras a la capital de San Luis, el 10 de octubre”.

La compañía está integrada por doce bailarines y el propio Suares y “trabaja con un equipo creativo de excelencia, maravilloso, los vestuarios los diseña Marta Albertinazzi, diseño e imagen de Sebastián Berea, la iluminación de un colega, bailarín y compañero de trabajo, Fernando Muñoz.

Como artistas buscamos llegar al público, que el folklore no se concentre solamente en pequeños reductos, que gracias a Dios tenemos nuestros grandes festivales y las peñas, pero que tenga una llegada mucho más amplia. Que cualquier persona que transite por la calle pueda ir a ver en una sala pequeña -todavía no estamos en el mercado comercial-, e identificarse con nuestros personajes, con un lenguaje y un diseño de vestuario moderno.

También tenemos obras de carácter bien fol­klórico como Folklórica, Taconeo con el flamenco, Bailecitos de la Tierra con danza moderna, Noche de Rondas toca algunos boleros de Elvira Ríos.


 
< Anterior   Siguiente >