Inicio arrow Mayo 2009 arrow Folklore 2
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Folklore 2 Imprimir E-Mail
lunes, 10 de agosto de 2009

Ballet Brandsen

Mabel Pimentel y Oscar Murillo

Fundación: 9 de septiembre de 1972

 

Característica

OM. El nombre del ballet tiene su justificación dentro de nuestro criterio, de que toda representación escénica con pantomima, música y danza, con un libreto unitario, o sea con un principio y un fin, es ballet. O sea, realizar obras integrales que incluyen estos elementos. [NdR: Brandsen es un pueblo situado a unos 75 km hacia el sur de la ciudad de Buenos Aires].

MP. Nuestra intención, mas allá de lo coreográfico y lo estético, es dejar en el público un mensaje. Un mensaje que tenga que ver con las tradiciones, con la historia, con todo aquello que nos da una identidad.

 

Requisitos para perseverar

MP. Plata (risas).

OM. Aventurarse. Es una aventura. Luego, recalar en un lugar, como tuvimos nosotros la suerte, en donde a través del conocimiento, del boca en boca y de los pequeños que se integraban para saber que una o dos personas, pueden, no solamente dar clase de danzas, sino organizar grupos, que identifiquen a ese pueblo con alguna de sus variantes o de sus criterios. Hay municipios que tienen realmente todo económicamente pero quizá no hay movimientos culturales, y en ese caso es importante tener un ministro de cultura, un intendente o alguien que de alguna manera considere la importancia del proyecto. Es un poco la historia de nuestra vida. Luego viene otra posibilidad, nosotros tuvimos la suerte de conocer a un hombre que fue compañero tuyo [se dirige a Juan Cruz Guillén], Aldo Baravalle, que creyó en este grupo así armado como estaba, de un pueblo, con un nombre totalmente lacrimógeno, Brandsen (siempre había que explicar estos lugares). El llevaba el espectáculo a todos los festivales en esa época, eran todas grandes figuras y el Ballet Brandsen que era desconocido, proponía dejar la actuación del ballet para el final y “si no se para el público no me pagues”, decía. Y cobró casi siempre. Tuvo esa delicadeza y nosotros tuvimos ese nombre (único en la historia de nuestra vida) y esa circunstancia. Apostaba a la danza. Hoy es muy difícil encontrar gente que apueste por la danza como espectáculo.

MP. Un grupo coreográfico, es un grupo humano. La posibilidad de tener dinero para preservar un grupo coreográfico y que los bailarines puedan vivir de esa actividad sirve para lo que en sus comienzos tuvo quien nosotros llamamos El Maestro que fue Don Santiago Ayala «El Chúcaro». Eso que el Ballet Brandsen tuvo e intenta mantener, que es la permanencia en un mismo elenco coreográfico para que esos bailarines sientan una semejanza con la idea original que identifica y le dio un estilo a esa compañía. Eso ahora no se encuentra tanto, los bailarines en la necesidad económica picotean hoy en un grupo, mañana en otro. Tal vez sean iguales bailarines que los que están identificados con un par de directores o creadores, pero eso hace que no se involucren emocionalmente con ninguno y me parece que es una problemática de hoy.

OM. Cuando comenzamos nos dimos cuenta que la única posibilidad de actuar era lograr el convencimiento en el público. Era intentar el Teatro Kabuki, de los japoneses, que tienen todos movimientos de cuartas posiciones, pero con un trabajo hacia arriba, del torso, incluyendo la máscara escénica con un poder y un atractivo inmenso. Que tenía fuerza para lograr convencer en la teatralidad de lo dramático y de lo ritual. Esto intentamos a través del Brandsen para ir logrando posiciones.

 

Actividades

MP. Estamos contentos y felices porque Opera Pampa sigue en cartelera, ya en mayo cumplimos cinco años, es un espectáculo dirigido al turismo que se presenta en La Rural. Estamos con un nuevo proyecto que tiene tango y folklore para llevar a Europa que se iba a hacer este año pero con la hecatombe económica mundial es posible que lo dejemos para el próximo. Y el Festival de Cosquin que está convocando a los diferentes grupos coreográficos que tienen trayectoria en el país.

OM. Se dieron cuenta que el único grupo de tantos años de danza conservados es el Ballet Brandsen.

MP. Como consagración popular por el público. Como todas las cosas en este momento la situación está difícil porque hay poca plata, y para hacer una creación que de respaldo a una trayectoria de tantos años hay que tener una producción detrás. Además seguimos desde hace treinta y pico de años con nuestra tarea docente en nuestro estudio y con varias escuelas en el interior, principalmente en el Sur, en la Patagonia.

 

Investigación

OM. Como decía El Maestro, es fundamental que un hombre tenga criterio y que de alguna manera pueda trascender su idea. El mayor homenaje que recibimos nosotros fue cuando unos años antes de morir El Chúcaro nos invitó a almorzar a su casa y nos abrió la biblioteca, y dijo “esta biblioteca para Ud. Mabel y para Ud Murillo está abierta cuando la necesiten, ¿saben porqué?, porque realmente han sido creadores. A mi puede no gustarme lo que ustedes hacen, pero son creadores natos, no le han copiado a nadie, y detrás de eso hay siempre una gran investigación”. Ese criterio hemos abrazado durante toda nuestra vida y lo seguimos haciendo, eso no quiere decir más que estamos convencidos de nuestra idea y la vamos a seguir hasta el final, no vamos a cambiar por los hechos que puedan darse cotidianamente, o que ustedes conocen por lo que está soportando toda la danza del mundo. Como ocurrió en el Palacio de las Artes en México, donde reunieron a todos los coreógrafos y bailarines de danzas folklóricas para hacer nuevamente un trabajo de campo y recuperar para el Ballet Nacional de México -que actúa en todo el mundo-, aquellos pasos, aquellas cosas que están tremendamente modificadas por criterios de otras técnicas que entraron (entre esas las contemporáneas), que han destrozado aquello que fue en sus orígenes el elenco. Evidentemente esta transformación fue dándose en los maestros y en los coreógrafos, no quiero decir que sea malo de ninguna manera, sino que están tratando de recuperar en el pueblo aquellas cosas fundamentales que le dieron un carácter para ser lo que son.

 

Mensaje

MP. El hecho de ser un buen bailarín, un buen intérprete, no te acredita a que seas un buen creador. Si de alguna manera uno considera que tiene capacidad creativa como para desarrollar o llevar adelante un trabajo personal o coreográfico colectivo, tiene que apoyarse en la investigación, por cuanto dicen los estudiosos que toda creación artística será mas valedera en tanto recupere y permanezca en esa creación coreográfica algo de las raíces de lo que uno evoca. Si yo tomo una línea de carácter folklórico tendré que tener alguna raíz inmersa en eso que quiero hacer artísticamente. Entender que la creación coreográfica tiene una intención formal. Nosotros aprendimos mucho con Luisa Grimberg en el curso que dictó en el Teatro Colón, aplicable a cualquier tipo de coreografía (folklórica, clásica, contemporánea o moderna). Los focos fuertes y débiles, los niveles, la velocidad, la intensidad y el ritmo, un montón de elementos que pasan por el estudio, como toda carrera esta tiene herramientas y el resultado dependerá del creador y de la capacidad de quien las use. No creer que sin esas herramientas puedo proyectarme.

Hoy más que nunca es importante prepararse y estudiar, en esta etapa del mundo en la que hablamos tanto de la globalización, ver los grandes espectaculos hace que uno se actualice. Los tiempos y las dinámicas van variando y lo que uno hizo hace veinte años hoy deberá tener otra dinámica.

OM. Hay un desafío a cumplir: que la danza recupere el lugar de privilegio que tuvo en los grandes festivales como el de Cosquín, donde El Maestro tuvo el centro en el espectáculo, había un antes y después de la danza. Volver a recuperar la presencia de la danza en la cartelera, porque hoy no se incluye en ninguna cartelera del país, en ningún festival. Esto es un gran desafío.

 

Y la danza fue siempre la que salvó al espectáculo

OM. Exacto.

 

¿Qué opinan de los certámenes?

OM. Es una gran destrucción. La destrucción formal de todo aquello que de alguna manera incentiva. El folklore es colectivo y si en el mismo grupo folklórico ya comienzan a competir… competirán toda la vida, pero nunca lograrán lo que puede fortificar una idea colectiva, de ballet o de grupo de danzas. Además el acomodamiento que se realiza para cada certamen, dependiendo de cada jurado, el criterio artístico está visto que va a caer en ese manoseo infernal, de personas que comercian y que ocupan lugares en los grandes tablados en donde se manifiesta que hay un concurso, que después ves que no es muy elogiable.


 
< Anterior   Siguiente >