Inicio arrow Abril 2009 arrow Nota de tapa
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Nota de tapa Imprimir E-Mail
lunes, 11 de mayo de 2009

La vida de Ernesto Guevara llega al musical

por Eva Alberione

 

Che: Hombre y Mito

 

El 18 de abril se estrenó Che! El musical argentino, un espectáculo cien por ciento local que busca reflejar la vida del revolucionario argentino Ernesto Guevara, más conocido como el “Che”. Che! fue concebido por Oscar Laiguera y Oscar Mangiore, autores de los textos y la música original, quienes propusieron a Daniel Suárez Marzal, con amplia experiencia en el terreno de la ópera, que se encargara de la dirección. Se convocaron audiciones a las que se presentaron unas docientas personas y el equipo comenzó a ensayar en el mes de febrero.

 

A dos días del estreno, entre músicos, bailarines, productores y ensayos generales, Omar Saravia, coreógrafo de la obra está cansado pero feliz. “Yo no sufro los estrenos, el día del estreno me siento a disfrutar. Siempre le digo a la compañía: chicos, a partir de ahora la obra es de ustedes y eso resulta, porque les sacás el estrés”, comenta quien tuvo la difícil tarea de contar la historia del Che desde el movimiento.

 

“A mí me llamó Daniel Suárez Marzal un día y me preguntó si me interesaba -recuerda Saravia-. Nosotros ya habíamos trabajado juntos en varias oportunidades en el Teatro Argentino de La Plata y tenemos gustos afines. Él siempre me deja la libertad de la impronta, de la creación; así que le dije que sí, que si él aceptaba, yo también”. Y entonces se embarcaron en este desafío.

 

Todo comenzó con los textos y la música original de Laiguera y Mangiore, quienes buscaron darle colores regionales, donde abundan los aires folklóricos, no sólo argentinos sino también bolivianos, centroamericanos, y también algo de rock, salsa y música ciudadana. Así, la música refleja los distintos lugares por los que pasó Guevara a lo largo de su vida.

 

A la hora de pensar un estilo de movimientos, Saravia sabía que “hacer Fosse no tenía sentido… La música, creada especialmente, es música contemporánea argentina, así que se necesitaba otro lenguaje. Esto no es Chicago ni Sweet Charity, es la historia de un personaje emblemático”. Por ello buscaron que se alejara lo más posible del music hall. “Fuimos mezclando las imágenes, las situaciones con el canto, el coro y el movimiento. Lo más complejo, fue ir uniendo todas las partes. El eje siempre es la historia del personaje. Se cuidó mucho al personaje, hay mucho respeto” comenta.

 

Desde el punto de vista artístico, la puesta supone un gran desafío para los actores y cantantes, ya que muchos de ellos carecían de una base técnica en danza, y en la obra se baila y se canta todo el tiempo. “Esto implicó un entrenamiento muy fuerte para nosotros” comenta Alejandro Paker, uno de los encargados de ponerle cuerpo y voz al Che (ver Los Protagonistas), y aclara: “Lo más complicado es esto de lo aeróbico a la hora de bailar y cantar. De empezar a encontrar cómo acomodar la voz, cómo aprovechar los silencios de movimiento para apoyarse mejor vocalmente. Fue un trabajo muy arduo”.

 

Es que se trata de una coreografía arriesgada, con mucho movimiento y dúos de partenaire realizados por actores y cantantes. “Cuanto menos conocimiento tienen, son mucho más libres también” aclara divertido Saravia. “Uno va viendo con qué material cuenta y sobre eso trabaja. Cuando ves gente que te puede dar más, arriesgas más. Los chicos al principio tenían miedo pero después se fueron aflojando y todo salió muy bien. Estoy muy contento.” La puesta es muy visual, con una escenografía abstracta de tipo expresionista, música creada especialmente para la obra y mucha danza.

 

En cuanto a la historia, la idea de los autores, quienes para encarar el guión realizaron una investigación que les llevo tres años, y de Daniel Suárez Marzal, el director, era “sacarle el bronce” al mito, hacer un racontto de la vida de Ernesto Guevara, el hombre. “Un hombre común que ha vivido una vida extraordinaria” sintetiza Saravia.  “Fue un trabajo muy en equipo, que apunta a que cada uno saque su propia conclusión”.

 

“Lo que yo más rescato es que se cuenta el lado B del personaje, su cotidianeidad -cuenta entusiasmado Paker-. Porque poco se sabe de Ernesto Guevara, de cómo se fue cocinando esa personalidad en su niñez, en su adolescencia, con sus viajes. El Che no nació un superhéroe, esta es la historia de un hombre común que se fue forjando a lo largo de su vida, y que en ese camino fue tomando decisiones. En distintos momentos aparece la disyuntiva de elegir entre él y los demás, y él siempre eligió a los demás por sobre todas las cosas” concluye.

 

Che! El musical argentino estará en cartel dos meses en la Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131), con funciones de jueves a domingo y doble función los días sábados. Luego hay posibilidades de presentarlo en Ecuador, México y Venezuela.

 

Los Protagonistas

El rol de “Che” será interpretado por Alejandro Paker (sábados y domingos) y Germán Barceló (jueves y viernes) y tiene por protagonistas a Marisol Otero, Marilí Machado y la participación especial de Roxana Carabajal en el papel de Julia Cortés. Rubén Juárez será el bandoneón invitado de esta obra que cuenta con 60 artistas en escena.

 

Alejandro Paker, es un nombre ya conocido en el ambiente de los musicales después de su participación en Pepino el 88 y Cabaret. En relación a esta nueva experiencia cuenta: “Cuando uno hace un musical que ya está probado hay un camino abreviado, ya sabés que se va a vender, y que tal chiste o tal coreografía son efectivos. Aquí el proceso fue distinto”.

 

A su lado, Florencia Benítez, asiente. “Al ser una ópera prima no tenés referencias de nada, es un trabajo muy experimental, a prueba y error todo el tiempo”. A esta cantante de 22 años que participó de las producciones de El Jorobado de Paris y Drácula, le ha tocado la tarea de representar a dos mujeres que en la obra interactúan con el Che: Chichina, su novia de la adolescencia, y Eva Perón. “En el caso de Eva no es un encuentro real, sino más bien un ensueño, una fantasía -aclara-, ya que ellos nunca se conocieron”.

 

“Es más bien un encuentro simbólico, una disyuntiva interna de él” apunta Paker.

 

Benítez pasó a integrar el ensamble tras quedar seleccionada en una audición a la que se presentaron alrededor de 200 personas y a fuerza de talento se ganó los roles. “Fue un lindo desafío -recuerda-. Yo audicioné como ensamble y mi fuerte es cantar, pero me encontré con un coreógrafo como Omar a quien no le gusta la cosa estática y un director como Daniel, así que aquí estoy, actuando y bailando. Ha sido difícil y muy comprometido, pero a la vez muy rico, porque te vas descubriendo”.

 

Paker por su parte, investigó sobre la vida de Ernesto Guevara, y buscó humanizarlo. “Eso es lo que se trata de contar en esta historia, a este hombre, que tuvo un profundo amor por los demás. ¿Un guerrillero que me hable de amor?, pensaba al principio; pero el Che decía que para ser un revolucionario había que tener amor, por la revolución y por los demás. Y a mí me sorprende y me emociona todo el tiempo descubrir la humanidad de este personaje”.


 
< Anterior   Siguiente >