Inicio arrow Marzo 2009 arrow Flamenco
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Flamenco Imprimir E-Mail
martes, 10 de marzo de 2009

Flamenco de Exportación

Por Mirta Alonso

 

A meses de emprender su cuarto viaje a Japón el próximo octubre, Fiuri y Spada presentan De Tablao y dirigen Al Compás del Flamenco, en la Sala III del Centro Cultural Borges. Entre tanto jaleo, los artistas hablaron con Balletin Dance, acerca de sus proyectos presentes y futuros

 

¿Qué tiene de inédito su última creación De Tablao?

Alicia Fiuri: Lo bueno es haber vuelto a un formato básico como fue Flamencura, sin pretensiones escénicas, por eso su nombre. Además es más relajado que el último espectáculo que hicimos, Bien Flamenquito, donde teníamos un ballet.

Néstor Spada: Como la sala donde lo estamos haciendo es muy chica, tampoco permite hacer otras cosas.

 

¿Cómo crean un nuevo espectáculo?

AF: Decimos lo que queremos bailar,

NS: cada uno interpreta lo que quiere hacer,

AF: y luego el espectáculo va tomando forma, por ejemplo hace tiempo que bailo con bata de cola, y esta vez cambié de bata y de baile.

NS: Sigo bailando las mismas alegrías de siempre, con algunas modificaciones. Disfruto de hacer el mismo baile. De esta manera puedo bailar con una venda, y expresar mejor mi emoción.

 

Bailó con una venda y con un yeso…

NS: Si, me fisuré el codo en una caída muy tonta mientras me estaba cambiando antes de empezar la función. Después fui al hospital. Quise convencer al médico que no me enyesara, obviamente no pude, sin embargo en ningún momento pensé en dejar de bailar.

 

¿Cómo se encontraron en el rol de dirigir sin bailar, en Al Compás del Flamenco?

AF: Es la primera vez que lo hacemos, fue una nueva experiencia. Por una parte es bueno porque no estamos bailando, pero, igual sufrimos viendo a los bailarines desde afuera. De todos modos, sólo fue una prueba, queremos seguir arriba del escenario un largo tiempo.

 

¿En que se diferencia su próximo viaje a Japón de los anteriores?

AF: En los viajes anteriores formamos parte de las compañías Latin Dance Carnival y de Tango Dreams. En esta oportunidad, somos nosotros la compañía, más los músicos: Claudia Montoya (cante), Fernanda de Córdoba y Hernán Dieguez (guitarra).

 

¿Soñaron con volver a Japón?

NS: Si, queríamos volver porque fue muy buena la experiencia de trabajar allí. Me sorprende que contraten un espectáculo flamenco de Argentina, creo que realmente les gustó mucho lo que hacemos. Los empresarios japoneses son muy responsables al elegir un producto, y por eso me siento alagado.

AF: Se trabaja con mucho profesionalismo, por ejemplo la puntualidad es excluyente, no hay motivo para llegar tarde. Las jornadas de trabajo son extensas, llegamos al teatro tres horas antes de la función, porque las distancias entre las ciudades son muy largas.

 

Una reflexión

¿Qué observan en las nuevas generaciones de alumnos?

AF: El que no aprende, es porque no quiere. Está todo tan globalizado, que con internet se puede acceder a mucha más información que hace diez años.

NS: La gran mayoría de los jóvenes se preocupan demasiado por tener técnica de pies, y bailar a toda velocidad. Les sugiero que miren mucho por ejemplo al Farruquito y analicen cómo camina en el escenario, se toma su tiempo para disfrutar del baile.

 

De Tablao

En la vorágine de fusiones que experimenta el flamenco, Alicia Fiuri y Néstor Spada, siguen fieles al flamenco tradicional, al que rinden honor en cada una de sus creaciones.

De Tablao, comienza con unas bulerías muy arriba interpretadas por la cantaora Claudia Mon­toya y termina con una solea, sumida en un profundo duelo que encarnan los bailaores.

Fiuri y Spada, muestran no solo su destreza técnica, sino su plasticidad para atravesar la euforia y sumergirse en la desolación.

Alicia se acoraza de furia en su solea por bulerías y se regocija de placer, al expandir sus movimientos con femenina entrega, en el vuelo de su bata de lunares y en el aleteo de su abanico.

Néstor se recoge de dolor en su seguidiya, para luego renacer en el júbilo de sus alegrías.

Al final del espectáculo cuando el público aplaude de pie, viene la yapa. En el bis, Fernanda de Córdoba la joven guitarrista deja a más de uno boquiabierto. Baila una patada por bulerías con la fuerza y destreza de cualquier bailaora experimentada, para luego cantarle a su madre, (Claudia Montoya) mientras ella hace lo propio.

En un espacio reducido, con unas pocas luces y las sillas necesarias, los artistas de De Tablao, logran la simpleza y austeridad, jondura expresiva y fuerza expansiva que tiene el flamenco, testimonio de que no falta nada más cuando lo que sobra es arte.

De Tablao se presentó durante el verano y repone funciones tres sábados de marzo, 7, 21 y 28 en la Sala III del Centro Cultural Borges.


 
< Anterior   Siguiente >