Inicio arrow Enero 2009 arrow Festival de La Habana
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Festival de La Habana Imprimir E-Mail
viernes, 09 de enero de 2009

Festival Internacional de La Habana (2ª parte)

Por Agustina Llumá

 

Del 28 de octubre al 6 de noviembre se realizó la 21º edición bienal del Festival Internacional en Cuba presidido por Alicia Alonso. Espectáculos y actividades colaterales colmaron las agendas de locales y visitantes

 

El Ballet Nacional de Cuba dirigido por la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, mostró una vez más en este Festival, la versatilidad y dominio técnico que permite a sus bailarines encarar el amplio espectro de estilos del ballet y las creaciones más contemporáneas (con base clásica), en lo que supone poco tiempo de preparación.

Cada promoción de egresados de la Escuela Nacional de Ballet, se foguea en el BNC, pasando por todas las instancias: cuerpo de baile, corifeos, solistas, bailarines principales y primeros bailarines. Sus integrantes van ascendiendo en las posiciones constantemente, merced al retiro de algunos o al alejamiento de otros, y cada día con mayor velocidad. La cantidad de presentaciones anuales, y la variedad del repertorio, permiten achicar los tiempos que demanda la formación completa de un bailarín dentro de un cuerpo artístico.

Además el BNC realiza intercambios y acuerdos culturales con prestigiosas instituciones del globo. En esta edición se afianzaron los lazos con España a través del programa La Huella de España, se concretaron nuevos acuerdos con Venezuela y se mostró el resultado de la colaboración realizada con el Ballet Real de Dinamarca (ver recuadro).

Los progresos técnicos, no dejan de asombrar a esta argentina, porque que es común ver a las bailarinas terminar la serie de 36 rond de jambe fouette con 6 giros (además de realizarlos triples y dobles), ver a los varones saltando cada día más alto, con pirouettes a la seconde triples, cabriole dobles, los entre chat six son lo que para nosotros es un changement de pied, los momentos en duo incluyen cotidianas proezas, como lanzar a las bailarinas por el aire para que realicen doble tour fuera de eje y atajarlas en pescadito, las piruetas de cintura que se hacen con una sola mano a velocidades siderales, los souplesse atrás que tocan las piernas con la cabeza, en fin, todo ello en el marco estilístico que corresponde (no se hace en Les Sylphides, por ejemplo).

Viengsay Valdes y Romel Frómeta, ofrecen una combinación de dominio corporal con una deliciosa abstracción que hace que cada vez que salgan a escena cualquier cosa pueda pasar. Más giros, más saltos, más souplesse, más trucos. Casi inconscientemente ellos se entregan al placer de la danza, llegando cada vez más lejos en su interpretación actoral, en su técnica, en su entrega. El tiempo disponible en los saltos le permite a él batir (de choque) cuantas veces quiera y con amplios movimientos de piernas. Ella se da el lujo de jugar con la disociación temporal de sus miembros, creando un efecto particular.

Anette Delgado y Joel Carreño, por su parte, se perfilan más sutiles. Con extrema delicadeza y control encaran sus personajes, ya sean príncipes o bárbaros. El dominio perfecto de la técnica que dirigen les permite jugar con nimiedades, casi imperceptibles, como sacar provecho de las dinámicas y manejos de energía para deslumbrar con su actuación.

Sadaise Arencibia y Javier Torres, se complementan. Ella es una dulzura de estilizadas líneas y él un sólido partenaire. Elier Bourzac tiene un distinguido y altivo porte.

Carlos Acosta residente en el exterior desde hace años, siempre se acerca en épocas del Festival para ofrecer una nueva propuesta. Un bailarín consolidado, que reúne en su danza la experiencia, las habilidades innatas y su genio. Maneja sus manos con una expresividad sin igual y se encuentra en un punto elevado de su carrera artística.

Futuras promesas: Alejandro Virreyes (extremadamente longilíneo con asombrosa batería de cruce), Grettel Morejón (hermosos pies y port de bras acompañados por una espontánea sonrisa), Yonah Acosta (personalidad, trabajo más increíbles condiciones y la herencia familiar), Marlene Fuerte (vuela, de hermosos brazos),

Alicia Alonso estrena en cada Festival una obra. Sus coreografías son muy musicales, sus temáticas permanecen alegres, con toques de humor, suelen contar una historia de amor, en relatos infantiles, inocentes, estructuradas en el más clásico de los cánones, pero fundamentalmente con mucha danza.

 

Perlitas

Celebrando el 60º aniversario del BNC Alicia Alonso invitó especialmente a grandes bailarines que hicieron a la historia de la compañía, como una forma de homenajearlos. Mantener viva la historia, reconocer a los antepasados, agradecer a quienes compartieron y colaboraron, es también una  actitud cotidiana de la Alonso.

Todos ellos, presentes en el escenario mayor del Gran Teatro de La Habana promulgaron algunas palabras de admiración en este aniversario, hacia Alicia, Fernando y su equipo, que han sabido mantener y elevar el nivel del BNC en estas seis décadas, antes de las respectivas funciones. Lázaro Carreño y María Elena Llorente para La Bella Durmiente del Bosque. Adolfo Roval, Menia Martínez y Marta García en la gala del miércoles 4 de noviembre.

Azari Plisetsky, Vladimir Vassiliev y Cyril Atanassoff para Giselle. Plisetsky -quien fue partenaire de Alonso durante diez años-, ofició de traductor, y se manifestó hacia Alicia, a través de canciones: “contigo aprendí que la semana tiene más de siete días” y “Gracias, por haberme dado tanto” entre otras que causaron una risa cómplice en el auditorium. Sus compañeros continuaron con canciones en diferentes idiomas.

 

Interacción

Alicia Alonso ha dado siempre muestras reales de su interés en la interrelación entre todas las disciplinas artísticas. Por ello en cada festival los mayores exponentes de todas las artes se entrecruzan con la danza.

Artes plásticas. En esta edición y con motivo del 60º aniversario del Ballet Nacional de Cuba, el Museo Nacional de Bellas Artes en conjunto con el Museo de la Danza, dedicaron una muestra retrospectiva a la figura de Alicia Alonso. Una ardua curaduría resolvió exhibir obras de 23 artistas cubanos desde 1945 hasta el presente. Cuadros que sintetizan en sí mismos el talento plástico con el interés de la danza. El monumental edificio inaugurado hace pocos años, exhibe también una colección fija de autores de todos los tiempos, y otras temporarias dedicadas al arte contemporáneo.

Además se realizaron seis exposiciones en diversos ámbitos de la ciudad, de autores nacionales y extranjeros, de pintura, fotografía, escenografía y vestuarios.

Y se homenajeó a Antonio Gades. Cristina Hoyos y Alicia posaron ante la estatua del genial bailarín que permanece atenta al movimiento de la Plaza de la Catedral y que pareciera que en cualquier momento va a comenzar a andar.

Literatura. La literatura también tuvo sus intervenciones. Pedro Simón, director de la revista Cuba en el Ballet y del Museo de la Danza presentó en el Palacio del Segundo Cabo, dos libros con selecciones propias de sonetos y del grupo Orígenes, y una gala en el Teatro García Lorca celebró los 400 años de literatura en Cuba.

Cine. Un compendio de catorce documentales vinculados con Alicia Alonso, Fernando Alonso, las Cuatro Joyas (Mirta Plá, Josefina Mendez, Loipa Araujo y Aurora Bosch) y el Ballet Nacional de Cuba se emitió en el Cinematógrafo Lumiére del 27 de octubre al 1º de noviembre.

Y más. El Centro Nacional de la Música de Concierto y el Teatro Auditorium Amadeo Roldán realizaron un concierto homenaje, se emitieron seis sellos postales y una foja filatélica en celebración del 60º aniversario del BNC, el Ministerio de Cultura realizó también su propio homenaje al cuerpo artístico con un acto en el propio gabinete.

 

De gira

Ni bien terminado el encuentro la compañía partiría de gira hacia Canadá y Grecia, con actuaciones casi simultáneas. Desde su fundación en 1948, el BNC se ha presentado en 60 países de los 5 continentes.

En Canadá. Presentaron Cascanueces, en la ciudad de Hamilton. Una coproducción del BNC con las fundaciones italianas Teatro La Fenice de Venecia y Carlo Felice de Génova. El elenco estuvo encabezado por Anette Delgado, Elier Bour­zac, Yanela Piñera, Verónica Corveas, Ernesto Álvarez, José Losada, Ivis Díaz y Leandro Pérez, entre otros.

En Grecia. Hasta el 31 de diciembre, el BNC realizó 14 espectáculos con Don Quijote y Giselle, en la Sala de Conciertos Megaron. El elenco estuvo encabezado por Valdés, Delgado, Carreño y Frómeta, Bourzac y Javier Torres y debutaron en los roles principales jóvenes figuras.

De regreso. Como es habitual el 1º de enero, el BNC realizó su primer espectáculo anual en la Sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana.


Dinamarca en Cuba

 

El Festival Internacional de Ballet de La Habana, fue el marco apropiado para que el elenco local estrenara el tercer acto de Nápoli, montado por el propio Frank Andersen, en sus últimas tareas al frente del elenco danés

 

Miguel Cabrera, historiador del BNC, explicó que se trató de la primera vez en que se mostraba este Nápoli en el Nuevo Mundo. “Participó la nueva generación del Ballet cubano, quienes fueron muy estudiosos cuando vinieron a enseñarles los maestros, pusieron todos sus conocimientos y por sobre todo pusieron todo su amor. Nosotros teníamos una gran responsabilidad de bailar Bournonville sin traicionar el estilo, porque los bailarines daneses montaron nuestra versión completa de Don Quijote en Copenhague”.

Dos años atrás, frente a la prensa cubana, Frank Andersen y Alicia Alonso, hicieron “un acuerdo, para un programa de ballet amistoso entre Dinamarca y Cuba”, recordó el danés. Fue entonces cuando comenzaron “a trabajar. Trabajamos muy duro para hacer Don Quijote allá y Nápoli acá. Al inicio de cada nuevo proyecto de enseñar el estilo Bournonville a una nueva compañía, habitualmente uno esta lleno de ambiciones. Pero aquí esa ambición era completamente rica por los bailarines de la compañía. Tenía una gran expectativa, estaba muy ansioso de hacerlo y estoy muy contento con el estreno. Me interesaba particularmente entregarle esto a las nuevas generaciones del BNC y ellos lo aprovecharon eficientemente para obtener la victoria. Agradezco a Alicia, y espero que este sea el inicio de otros intercambios y de más Bournonville en Cuba”, afirmó Andersen.

Los ballets antiguos “tienen una forma y una historia peculiar para realizarlos en la actualidad. Expliqué a los bailarines que hay que actuar con mucha naturalidad, como si estuvieran caminando por la calle Prado, como si fuera una fiesta que se está haciendo en la calle. Cuando ellos lo entendieron empezaron a hacerlo con mayor espontaneidad. Esa es una de las razones por las cuales el ballet danés es tan famoso, porque se enseña esta pantomima desde que tienen 7 años”, detalló el director.

El trabajo demandó dos años de ensayos “por supuesto Roma no se construyó en un día. Lleva tiempo asimilar un estilo, estoy muy satisfecho, la gente asumió el desafío, trabajaron muy duro, y satisficieron mis demandas”.

Andersen acaba de terminar este verano su tarea como director del Real Ballet de Dinamarca, después de 16 años, y ahora -señaló- “me siento muy privilegiado de tener tiempo para poder hacer viajes por todo el mundo haciendo las obras de Bournonville con diferentes compañías. Es muy gratificante hacer lo que uno ama hacer, lo que he aprendido durante toda mi carrera y a lo que he dedicado toda mi vida”.

En su lugar quedará al frente del elenco danés Nikolaj Hübbe, quien fuera bailarín del New York City Ballet. Así en la primavera danesa (febrero) tendrán su programa Balanchine integrado por La Sonámbula, Sinfonía en Tres Movimientos y Sinphony in C.

Don Quijote en Dinamarca

El estreno del Don Quijote de Alicia Alonso por el Ballet Real de Dinamarca, “tuvo un gran éxito, con el teatro vendido completo en todas las noches. Creo básicamente porque tiene mucha danza y es muy alegre” afirmó Andersen. Se repondrá en abril, en Copenhague.

 

El director saliente en tono confidencial, comentó que así como en Cuba a Raúl Castro le interesa el ballet pues asistió a las primeras dos funciones del Festival, en Dinamarca la Reina, “es una gran amante del ballet. Ella va al teatro entre una y dos veces al mes e inclusive ha bailado con la compañía. Actualmente Eva Kloborg (mi esposa), le da clases cada martes por la mañana en un lugar secreto de Copenhague”.


 
< Anterior   Siguiente >