Inicio arrow Una luz al final...
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Una luz al final del túnel Imprimir E-Mail
Ediciones 2007 - Marzo 2007
sábado, 10 de marzo de 2007

Nota de Tapa (Continuación)

La enumeración de obstáculos no era desconocida para Raúl Candal cuando decidió aceptar el ofrecimiento reiterado para ser director del Ballet Estable. En esta oportunidad, las condiciones -el momento histórico quizás- estaban dadas para que el “no” que había sido su respuesta a tres ofertas previas, se convirtiera en “sí” rotundo.
“Creo que las autoridades de la sala, y de la ciudad de Buenos Aires, se propusieron volver a las fuentes, a lo que viví yo cuando ingresé al teatro: una compañía que era un cuerpo netamente clásico”, afirmó Candal, en una definición contundente, durante la charla con balletin dance.

“Yo había rechazado este mismo cargo en tres oportunidades anteriores, porque creía que no estaban dadas condiciones para desempeñarlo con un sentido productivo. Este es el momento de asumir un compromiso, siento que mis aspiraciones no se van a frustrar” aseguró.

Candal entendió que era hora de comprometerse con su tiempo en vez de quedarse fuera maldiciendo en las tinieblas o juzgando a los que sí asumen riesgos. Para embarcarse en esta aventura tuvo que reorganizar el trabajo en el estudio que conduce junto a Katty Gallo.

Lo primero

“La estética es fundamental en la danza, por eso es lo que más se va a cuidar en lo técnico y artístico. Voy a poner énfasis en todo lo que pueda para que la compañía tenga una temporada de buen nivel, en un año atípico”, reafirmó el flamante director.

¿Va a llevar de nuevo al elenco al estilo clásico?

Si, vamos a volver a la línea clásica pura, sin descuidar otros estilos y formas de expresión, pues eso constituye parte de la identidad de nuestra compañía. El Ballet Estable del Teatro Colón es una compañía ecléctica que puede abordar cualquier tipo de danza, pero la base va a ser el clásico.

Una pequeña gran victoria del nuevo director es haber sumado a su equipo a Silvia Bazilis, con quien constituyó una pareja artística inolvidable, quizás la más destacada de la etapa que se abrió tras el accidente aéreo de 1971 en el que murieron cantidad de miembros de la compañía (ver recuadro “Primera Vuelta”).

“En las clases, las mujeres van a trabajar con una mujer y los hombres con un hombre. Contamos con la colaboración inestimable de Silvia (Bazilis) que fue una primera bailarina extraordinaria. Ella podrá aportar sus conocimientos y su amor por la danza”, anunció Candal.

Otra personalidad de la Casa, Alejandro Toto, va a ensayar a los hombres. “Vamos a tener un régimen flexible con los maestros, lo que me va a permitir rotarlos cada tres meses”, una innovación que permitirá a los bailarines trabajar con tres personas distintas a lo largo del año.

Primera Vuelta.
Tras siete años de ausencia del los escenarios, Raúl Canal y Silvia Bazilis volvieron a bailar para la celebración del noveno aniversario de balletín dance, el 10 de abril de 2003. La cita fue en el teatro ND Ateneo, con la sala llena. El público quedó maravillado, por volver a ver sobre tablas a las dos grandes figuras. La pareja sorprendió con un sketch humorístico, actuado impecablemente.

 
< Anterior   Siguiente >