Inicio arrow Condiciones Materiales
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Condiciones materiales Imprimir E-Mail
Ediciones 2007 - Marzo 2007
sábado, 10 de marzo de 2007
 
Estamos tratando de optimizar las salas de ensayos. Tenemos la colaboración completa de las autoridades de la Sociedad Hebraica quienes habilitaron allí una sala muy buena, acondicionada con un piso flotante (colocado por los técnicos del Colón). En realidad es un estudio de ensayos que nunca tuvimos antes: hay luz y aire. Nosotros siempre trabajamos en un sótano (La Rotonda,
la 9 de Julio). La parte que me tocó a mi fueron 23 años en sótanos, que son maravillosos, porque guardan mucha magia, pero no dejan de ser sótanos…
En el momento de la entrevista con balletin dance, Candal aún no podía asegurar cuántas serían las actuaciones del Ballet este año. “Espero que sean muchas, tenemos intensión de hacer giras por la provincia de Buenos Aires y un ciclo en el teatro de Hebraica, con coreografías de algunos de los integrantes del elenco que harán sus experiencias ahí”.
El nuevo director de la primera compañía de ballet del país, tampoco había tenido su primer encuentro con los bailarines al momento de esta entrevista por lo que no pudo ponderar el estado global de sus componentes. Sin embargo en todo momento recalcó la importancia de promocionar a los jóvenes.

“Aún no he tenido contacto con ellos, espero que el incentivo de los bailarines sea mantener viva a la compañía durante este periodo, con el mejor nivel que podamos lograr”, dijo Candal.

La temporada 2007

La joya central de la programación 2007 será un “homenaje” a Julio Bocca como partenaire de quien fuera compañera suya del elenco neoyorquino ABT a lo largo de una década, Paloma Herrera, a fines de septiembre. Si todo sale bien, las súper estrellas bailarán El Lago de los Cisnes.

El primer programa de la temporada será en marzo en el Teatro Alvear (del 10 al 18) con fragmentos del tercer acto de Raymonda (cuatro pas de deux), con coreografía Raúl Candal según la de Marius Petipa sobre la música de Alexander Glazunov. Además tendrá el pas de deux de Las Llamas de París (estreno para el Ballet del Colón) también en versión de Candal sobre la música de Alexander Asafyev. Le siguen los dúos Gran Pas Classique (Victor Gsovsky-Daniel Auber), La Esmeralda (Marius Petipa-Riccardo Drigo), Diana y Acteón (Agrippina Vaganova-César Pugni) y “una joyita” que había en el repertorio del Colón: Danzas Polovsianas del Príncipe Igor (Michel Fokin-Alexander Borodin), en versión “remozada”.

El segundo programa en el Alvear (del 23 de marzo al 1º de abril) se integra con el pas d’action del primer acto de La Bayadera (Candal según Marius Petipa-Ludwig Minkus), los pas de deux Festival de las Flores de Genzano (Auguste Bournonville-Karl Helsted), Espartaco (Raúl Candal-Aram Khatchaturian), pas de deux del tercer acto de La Bella Durmiente del Bosque (Petipa-Piotr Ilitch Tchaikovsky), Pas d’esclaves del primer acto de El Cosario (Petipa según Piotr Gusev-Riccardo Drigo) y cierra con Bolero en la coreografía de José Zartmann sobre la música de Maurice Ravel, que Candal conoce bien por haberlo interpretado en varias ocasiones.

El tercer programa anunciado en el Alvear es en dciembre (cuatro fechas entre el 1º y el 9) con Paquita (Petipa-Minkus), El Combate (William Dollar-Rafaello Banfield) y El Niño Brujo (Jack Carter-Leonardo Salcedo).
El cuarto programa (entre el 13 y el 16 de diciembre) incluirá Paquita, El Combate y Carmen, en la versión de Alonso-George Bizet, en arreglo de Rodion Schedrin.

En el medio se realizarán las funciones de La Cenicienta, en el Teatro Coliseo, coreografía en tres actos de Rodolfo Lastra, música Sergei Prokófiev (agosto 17, 18, 19, 21, 23, 24, 25). Y, nuevamente, si todo marcha según los planes que se propuso Candal, El Lago de los Cisnes con Julio Bocca y Paloma Herrera a fines de septiembre.

Más allá de los anuncios, Candal fue realista. Los programas previstos, y las giras deseadas (que también están dentro de su agenda) se harán sólo “si los recursos me dan y si puedo conseguir a los colaboradores que lo hagan posible. A veces no es tan fácil porque hay problemas de derechos”, entre muchos otros.

¿Se va a poder integrar a gente nueva al elenco?

Por el momento no está previsto, pero puede ser que más adelante necesitemos sangre nueva que aporte entusiasmo, hormonas en funcionamiento y en eclosión y que abra una ventana de aire fresco al elenco. Espero que haya una jubilación digna para aquellos que están en edad de retirarse. Que el bailarín pueda tener una vida digna después de haberse retirado.

¿Se ve celebrando el centenario del Teatro Colón en la dirección del ballet?

Ojalá pueda hacer algo importante para la compañía y que esta vuelva a tener el nivel internacional al que aspiro. Y si no me toca a mí, que sea a alguien que tenga la misma idea de valorizar el trabajo de la gente nueva, promover nuevas figuras. Si me toca a mí, voy a disfrutarlo mucho. Yo formé parte de esta Casa durante gran parte de mi vida. Recibí mucho del personal y del público, quisiera poder devolver algo de todo aquello.

A Ud. le toca programar la temporada del Centenario del Colón, 2008. ¿Se puede adelantar algo?

Estamos trabajando la posibilidad de hacer tres obras importantes, no puedo adelantar cuáles van a ser, pero serían de tres coreógrafos extranjeros muy importantes con tres obras de relevancia.

El plan de Candal consiste en recurrir a sus relaciones personales con argentinos que revisten en importantes elencos europeos para lograr que en la temporada 2008, la que celebra los 100 años del Teatro Colón, su elenco estable pueda mostrar un nivel internacional recuperado.

Una parte importante de las condiciones para alcanzar estos objetivos, está dada, y es la voluntad casi militante de Candal para recuperar un patrimonio cultural que en una época era orgullo de los argentinos. Otra parte de la tarea será la inteligencia (y hasta el mero ingenio) que tenga el nuevo conductor del Ballet para sortear los problemas, revertir situaciones adversas y afrontar los habituales imprevistos que surgen en el día a día.

Fundamental será el apoyo de los mismos bailarines a su gestión. Su proyecto dependerá del nivel de madurez y responsabilidad que sepan manifestar los intérpretes en tanto artistas profesionales y también trabajadores, así como de la racional comprensión de sus cuadros sindicales.
Un príncipe medio tímido
Candal desembarcó en la danza proveniente de la gimnasia deportiva. Empezó a ver ballet recién a los 16 años. “Siempre fui muy tímido, de muy poco hablar; encontré una forma muy buena de comunicarme con la gente a partir del movimiento”, dijo en una oportunidad a esta revista. El director del Ballet del Colón puede ser tímido, es cierto, distante, profesionalmente serio… pero también lo opuesto: simpático, dicharachero y conversador, aunque no regala esta faceta a cualquier persona. Éste Candal solía aparecer en las tertulias que organizaba su gran admirador, el fallecido pionero de la danza moderna en nuestro país, Otto Werberg (¡es un príncipe! solía proferir).

 
< Anterior   Siguiente >