Inicio arrow Octubre 2007 arrow 60º Aniversario
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
60º Aniversario Imprimir E-Mail
Ediciones 2007 - Octubre 2007 (Año 14, Nº 159)
miércoles, 10 de octubre de 2007

Ballet Estable del Teatro Argentino de La Plata

Un presente alentador para sesenta años de pasión

Por Marcos Diego Nápoli *

La compañía del primer coliseo de la provincia de Buenos Aires cumple este mes seis décadas de su primera presentación oficial. Nada le ha resultado fácil en el transcurso de la destacada trayectoria. Conoció épocas de esplendor, sufrió la pérdida de su escenario en el incendio de 1977 y fue itinerante. Hoy ilusiona a los amantes de la danza con un elevado nivel artístico y un futuro prometedor

“Con el propósito de superación de los cuerpos estables con que cuenta el Teatro Argentino, la máxima autoridad del mismo, el señor Horacio González Alisedo, ha contratado los servicios de la señorita Giselle Bohn para asumir la dirección coreográfica del ballet del citado organismo, que se reforzará con todos los artistas locales que, previa prueba, deseen actuar bajo las órdenes de tan eximia artista”.

Así, en este extracto de una noticia publicada en los matutinos platenses el 15 de octubre de 1946 comenzaba a gestarse lo que en la temporada siguiente sería el primer espectáculo oficial del Ballet Estable del Teatro Argentino.

Aquel emprendimiento imprescindible ya para el funcionamiento del máximo coliseo bonaerense contaba con un antecedente de relevancia: ocho años atrás la orquesta y el coro estables habían cobrado identidad. Por ello, la necesidad de formar esta compañía se basaba en la resolución de efectuar espectáculos coreográficos independientes, que alternaran con las programaciones líricas y sinfónicas.

El precedente fundamental fue una función (que hoy en día se la denomina “muestra”), montada en la antigua sala del Teatro Argentino, en 1944, con el nombre de Clase Espectacular.

En 1946, luego de los trabajos iniciales de Giselle Bohn, con la asunción como directora de la maestra inglesa Esmée Bulnes al año siguiente, se constituyeron las bases de un conjunto que habría de convertirse en el segundo de importancia en Sudamérica.

Sobre la llegada a La Plata de esta coreógrafa, los medios gráficos señalaban la dimensión de su arribo luego de 20 años de desempeñar similar tarea en el Colón de Buenos Aires, porque “su designación en el Teatro Argentino constituye un nuevo paso de las autoridades del mismo en su decidido propósito de elevar el nivel artístico, a costo de cualquier sacrificio, a la altura de las salas más importantes del mundo”.

En forma simultánea se puso en funcionamiento un proyecto relevante como lo fue la creación dentro del edificio, y a cargo también de Bulnes, de la Escuela de Danza Clásicas para niños entre ocho y doce años de edad. De allí se nutriría de nuevos valores el cuerpo de baile.
Finalmente, el 11 de octubre de 1947, el Argentino presentó su primer espectáculo de ballet con elenco propio. En esa función, de la que tomó parte también la orquesta estable con un programa que alternó dos obras sinfónicas, la flamante compañía ofreció El Espectro de la Rosa, Valses Nobles y Sentimentales y Las Sílfides. Intervinieron como solistas Vasil Tupin, Beatriz Durán y Alba Lutecia, acompañados por los bailarines “fundadores” Carlota Pereyra, Susana Lagarde, Liana Fuentes, Alba Lutecia, Lilia Buffa, Peggy Graham, Elisa Raggio, Susana Ferraro, Noemí Medina, Ida Opatihe, Elizabeth Hennings, Milka Dvorak, Lucy van Raap, Marina Falsea, Gloria Perusin, Betty Tarantet, Liliana Dornido y Mercedes Torres, entre otros.

De inmediato el entusiasmo se vio reflejado en varios artículos que ocuparon lugar en la prensa escrita. Uno de ellos, fechado a dos días de la función expresaba que “bien se puede decir que La Plata cuenta con un buen ballet que ocupará un sitio destacado a medida que transcurra el tiempo, pasada la nerviosidad del debut y de tener que responder a un programa de obras del más puro clasicismo”.

Muy pronto se sumaron a las filas Elide Bonagiunta, Giovanna Busolini, Francis Carman, Blanca Cormio, Esteban Cerdá, Tony Corcione, Alberto Felici, Gioconda Filippini, Elsa García Galvez, Camila Garzia, José Glanc, Yaroslan Glanc, Anná Gorrieri, Margarita Graham, Ismael Guiser, Ana María Hoth, Susana Lagarde, Delfino Larrosa, Ethel Lynch, Raúl Mateo, Pedro Martínez, Luciano Nori, Ely Nuñez, Olive Angola L., Carmen Panader, Hala Pelypenko, Sabino Rivas, María del Carmen Santesteban, Olga Stella, Gino Tesori y Heri Thomson, por citar sólo algunos. 

De allí en más la flamante compañía desarrolló un amplio patrimonio artístico formado por casi cien ballet, entre los que se pueden mencionar El Lago de los Cisnes, Las Sílfides, El Cascanueces, La Flor del Irupé, La Giara, Danzas Polovtsianas, El Sombrero de Tres Picos, La Bella Durmiente del Bosque, Les Midinettes, Gaitè Parisienne, Sinfonía Clásica, Coppelia, Annabel Lee, Giselle, Cantares, Don Quijote, Sheherezade, Baile de Graduados, Carmen, Apollon, Carmina Burana, Constancia, Suite en Blanc, Gloria, Paquita, Tchaikovsky Suite, Tango en Gris, Danzas Sinfónicas, Cuatro Momentos, Adagietto, Holberg Suite, Estancia, El Carnaval de los Animales, Concierto de Mozart, La Bayadera, El Mandarín Maravilloso, Romeo y Julieta, Chopiniana, Paganini y Carmen, entre tantos títulos del repertorio clásico y contemporáneo.

Algunos integrantes del cuerpo estable iniciaron en La Plata una brillante trayectoria que prosiguieron ante diferentes públicos del país y del exterior; otros alcanzaron sobre el mismo escenario del Teatro Argentino la consagración definitiva.

Desde 1948 en adelante, y luego del período Bulnes, ejercieron la dirección y se desempeñaron como maestros de baile las importantes figuras Michel Borowski, Nina Verchinina, Yurek Shabelevsky, Roberto Giachero, Amalia Lozano,Tamara Grigorieva, Gioconda Filippini, Esmeralda Agoglia, Gustavo Mollajoli, Ricardo Rivas, Alfredo Gurquel, Violeta Janeiro, Lyde Peralta, Raquel Rossetti, Lidia Segni, Zarko Prebil, Oscar Araiz, Mario Galizzi y Cristina Delmagro, entre otros.

En los últimos años personalidades del arte coreográfico actuaron junto al Ballet Estable. Entre los nombres pueden citarse a Julio Bocca, Maximiliano Guerra, Iñaki Urlezaga y Herman Cornejo; Eleonora Cassano, Silvia Bazilis, Raquel Rossetti, Ludmilla Semenyaka, Natalia Ledoskaia, Cecilia Kerche, María del Real, Marcelo Misailidis, Vladimir Kirillov, Gabriela Alberti, Luis Ortigoza, Marianela Núñez y Marcela Goicoechea.

Asimismo, renombrados coreógrafos nacionales y extranjeros son invitados permanentemente a realizar sus trabajos con la compañía.

El presente

Sin dudas que el Ballet Estable del Teatro Argentino conoce de sacrificios. Luego de la pérdida de su sala en el fatídico incendio de 1977 comenzó un peregrinaje incansable. La paciencia y la necesidad de “supervivencia” lo llevó a escenarios nada aptos, más adecuados para la prosa de cámara que para la danza. Fueron veintidós años de espera para el retorno a su nueva casa, no ya en estilo renacentista sino en un formato moderno. Hoy dos inmensas salas de ensayo en el segundo subsuelo cobijan sus tareas previas a la puesta en escena. No quedan en actividad integrantes del cuerpo de la “vieja guardia”, aquellos que decidieron continuar férreamente después del trágico 18 de octubre. Con una más que interesante edad promedio, la compañía por estos tiempos se encuentra evolucionando luego de la paulatina renovación surgida en los últimos cinco años.

La apertura del nuevo teatro amplió las posibilidades de proyección. Así lo ve la actual directora del ballet Cristina Delmagro, quien desde 2006 ejerce el cargo y valora con énfasis el desempeño de sus bailarines. “Estoy muy contenta con el crecimiento que ha tenido. Se viene trabajando muy bien. Hay talento, ganas y esfuerzo. Sin dudas que podríamos estar aún mejor con mayor cantidad de funciones al año, pero lo hecho hasta ahora es importantísimo. Abordamos las grandes producciones de los clásicos, alternamos con jerarquizadas obras de distintos repertorios y la llegada de coreógrafos internacionales elevó en gran medida lo fantásticamente realizado por los artistas argentinos que vinieron a montar sus coreografías. Tenemos un ballet con historia, reconocido y prestigioso. El objetivo es no detenerse, buscar más desafíos, porque si lo logrado nos dio satisfacciones, el futuro debe ser muy prometedor”.

Los sesenta años de labor ininterrumpidos de la compañía se celebran de la mejor manera: siete funciones de Carmen, seis de La Bella Durmiente del Bosque, seis recientes de Romeo y Julieta y otras tantas pautadas para fin de temporada cuando llegue la producción integral (por vez primera en el Argentino) de La Bayadera. Y para 2008 arribarán, dentro de las cuatro grandes producciones previstas, nada menos que un Programa Stravinsky y El Cascanueces. El Ballet Estable del Teatro Argentino de La Plata proyecta, sin dudas, un promisorio futuro sobre las bases de una rica historia que tiene en nuestros días un presente más que feliz.


* Periodista graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Trabaja en el Teatro Argentino La Plata desde 1987, actualmente a cargo del Archivo Histórico y editor de los contenidos de los programas de mano. Docente en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP.


 
Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)