Inicio arrow Agosto 2007 arrow Paloma Herrera
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Paloma Herrera Imprimir E-Mail
viernes, 10 de agosto de 2007

Paloma en Inédita Gira Argentina

Por Diego Llumá

Paloma Herrera se lanzará por primera vez a una gira por la Argentina, acompañada por el Primer Bailarín David Hallenberg, compañero suyo en el American Ballet Theatre (ABT) y figuras del Ballet Estable del Teatro Colón

En minutos Paloma dejará el hotel en Los Angeles, costa oeste de Estados Unidos, donde el ABT acaba de terminar una temporada en el Dorothy Chandler Pavilion, y se apresta a tomar un avión a Taipei, donde participará de la primera gala internacional de estrellas del ballet en la isla de Taiwán. Este cronista corre con suerte, la bailarina estaba esperando que la pasen a buscar y como es su costumbre acepta conversar telefónicamente con Balletin Dance hasta entonces.

Como parte de un mismo movimiento que la lleva como en film de ciencia ficción de un universo cultural al otro, de un tiempo a otro, Paloma entra y sale de escena, sube y baja de aviones, de geografías. Antes de la escala en los Angeles, Paloma visitó Spoleto, Italia, donde actuó en un escenario completamente distinto al súper tecnológico y confortable del Dorothy Chandler Pavilion: al aire libre y compartiendo camarines diminutos con otros colegas.

La compleja ingeniería a que la obliga esta abultada agenda debe incluir la variable Buenos Aires en cada fin de semana libre entre ensayos y funciones del ABT. "Hace rato que no paso por Buenos Aires" explicó. En realidad hace pocos meses, pero es mucho para Paloma, quien trata con gran esmero de incluir la Argentina en su vida regular, aún viviendo desde hace 15 años en Estados Unidos.

A las razones del corazón (su novio vive en Buenos Aires) y familiares, se le agregan, al menos una vez al año, las profesionales. Es decir, esas funciones cuya organización ultrameticulosa encarga a sus padres. En cada una de esas visitas trae a un partenaire diferente. Así de a poco el público nacional va conociendo a las grandes figuras con las que ella comparte su carrera.

En esta oportunidad toca a David Hallenberg del American Ballet Theatre…

"La última vez que estuve en el interior fue hace un montón, con Maximiliano Guerra y Cecilia Kerche" recuerda. Quizás por eso este año decidió doblar la apuesta. Si la última vez hizo un Luna Park con el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, esta vez llevará a primeras figura del Colón a Rosario (Teatro El Círculo, 29 de agosto), Córdoba (Orfeo Superdomo, 31 de agosto) y Mendoza (Auditorio Bustelo, 5 de septiembre).

"Me gusta este sistema de coproducción que a un tiempo me permite tener toda la supervisión artística, para determinar con quién voy a bailar, qué es lo que voy a hacer. Quiero tener la responsabilidad en cómo se hacen las cosas, desde las fotos de las publicidades, hasta los hoteles y teatros donde voy a bailar", afirmó Paloma.

En esta tarea, además, cuenta con el apoyo del Banco de Galicia, su esponsor fiel, asi lo destaca y así lo consignamos. "Me gusta poder tener el derecho a supervisar todo". Bajo esas condiciones Paloma quiere llevar al interior "el mismo show que hago en Buenos Aires y en Nueva York. Quiero mostrar todo lo que he logrado en el ABT a la gente de mi país", señaló.

"El dinero no me importa, me llena poder estar en una compañía como el ABT, poder encarar el repertorio que quiero en las condiciones ideales. Para mí lo importante además es poder bailar en la Argentina. Es cierto que para eso hace falta una buena organización y dinero, para los cachets de los artistas que me acompañan. Por eso es importante el Banco Galicia, sino no cierran los números. A mi me da igual porque quiero bailar en la Argentina. Llevar un espectáculo de la misma calidad que en NY y Buenos Aires al interior es muy costoso. Una movida que tomó su tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que El Colón está cerrado (hasta 2008 por refacciones)", acotó.

"Voy a poner toda mi ética, mi personalidad en estas funciones, por eso me gusta hacerlo en coproducción".

El programa que mostrará Paloma en su gira incluye el tercer acto de Raymonda; los tangos que hizo en el Teatro Colón, "uno de los tangos de Mauricio Wainrot que hice en el Luna Park: Verano Porteño, un pas de deux que se luce mucho"; y el cierre es con Paquita. "Un espectáculo muy clásico y con tangos "muy estilizados", explicó.

Parte de este repertorio se encuentra en un DVD que aún no salió a la venta, pero cuyo contenido adelantó a Balletin Dance.

El proyecto fue supervisado por el fotógrafo Jorge Fama, quien, asombrado por la calidad de unas fotos casuales, casi de revista de modas, que realizaron para esta grabación propuso adelantar parte de esta asociación artística editando primero el libro Encuentro (más información en www.balletindance.com.ar).

"Para la edición del DVD falta mi aprobación final, que se posterga porque no estuve yendo muy seguido a Buenos Aires", explicó.

De todas formas la bailarina asegura que se sorprendió de la calidad del material audiovisual, registrado a lo largo de un año en Nueva York y en la Argentina. El DVD recogerá momentos de su vida profesional sobre tablas, y otros casuales e íntimos con su familia y amigos. También se verá al novio abogado en algunos tramos, aunque ella prefiere no ceder a la tentación cholula de los medios argentinos, inquisidores, sobre todo de la vida privada de las personalidades. "Lo que aparece es una vida bastante solitaria del mundo de la danza, todo el contacto exterior con la gente es con mi familia, pero el DVD está centrado en mi relación con el mundo de la danza".

No obstante, confesó la distancia hace que las cosas se compliquen a veces, pero que cuando está en Nueva York es "fácil" viajar a Buenos Aires. El próximo encuentro con su novio va a ser en Oriente este mes. "Mi novio va a Japón. El viaja mucho también. Me gustaría estar todo el tiempo juntos pero es difícil", aseguró.

Paloma destacó que en la película que se presentará al público antes de fin de mes "están muy bien retratados los ensayos con Irina Kolpakova (su coach rusa del ABT) de El Lago de los Cisnes, en el Teatro Colón, todo mi trabajo con Angel Corella, Carlos Acosta. Valió la pena abrir las puertas de mi casa porque puede adivinarse momentos de mi vida en Buenos Aires y en Nueva York", aseguró.

"No estoy de acuerdo con los que dicen que la danza clásica va a morir. Para nada. El ABT tiene suerte de tener un repertorio de clásicos, Bayadera, Romeo y Julieta etc. Que hacemos en el Metropolitan Opera House (MET), mientras que en el City Center hacemos obras de los contemporáneos William Forsythe, Nacho Duato y Jirí Kylián, sólo por citar algunos".

Para Paloma la evolución de los elencos consagrados no es hacia el contemporáneo, desplazando el lenguaje clásico: "perfectamente se pueden hacer las dos cosas, por eso siguen viviendo los clásicos".

En su carrera, la argentina ha encarado los protagónicos de la mayor parte de las piezas más célebres de repertorio. Sin embargo, confesó que sus asignaturas pendientes están ligadas a las obras más inglesas: Onegin, Manon, que fueron puestas por la compañía neoyorquina en la que reviste desde los 16 años, cuando ella estaba trabajando fuera.

El impulso de todos sus proyectos con el ABT, en galas y por su propia producción "es la inspiración de seguir siempre con algo nuevo. Por ejemplo, este año fue la nueva producción de La Bella Durmiente montada por Kevin McKenzie (director del elenco) y Gelsey Kirkland, a quien George Balanchine incorporó al New York City Ballet a los 15 años. "Esa mujer fue todo un mito, fue una experiencia increíble. Al conocerla uno entiende cómo bailaba ella, su vida dramática. Es una mujer muy loca, con ángel, pero muy especial…" graficó. ¨


 
Siguiente >


Nueva web

Logo

Edición Nº 257 (ver siguientes ediciones en balletindance.com)