Inicio arrow Septiembre 2016 (Año 23 - Nº 257) arrow La Fiesta del Tap
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
La Fiesta del Tap Imprimir E-Mail
martes, 10 de mayo de 2016

Actualidad

La Fiesta del Tap en Buenos Aires

Por Pablo Scoufalos

El miércoles 25 de mayo arrancan los festejos del Día Internacional del Tap en la Ciudad de Buenos Aires. Este feriado nacional es una buena oportunidad para acercarse a bailar y a aprender con los mejores zapateadores de la región. Habrá una convocatoria abierta y gratuita para quienes quieran participar del show final del domingo 5 de junio

Muchas de las danzas que hoy conocemos nacieron de una prohibición o una censura. Surgieron de una represión, de una limitación del poder fáctico que obligó a los artistas a reinventarse para poder seguir expresándose. El tap es un ejemplo de esto. En 1739 se prohíbe a los esclavos negros de Estados Unidos que utilicen instrumentos de percusión, la cual pasó a ser exclusivamente con pies y manos. A partir de esta adaptación y una especie de fusión entre los bailes afroamericanos y las danzas de zuecos de Irlanda, nace el tap o claqué.

Desde 1989, la comunidad mundial celebra el 25 de mayo como el Día Internacional del Tap. ¿Por qué ese día? Porque coincide con el aniversario del nacimiento del bailarín Bill “Bojangles” Robinson (nacido en 1878), gran estrella de Broadway en los años treinta y protagonista de varias películas junto a la pequeña Shirley Temple. Robinson fue el primer bailarín en hacer una representación de tap en solitario (ya que un negro haga un solo en esa época era sumamente novedoso).

Tras su auge en los años 1930-1940, después de Bill Robinson y Fred Astaire, el tap se alejó de la escena principal hasta resurgir en los años ‘70. En los años ‘80 hubo una serie de shows en Broadway (Sophisticated, Ladies, Black and Blue) y de películas (White Nights, The Cotton Club) que lo hicieron resurgir.

Bojangles Tap Party 2016

“Este es el quinto año consecutivo que se realiza la Fiesta del Tap en Argentina y nos orgullecemos por ir creciendo cada vez más”, señala Leo Robaglia, bailarín-profesor de tap, y uno de los organizadores del encuentro. “En 2014 abrimos la convocatoria y tuvimos representantes de muchas provincias, en 2015 incorporamos a los niños y este 2016 apostamos a más y traemos de Brasil a Thiago Marcelino, uno de los mejores zapateadores del momento”.

Los festejos de este año se dividen en tres fechas, las dos primeras serán en el Megatlón Ateneo de la Juventud (Riobamba 165, CABA).  El mismo 25 de mayo habrá una convocatoria abierta y gratuita para todos los bailarines de tap, quienes podrán optar por participar en el show de cierre. El 4 de junio habrá seminarios con profesores invitados y una puesta coreográfica, y el 5 de junio un show final, con sede y horario a confirmar.

Robaglio invitó a través de Balletin Dance, a todos los interesados en zapatear, sin importar edad o experiencia, para que se acerquen a la convocatoria abierta: “creemos que es una gran oportunidad para expresar con las chapas desde un escenario y ser parte de algo grande”. Los interesados pueden consultar este sitio para más detalles: www.facebook.com/TapParty.

También el sábado se realizará lo que se llama "cruzada", un espacio donde los zapateadores muestran sus conocimientos de rítmica y habilidades para improvisar. En esta “batalla de ritmos” llegan a la final aquellos bailarines más precisos y originales. Al mismo tiempo, habrá un espacio destinado para los grupos que tengan material para compartir (una coreografía o una secuencia de baile).

El domingo será el show final, donde participarán varios artistas de la movida local del tap, además de los profesores invitados. Ese día Thiago Marcelino dará otra clase para los zapateadores más experimentados.


“El bailarín del futuro será aquel cuyo cuerpo y alma hayan crecido tan armoniosamente juntos, que el lenguaje natural del alma se habrá convertido en el movimiento del cuerpo humano” (Isadora Duncan, bailarina)


 

 
< Anterior   Siguiente >