Inicio arrow Septiembre 2016 (Año 23 - Nº 257) arrow Córdoba, nueva dirección
Narrow screen resolution Wide screen resolution default color green color orange color

Suscripción (impresa)

Suscripción individual a la edición impresa

 

Balletin en Facebook

Seguinos en Facebook

Balletin en Instagram

 Seguinos en Instagram

Balletin en Twitter

Twitter
Córdoba, nueva dirección Imprimir E-Mail
domingo, 10 de abril de 2016

 


 

Provincias | Córdoba

Apuesta a una Nueva Dirección

Por Luisa Heredia

En febrero, el bailarín Marcelo Mangini se hizo cargo del Ballet Oficial provincial del Teatro del Libertador. Oscar Araiz, Maximiliano Guerra y José Luis Lozano trabajarán con el elenco en diferentes puestas

El Ballet Oficial de Córdoba estrena nuevamente director tras la salida de Marcela Carta. Con el cambio de autoridades provinciales y del área de Cultura, ahora el Teatro del Libertador, cuenta con una dirección ejercida por un triunvirato (Walter Cammertoni, Luis Pérez y Guillermo González), que confió a Marcelo Mangini las riendas del cuerpo de baile. Fue justamente Cammertoni (bailarín y coreógrafo), ex compañero de Mangini en el Seminario de Danzas de la Provincia, quien lo convocó para dirigir la compañía y presentar un proyecto de trabajo a largo plazo.

En diálogo con Balletin Dance, Mangini señaló que se sintió “muy honrado y feliz con este nombramiento” porque desde la Dirección del Teatro barajaban también los nombres de otros importantes coreógrafos. Vinculado desde los 16 años al Teatro del Libertador, donde se formó en el Seminario de Danzas Nora Irinova, a los 19 ingresó al Ballet Oficial. “Cuando me convocaron, me dijeron que buscaban a alguien que maneje al ballet por dentro y acepté con algunas condiciones: tener una programación extensa y con obras que le queden bien a la compañía”, explicó Mangini.

“El Teatro cumple 125 años en esta temporada, y había que montar una función de gala para el 17 de abril. Como cuento con poco tiempo voy a reponer Noche de Walpurgis y voy a montar Carmen”, indicó en relación a la temporada actual. Para el resto del año, “estamos trabajando en el montaje de Sylvia (junio), que nunca hizo el Ballet Oficial”, y explicó que “el único que tiene los derechos para hacerlo es José Luis Lozano”. Para esta puesta contarán con la Orquesta Sinfónica de Córdoba bajo la dirección de Carlos Callejas, invitado para la ocasión.

En agosto se presentará Sueños de una Noche de Verano de Oscar Araiz, que se mostrará en el Teatro del Libertador y también “en la Sala de las Américas (Ciudad Universitaria) y luego saldrá de gira por el interior de Córdoba”, indicó Mangini.

Luego, “tendremos una coreografía de Cristina Gómez Comini que trabajará con el Coro de Cámara de la Provincia”, cumpliendo uno de los anhelos de la nueva dirección del coliseo que es el trabajo conjunto de los diferentes elencos. Otra de las fuertes apuestas de este año es El Corsario firmado por Maximiliano Guerra y su esposa Patricia Baca Urquiza, que se estrenará en octubre.

Marcelo Mangini aspira a tener un total de cuarenta funciones, sin bailarines invitados. “El Ballet tiene 50 integrantes, con un promedio de edad de 30 años”, dijo. En el último concurso realizado en 2015 para cubrir cargos estables (hacía ocho años que no se realizaba) ingresaron siete nuevos integrantes. “Por primera vez tenemos más varones que mujeres”.

Polémica por el plus por rol

A fines del año pasado se generó una gran polémica con la instrumentación del plus por rol. Se trata de una compensación salarial equivalente al cincuenta por ciento del sueldo de bolsillo, por cada rol solista que haga un bailarín. “En el Ballet Oficial no existen los escalafones, todos los bailarines somos iguales”, explicó Mangini. “El plus por rol es un logro para la compañía, porque es algo que desde hace mucho tiempo cobran los músicos y los cantantes por los solísticos”, aunque admitió que hay que reglamentarlo porque así como está ahora “provocó algunas confusiones”.

Mangini aseguró que no quiere “confrontar con nada ni con nadie”, admitió que “no es fácil” ser director del Ballet Oficial y que se quedará en el cargo mientras se sienta “cómodo”. “Si no es así, volveré al cuerpo de baile, porque aún no me jubilé”.

 


 

 

 
< Anterior   Siguiente >